viernes, 6 de junio de 2008

Celtics 98 – Lakers 88 1er partido Final NBA: así lo he visto

Por Jorge


Bird ha dicho que para que Pierce entre en la historia de los Celtics tiene que ganar un campeonato. Y parece que “The Truth” se lo ha tomado a pecho. Su salida en volandas y su vuelta del vestuario en el tercer, cuarto después de un “susto” de lesión, para clavar dos triples consecutivos fue suficiente para despertar el espíritu celtic y levantar el dubitativo ánimo de sus compañeros, del público del Garden y de todos los aficionados que seguían el partido por televisión.


Lakers manteniendo la calma y el aparente control hasta ese momento no se recuperaon y ya fueron a remolque durante el resto del partido. Y es tan difícil remontar…

DETALLES

La edad y el físico en el baloncesto son fundamentales. El tiempo para ganar experiencia en partidos vitales como éstos, y la salud para permitir el rendimiento adecuado en un deporte tan exigente físicamente hablando. Sam Cassell es buen ejemplo de ello. Su conocimiento del juego y su buen hacer en batallas de playoffs (dos finales con una participación muy importante con Rockets en 1994 y 1995) se demostraron durante el segundo cuarto obligando incluso a un cambio defensivo de Bryant por Fisher. Pero físicamente no está para muchos trotes y por eso se le hecho de menos en la segunda parte, de ahí la dosificación de minutos que le dio “Doc” Rivers. Esta es la diferencia –como ya avisaba en el post anterior de esta bitácora–, entre el baloncesto de los 80 y el actual. En todo caso, se ha demostrado que el jugador inteligente y con recursos técnicos y tácticos puede jugar en cualquier época aunque sea a cuentagotas.

El arbitraje no suele ser muy comentado en la NBA, pero como se ha visto, destaca por su “caserismo”. Llama la atención algunas decisiones pitadas tarde como a la espera de a quién se pueda beneficiar o perjudicar en la jugada. Eso sí, ninguna derrota se puede justificar con errores arbitrales. Los 17 tiros que falló Kobe Bryant –falto de concentración al inicio del partido y que le lastró después–, no fueron culpa del trío arbitral. Eso sí, para asegurar una victoria en campo contrario será necesario por ambos equipos una relativa cómoda diferencia en el marcador cuando lleguen los instantes finales.

La mejor defensa a Kevin GArnett coincidió en el último cuarto con Gasol y Turiaf en el campo. La NBA tiene muy asumida y repartidos los roles. Turiaf es el relevo de Gasol y será difícil que vuelvan a coincidir bastantes minutos a pesar que junto a Fisher, Bryant y Odom parecería ser el mejor quinteto sobre todo en cuanto a equilibrio ataque-defensa. Si hay un entrenado menos dado a los estereotipos y la ortodoxia es Phil Jackson, así que de él dependerá.

PRÓXIMOS PARTIDOS

Esperamos una final muy igualada tal y como ha ido el primer partido, pero este resultado puede ser más determinante de lo que parece un simple 1-0 en la serie. Los Lakers mantuvieron la cara al partido pero la manera de acabar puede minar su ánimo tal y como le pasó a Suns contra los Spurs en su primer partido de primera ronda. Mientras que las dudas de los Celtics pueden quedan cerradas con este resultado y con lo que supone de subida en confianza y energía de cara al futuro. Recordemos la cara de Kevin Garnett al terminar el partido expresando su desahogo de tensión con sus gestos de rabia y energía. Esta victoria ha quitado un peso de encima a los de Boston.
Un guión de Hollywood no habría firmado mejor la salida y entrada triunfal de Paul Pierce –recordando alguna hazaña de Larry Legend– pese a estar en Boston. Ahora depende de Lakers que ese guión sea el de un telefilm de segunda o merecedor de un Oscar. Seguro que Boston tratará de viajar a Los Angeles con un 2-0 y con ganas de recoger ese premio en forma de anillo. Veremos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esto acaba de empezar. Es importante minar la moral del contrario, pero estos tipos son super profesionales y cada partido es una historia. Veo a los Celtics con mayor arsenal ofensivo y sin la extrema dependencia de un solo jugador, pero han jugado 5 partidos más de play-off que los Lakers y es probable que lo paguen. Garnett tuvo un bajón considerable tras el descanso y Allen, pese a presentar buenos números, no fue nada del otro mundo. Pierce llevó el espíritu de los Celtics a lo más alto. Si está inspirado es uno del Top Ten de la liga. Y la defensa de los de Rivers es excelente. Reciben pocos puntos. Puede que la edad juegue en contra de los de Boston, eso sí.

En los del Oeste, Gasol estuvo por debajo de lo esperado. Maquilló su estadística con rebotes en las postrimerías del partido, pero no pudo con Garnett y PJ Brown dominó bajo los aros. Si Kobe no mejora sus porcentajes, los de L.A. están muertos. Y si Cassell y Rondo se complementan así, Fisher va a acabar de los nervios.

En cualquier caso, mucho respeto inicial entre ambos equipos, pocas acciones brillantes, y predominio del físico y del músculo, aunque acabara decidiendo la calidad y el "pride" de Pierce. Por eso añoro tanto el basket de los 80. Era otra cosa. ¿Qué opinaríais de una comparación muscular entre Bird y Garnett, o entre McHale y Perkins... o entre Magic y Fisher... o entre Cooper, Scott o Rambis y Turiaf y Odom...?

Un abrazo, Jorgito.

JJ

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!