Buscar en BA-LON-CES-TO

martes, 16 de abril de 2019

30 Aniversario de la retirada de Kareem Abdul-Jabbar

Por Jorge

Recientemente hemos vivido la retiradas de un gran jugador de la NBA como Dwyane Wade y de una leyenda europea del baloncesto NBA como Dirk Nowitzki, pero aprovechando que hoy cumple 72 años el a mi juicio mejor jugador de la historia del baloncesto, rescato el recuerdo de la retirada y los agasajos que recibió Kareem Abdul-Jabbar con motivo del punto y final a su extraordinaria carrera baloncestística, del que ahora se cumplen 30 años.

Abdul-Jabbar se retiró en la temporada 1988-1989, y para los que se vanaglorian de las buenas actuaciones en los últimos partidos de Wade y Nowitzki, hay que recordar que el pivot de los Lakers jugó su último partido como profesional en una final de la NBA.

Si bien su actuación no fue importante en ese último partido (7 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias y 2 tapones), y por desgracia no nos dejó un último “skyhook”, lo cierto es que promedió en esos cuatro partidos de las finales 12 puntos y 5 rebotes con 42 años, y en su penúltimo partido, el tercero de las finales, nos dejó una excelente actuación con 24 puntos y 13 rebotes.


Aquellas finales fueron ganadas por los Pistons que pese a su fama de gamberros, y como se puede ver al final del anterior vídeo, también tuvieron tiempo de rendir pleitesía a este legendario jugador cuando fue sustituido al final del último partido poniendo punto final a su trayectoria profesional. En las imágenes se ve también en el banquillo de los Lakers a una “Magic” Johnson que estaba lesionado, y quien sabe si con él en la pista la carrera de Kareem no hubiese tenido un final feliz con otro título de campeón.

Muchos son los aficionados que no le vimos jugar en vivo sus mejores años de baloncesto, pero para hacernos una idea podemos visitar los vídeos que tenemos en youtube para conocer su dimensión como jugador, y allí podremos ver por ejemplo este resumen de su primer partido como profesional:



Y algunas de sus mejores canastas conseguidas durante los playoffs que jugó:


Aquella temporada 1988-1989 de la retirada de Jabbar, éste fue recibiendo regalos en cada una de las canchas que visitó, y hace poco la cuenta de Twitter de Recuerdos Liga ACB, recomendable seguirla para todos los que les guste recordar o conocer el baloncesto de otra época, publicaba un tuit donde se podían leer todos los obsequios que recibió:


En el siguiente vídeo se puede ver parte de la ceremonia de agasajo que vivió Kareem en el entonces Forum de Inglewood en el último partido de temporada regular que jugaron los Lakers aquella temporada de su despedida, y un resumen con las mejores jugadas:

Leer más

jueves, 11 de abril de 2019

El lagunero opina... 2018-19: final de temporada, balance... y futuro

Por Jorge

La temporada terminó para Lakers con la semana 25 y 26 de competición dedicadas a dejarse llevar dando descanso además de a LeBron también a Rondo (en los dos últimos partidos), y con el protagonismo de KCP y McGee como veteranos, los vinculados Caruso y Williams, el temporero Jones, y el rookie Moe Wagner. Y en éstas que se perdió en Oklahoma y contra los Warriors, pero se ganó a Clippers y Jazz, y se compitió hasta el último segundo en el partido que cerraba la temporada contra los Blazers.



Eso sí, lamentable imagen en varios de esos partidos con el banquillo “liderado” por LeBron James haciendo tontunas y jaleando canastas del equipo cuando no se jugaba más que para cerrar el curso. Como bochornoso fue ver a Rondo hablando lenguaje basura (tuvo toda la pinta) con otro “lumbreras” como Patrick Beverly que estaba en el banquillo (lesionado), durante unos tiros libres finales. ¿A cuento de qué? Los Clippers jugarán playoffs, mientras Lakers se va temprano de vacaciones.


Al final el récord del equipo fue de 37-45 dando por concluido el fracaso o decepción de la primera (y veremos si última) temporada de LeBron James en los Lakers, pero la “bomba” informativa estuvo antes de acabar el curso en el anuncio de dimisión de “Magic” Johnson como director de operaciones de baloncesto de la franquicia angelina.


Balance de la temporada

Dos palabras pueden definir la temporada de Lakers. Decepción para aquellos que esperaban más, la mayoría, y fracaso, para aquellos que poco menos que soñaban con llegar a las finales de la NBA.

La temporada tuvo dos puntos de inflexión que desembocaron en el desastre final. Por una lado la lesión de LeBron James, y todas las demás que fueron llegando por el camino, que fueron muchas e importantes, todo hay que decirlo, y la mala gestión deportiva mostrando sus cartas públicamente a la hora de intentar conseguir el fichaje de Anthony Davis, provocando con ello la desestabilización del equipo.

Hasta la lesión de James del día de Navidad el equipo tenía un buen balance de 20-14 y ganando ese día en la cancha de los Warriors pese a perderse la segunda parte ya lesionado. Su ausencia condujo a un récord de 6-11 pero aún en disposición de acceder a playoffs (26-25), y con él de vuelta sobrevino la hecatombe con una marca de 8-13 con algunos partidos de descanso por medio, para quedarse fuera de la postemporada, y descansar los últimos seis partidos… contra su voluntad.

En definitiva, con LeBron James en el parquet, el balance de Lakers fue de 28-27, es decir, poco más del 50% de victorias, un récord que a buen seguro en la conferencia este hubiese sido otro, pero que en el salvaje oeste y jugando a medios gas... porque así hizo quizá esperando no desgastarse en demasía para rendir después en la esperada postemporada que al final no llegó.

Más allá del impacto importante de James en el juego angelino, como no podía ser de otra manera, los resultados fueron buenos al principio, aunque el juego no tanto, palabra de aficionado laker que ve todos los partidos del equipo, pero la lesión dejó huérfano al equipo sin que pareciese haber un “plan b” y confiando en retomar esos resultados con su vuelta, pero su regreso (quizás forzando) tampoco mejoró las cosas, con lo que el “gran hombre” no condujo al equipo a la tierra prometida de la postemporada.

Eso sí, todas las lesiones que sufrió Lakers tampoco ayudaron, especialmente para mi gusto las bajas de Lonzo Ball y Rajon Rondo por lo que significaban en dirección y defensa para el equipo, y para muestra este ejemplo de la actividad defensiva de Ball:


A esas bajas habría que sumar las lesiones de Ingram y su posterior enfermedad que también fue un palo para el equipo perdiéndose más de veinte partidos. Todo ello en una conferencia en la que cualquier contratiempo se acaba pagando caro.

Para colmo la mala gestión de la posibilidad de conseguir en traspaso a Anthony Davis desestabilizó al equipo, pues no puedes filtrar nombres y posibilidades de tal manera que pones en riesgo la competición presente al poner en entredicho la continuidad de tus actuales jugadores. Toda una “cagada” a cargo de “Magic” y Pelinka (debería ser el próximo en salir de Lakers), que por el camino traspasaron al rookie ucraniano por otro tirador igual que él, y lo que es peor, al emergente Zubac a cambio de nada (por bien que haya jugado los últimos partidos Muscala), por no hablar de movimientos equivocados realizados antes de empezar la temporada: un ejemplo no intentar renovar a Brook Lopez.

Resumiendo tal vez la temporada no fue un fracaso debido a las lesiones, pero sí una decepción porque el juego pudo ser mejor y se dejaron escapar bastantes partidos contra equipos de la parte baja de la clasificación (Memphis, Pelicans, Phoenix, Nueva York…). Y habrá que tomar como único bagaje positivo el que los jóvenes hayan sumado otro año más de experiencia… que quizás acaben por disfrutar otros en el futuro si al final se consuma el traspaso “interruptus” que se vivió durante esta temporada.

Futuro del entrenador

Tal vez lo próximo que acontezca en la franquicia sea la salida de Rob Pelinka como mánager general una vez que no continúa “Magic” Johnson. Y apunto otra posibilidad, y es que fuera la leyenda angelina, no me extrañaría que Kobe Bryant pudiese ser su sustituto como pareja de baile de Pelinka, que fue su agente como jugador.

Sea como fuere, vayamos con el entrenador. Para cualquiera que haya leído al lagunero estas temporadas con Walton en el banquillo, no habrá pasado inadvertido que no es santo de mi devoción. Su intento de aplicar el estilo de juego “warrior” me parece un error porque no cuadra con el equipo de que se dispone, y es que jugar al “pim pam pum” está muy bien cuando tienes tiradores del acierto de Golden State que además de defender, saber jugar bien otro baloncesto.

No estoy convencido de que los ataques rápidos sean la panacea, y lo demuestra que los equipos que esta temporada tuvieron el ritmo de juego más alto no jugarán playoffs: Kings, Pelicans, Hawks… y los propios Lakers.

Pretender que cualquiera pudiera tirar como los Warriors es una cosa, anotar es otra, y la prueba está en que Lakers fue el penúltimo porcentaje en tiros de tres de la liga (33%), es decir, se metió uno de cada tres triples tirados… tirando 31 por partido (muchos), que demuestra que la selección de tiro podría haber sido mejor.

Eso sí, en anotación en la pintura y en contraataque se estuvo entre los mejores equipos de la liga, y ese sí es un buen punto de partida para continuar buscando mejores toma de decisiones en ataque, y algo que siempre se reclamó aquí: ser capaces de equilibrar el juego para jugar a dos ritmos de juego diferentes. Desde luego eso es más fácil decirlo que hacerlo, pero por lo visto, poco se intentó hasta ahora durante estas temporadas de Walton al frente del equipo.

Dicho esto, todo apunta que su continuidad dependerá de LeBron James. El peso de la estrella es muy grande en L.A. y si quiere otro entrenador que baile como él quiera, lo conseguirá. Un punto a favor de Walton es que “convenció” a LeBron para descansar al final de temporada, y no debió ser fácil conseguirlo una vez que a mi juicio James tiene su cruzada particular en intentar alcanzar y superar a Kareem Abdul-Jabbar al frente de la clasificación de máximo anotadores de la historia de la NBA.

La pregunta que se debería hacer James si toma él la decisión o la franquicia si la toma la propietaria o la directiva, es si quien venga será mejor que Walton. Si LeBron toma la palabra, dudo que un entrenador veterano con galones quiera tragar con lo que dicte su estrella, y si la decisión la toma la franquicia difícil será conseguir un entrenador que tenga ascendente sobre James como para evitar que éste maneje los hilos a su antojo. ¿Solución? Luego desvelaré mi opinión… pero antes vayamos con LeBron James.

Futuro de LeBron James

Hay que reconocer la facilidad que tiene LeBron James para hacer números, hasta el punto que en una temporada floja se fue a los 27 puntos, 8 asistencias y 8 rebotes con unos cuantos triples dobles (y rozándolo en otras ocasiones). Sin embargo pocas veces me pareció que jugase a tope, algo necesario si compites en la conferencia oeste (buena cuenta de ello se habrá dado), y me parece que jugó muchas veces, más para la galería que para intentar mejorar al equipo.

Sus estadísticas no esconden que también perdió muchos balones, que su defensa fue pobre, y que también cometió errores de bulto, destacando por cierto esta temporada su pobre porcentaje en los tiros libres (66,5%: el peor de su carrera), y no olvidemos la importancia del factor mental en este tipo de tiro. No será que su cabeza está en otra cosa…


A todo eso se suma que su actitud en el banquillo a mi juicio no es propia del líder de un equipo, más preocupado de lucir y actuar de cara a la galería, y esto es algo que ya criticaron otros como el legendario base de los Knicks, Walt Frazier:


La próxima página de James pasa parece ser, por el rodaje de “Space Jam 2” y con ello perderse la posibilidad de formar parte de la selección estadounidense que jugará el próximo mundial en China. Y la verdad es que sin rodaje dudo que hubiese acudido a jugar esa cita mundialista una vez que ya jugó con Estados Unidos muchos campeonatos y mejor haría en pensar en prepararse bien para la siguiente temporada.

Ese rodaje televisivo demuestra otro de sus objetivos cuando decidió fichar por Lakers, quizás el más importante, y es continuar en el mundo del “show business” en la meca del cine. Y esto sí que debería preocupar al seguidor angelino por cuanto de distracción suponga ese tipo de actividades que demuestran que quizás su “hambre competitiva” no es la que fue, y de vuelta de todo, se preocupa más de sí mismo que de ayudar a que la franquicia vuelva a pelear por ganar un campeonato.

Si LeBron James continúa en Lakers la próxima temporada, los seguidores tendrán que confiar que el desastre de este año y las críticas que sufre por ello, le sirvan de acicate y motivación para volver mejor preparado y con ganas de competir para volver a reinar en la liga.

Lakers pasó años de dura travesía formando un equipo joven y de talento y la llegada de LeBron y la impaciencia fue desgranando el proyecto con la salida de Julius Randle e Ivica Zubac por ejemplo, con el riesgo de hipotecar las próximos años a los designios de un jugador que mira más por él que por la franquicia, y quizás sería buen momento para reflexionar sobre los errores cometidos este curso, y dado que se presenta ahora la posibilidad de fichar a Anthony Davis, ¿por qué no utilizar a James como moneda de cambio? Y después repescar de la agencia libre a los mencionados Randle y Zubac…

Davis es más joven por lo que el proyecto podría continuar a medio-largo plazo, sin duda tiene más hambre competitiva dado que no sabe lo que es estar ni de lejos cerca de la posibilidad de conseguir un anillo. Y después de estar en Nueva Orleans alejado de los focos, L.A. sería el lugar ideal para ser el líder de un equipo aspirante junto a unos jóvenes más maduros y con ganas de reivindicar su categoría.

Por supuesto se antoja difícil que Lakers tome esta decisión, aunque quien sabe, ¿y si “Magic” en realidad salió para no tener que hacerlo él consciente de que sería lo mejor para la franquicia, y con ello “traicionar” a James?

Más allá de estos puntos vitales a partir de los cuales continuar en la confección de la plantilla de la próxima temporada, todo apunta a que sólo se fichará a partir del movimiento de los grandes agentes libres que estarán en el mercado el próximo verano. Y a mi juicio ese también será un error, porque veremos si algunos de los jugadores que acaban contrato tienen paciencia para esperar después la oferta angelina, y entonces veremos si lo que viene mejora lo que ya se podría haber tenido antes.

McGee, KCP y Rondo merecieron su renovación. Incluso Stephenson pese a la tontuna que le rodea, pues puede ser un jugador útil para revolucionar partidos imposibles. Y por último Caruso ya demostró el curso anterior que puede ser un “obrero” más que válido junto a Williams, aunque años anteriores no se quiso continuar con ese perfil de currantes pese a que su aportación defensiva se antoja necesaria desde el banquillo. No olvidemos las salidas en su momento de Tarik Black, Tyler Ennis, Corey Brewer, David Nwaba…

Veremos qué rumbo toma la franquicia pero queda clara aquí la opinión del lagunero, ¿y la tuya cuál es? ¿Continuarías con el proyecto LeBron? ¿Darías otro giro traspasándole por Davis (o a cambio de Durant)?

Leer más

martes, 2 de abril de 2019

El lagunero opina… 2018-19: Semana 24 (3 victorias y 1 derrota)

Por Jorge

La semana venticuatro de competición de la NBA se cerró el domingo para Lakers ganando en Nueva Orleans y por fin consiguiendo una semana victoriosa después de diez semanas negativas.

Con todo, la noticia de la semana era que hasta aquí llegaba el curso 2018-2019 para LeBron James, que ya no jugará más en lo que resta de temporada.


Lakers 124 Wizards 106

McGee y KCP lideraron la ofensiva angelina al principio anotando 9 de 11 tiros entre los dos (con tres triples del escolta) para que Lakers se marchara por delante al final del primer cuarto (34-29).


Luego en el segundo se unieron Kuzma y LeBron James más el trabajo sucio de Johnathan Williams para aumentar la ventaja al descanso (67-56).


Y la segunda parte quedó para un intercambio de canastas y pérdidas de balón que no cambiaron el resultado, manteniéndose siempre ventajas por diez o más puntos hasta el final.


LeBron James hizo los mejore números (23 puntos y 14 asistencias) jugando a medio gas mientras que los más destacados eran los mencionados McGee (20 y 15 rebotes) y KCP era el máximo anotador con 29 y 6 triples.


Jazz 115 Lakers 100

Kuzma anotó 12 puntos en el primer cuarto pero tirándoselo todo aprovechando la ausencia de LeBron James (descanso) y con un par de triples frontales a tablero incluido, pero el ritmo de juego bajo favorecía a los Jazz que se iban por delante al final del primer periodo (32-25).


Al principio del segundo Caruso y Wagner lideraron el banquillo angelino, pero en general continuaba el ritmo anodino con más errores que aciertos que mantenía a Utah con ventaja al descanso (60-53).

En la segunda parte los Jazz rompieron el partido aprovechando la debilidad defensiva de Lakers y su pobre porcentaje en ataque para acabar con una clara ventaja al final del tercer cuarto (87-71) que se mantuvo hasta el final.


El máximo anotador angelino fue Kuzma con 21, pero los más destacados fueron McGee (16 y 13 rebotes), y Caruso y Wagner saliendo del banquillo con 13 puntos cada uno.

Lakers 129 Hornets 115

Festival de uno y otro equipo con los ataques claramente por encima de las flojas defensas, anotando con facilidad desde el exterior Charlotte, pero con Lakers dando la replica gracias a KCP y Kuzma para mantener el resultado igualado al final del primer cuarto (33-35).


En el segundo el banquillo sumó con Williams, Stephenson y Caruso, y luego siguió anotando KCP junto a LeBron James para dar la vuelta al marcador al descanso (69-59), aprovechando que los Hornets fallaron más desde el triple.


Un parcial de 12-4 en los primeros minutos de la segunda parte parecía que rompían el partido, y aunque los visitantes no se daban por vencidos, la ventaja angelina siempre estaba en torno a la decena de puntos e incluso por encima.

En el último cuarto un par de triples consecutivos de James cerraban la victoria de Lakers, que tenía como jugadores más destacados al propio LeBron con 27 puntos, KCP con 25 y 6 triples, y las 17 asistencias de Rondo.


Pelicans 102 Lakers 130

Sin LeBron ya, ni tampoco Kuzma (tendinitis en su pie izquierdo), Lakers rivalizó en errores con los Pelicans durante el primer cuarto con un pobre 1 de 9 en triples y sólo con KCP agresivo en la ofensiva (11 puntos), para acabar en tablas (26-26).

Luego en el inicido del segundo cuarto Caruso tomó el mando desde el banquillo, y KCP siguió anotando desde la media distancia, pero el partido continuaba igualado al descanso (62-61).


Y entonces llegó el boom ofensivo del tercer cuarto (44 puntos) destacando primero Rondo, luego McGee, y por último Caruso. Todo ello unido a las muchas pérdidas de balón de los locales rompían el partido a favor de Lakers (84-105).


Luego quedaba para el último periodo varios triples de Bullock que certificaban la victoria angelina que tenía a Rondo como su mejor jugador con 24 puntos y 12 asistencias, anotando un triple en cada cuarto...


...bien acompañado por Caruso que conseguía su mejor marca persona en anotación con 23 puntos y jugando en ambos lados de la cancha.


Nota positiva:

La ofensiva en algunas fases de los partidos de esta semana dejó ver otra vez el contraataque que bien se jugó en la mejor parte del curso, y que debió ser una seña de identidad del equipo esta temporada.


Notas negativas:


Que a estas alturas de la película la noticia esté en un “bailoteo” de Stephenson dice mucho de la temporada angelina...


...y para colmo el vecino “pobre” de L.A. clasificado para playoffs...


...con todo el merecimiento del mundo. ¿Será verdad que se baraja a Rivers como posible sustituto de Walton?

Sin duda mejor opción esa que no que LeBron haga lo que le dé la gana...


La baja de Josh Hart hasta final de temporada por una operación de rodilla.

Leer más

lunes, 25 de marzo de 2019

El lagunero opina… 2018-19: Semana 23 ( 1 victoria y 2 derrotas)

Por Jorge

Semana veintitrés de competición que certificó la debacle de LeBron James en L.A. con el equipo matemáticamente fuera de playoffs después de otro balance semanal negativo.

Bucks 115 Lakers 101

Partido descafeinado que comenzó con la baja de LeBron James a la que se unieron la de Antetokoumpo en los Bucks. Y así los Lakers comenzaron muy mal en el triple en el primer cuarto (3 de 12) y sólo Kuzma y McGee veían aro con cierta claridad mientras que en Milwaukee Brook Lopez anotaba y repartía un par de tapones para que su equipo se fuera con ventaja al final del primer periodo (35-24).

L.A. reaccionó en el segundo cuarto gracias al calentón de KCP que anotaba 21 puntos con 5 triples pero que no impedía que los Bucks se marcharan todavía con ventaja al descanso (61-58).


La segunda parte empezó con un concurso de triples entre uno y otro equipo que favorecía a los locales con un enchufado Middlenton que parecía que iba a romper el partido de no ser por un par de triples finales de Hart y KCP que mantenían algo de esperanza para Lakers al final del tercer cuarto (99-84).


Entonces mejoró la defensa angelina gracias al quinteto Rondo-Caruso-KCP-Hart-McGee y eso unido a que los locales se confiaron, con un parcial de 0-8 en menos de dos minutos del último cuarto (99-92) se metió el miedo en el cuerpo a los Bucks.

Sin embargo las fuerzas y sobre todo el pobre ataque no dieron para más, y la imagen sería el bostezo de Stu Lantz, comentarista de la televisión de Lakers, que captaron las cámaras cuando estaba detrás de Luke Walton y este se explicaba en el último tiempo muerto del partido.

El mejor en Lakers fue KCP con 8 triples.


Lakers 106 Nets 111

Mala primera parte por ambos equipos que rivalizaban en errores y donde McGee comenzó anotando los primeros 10 puntos angelinos y sólo las faltas le mandaban al banquillo. Chandler le sustituía y volvía al juego después de semanas sin jugar por culpa de molestias físicas.

El nivel de desacierto lo marcaba por ejemplo Kuzma, que pese a un triple de casi el medio campo, hacía 2 de 7 en triples, pese a lo cual L.A. se iba por delante al final del primer periodo (23-20).


El segundo comenzó con un par de aciertos de LeBron James, que también volvía al juego después del descanso del último partido, sin embargo luego continuó fallando como en general los dos equipos. La agresividad ofensiva de Joe Harris permitía a los Nets colocarse con ventaja al descanso (43-44). Y nuevamente Kuzma era el vivo ejemplo del fallo con 3 de 13 en tiros en la primera parte.


En la segunda parte nuevamente McGee era el más destacado del ataque angelino pero eso no bastaba para dar la vuelta al marcador y Brooklyn aumentaba su ventaja al final del tercer cuarto (73-78).

Luego en el último Russell y LeBron James rivalizaron con más errores que aciertos en la búsqueda de protagonismo para llevar a sus equipos a la victoria, y aunque McGee continuó mejorando sus números que le llevaron a conseguir sus mejores marcas en puntos (33) y rebotes (20), no sirvió para ganar, y Lakers matemáticamente se queda fuera de playoffs con esta derrota.


Buenos números de los mencionados Russell (21 puntos y 13 asistencias) y James (25 y 14)… que son claro ejemplo de que si luego repasas con más calma las estadísticas completas, entiendes que en realidad sus partidos fueron más bien flojos con 8 de 25 en tiro y 8 pérdidas en el caso del jugador de Lakers, y 8 de 20 y 6 balones perdidos en el caso del de los Nets.

Lakers 111 Kings 106

El comienzo auguraba otro día sin defensa cuando en poco más de 3 minutos de juego los Kings ganaban (5-10) con 7 tiros de tres puntos entre los dos equipos. Sin embargo luego los dos equipos naufragaron en ataque y Lakers cerró el primer cuarto por delante en el marcador (22-20).

Lakers recuperó su mejor version en el segundo cuarto, corriendo como hubiese gustado ver durante toda la temporada, y con Stephenson de vuelta con algunas buenas acciones.


Pero Sacramento se sobrepuso para volver a igualar el partido e incluso tomar ventaja al descanso (48-49).

L.A. jugó uno de sus mejores cuartos de la temporada en ataque fallando sólo 8 tiros de campo, con un estupendo 8 de 13 en triples, y con un calentón de Kuzma que anotaba 21 en el tercer periodo... pero el partido no se rompía (87-77) por culpa de las pérdidas angelinas.

McGee y LeBron James comandaban el ataque en un último cuarto que terminó decidiéndose con un par de acciones de Caruso, y los tiros libres de LeBron, una vez que se mostraba otra vez la peor versión del equipo, con unos últimos minutos locos llenos de pérdidas, desacierto y posesiones agotadas sin anotar.


Curioso que Lakers se llevase el partido con 20 pérdidas de balón por las 7 de Sacramento. McGee volvió a jugar un buen partido con 17 puntos (sin fallo), 14 rebotes y 5 tapones, James hizo un triple doble (29-11-11), y Kuzma también anotó 29 puntos.


Nota positiva:

Con la temporada echada a perder sin opciones de playoffs, tiempo tendrán ya para ir planificando la próxima y hacer las cosas bien desde el principio... ¿Se pierde para ver si suena la flauta y cae Williamson o un buen jugador desde el draft?, ¿entrenador nuevo?, análisis de la agencia libre...

Nota negativa:

Una vez más Walton no sabe lo que hace o juega al despiste. En el partido frente a los Nets, Moe Wagner jugó sólo la última posesión del tercer cuarto, con medio equipo lesionado, y con problemas de faltas de McGee en el primer cuarto.

Si no se juega por nada con la temporada echada a perder, ¿cómo es que Chandler juega más tiempo que él? ¿Cómo puede ser que no se dé minutos a la primera ronda de draft del equipo?

Leer más

sábado, 23 de marzo de 2019

Grand Slam de Baloncesto

Por Jorge

Los próximos Juegos Olímpicos (2020) en Tokio serán el escenario del debut olímpico del baloncesto 3x3, una modalidad con gran auge, sobre todo fuera de las temporadas del juego profesional que todos conocemos, verano principalmente, pero que podríamos decir que tiene su origen en el baloncesto callejero, conocido como “streetball”, es decir, en el baloncesto que cualquier aficionado de a pie puede jugar en las pistas de su barrio.

Servidor que es “cazador” de pistas callejeras, rurales o de cualquier escenario posible allá por donde pasa tal y como se recogen en otras entradas de este blog, avistó la que ilustra este texto, que como se puede ver se trata de un terreno de arena con unas canastas metálicas (incluida su desvencijada red), que me llevó a pensar en una idea que quizá haya pasado ya por la cabeza de otros aficionados, y es que al igual que como por ejemplo con el tenis, ¿por qué no se podría hacer un “Grand Slam” de 3x3 en diferentes superficies?

Tierra, hierba, asfalto y parqué u otros tipos de terrenos podrían ser los elegidos, y junto con las reglas de la modalidad del 3x3, equipos formados por cuatro jugadores/as y mixtos podrían rivalizar con un ranking que si no estoy equivocado ya existe a través de la FIBA en el modelo de baloncesto 3x3 que se estrenará en Tokio.

Por supuesto cada pista requeriría de un tipo de balón para garantizar que pueda botar y ofrecer un manejo mínimo para poder jugar. ¿Qué os parece la idea? Tal vez sería esta una buena manera de aprovechar algunas pistas como la de la imagen que originalmente no estuvieron muy bien pensadas cuando se crearon, pues para jugar a la manera “ortodoxa” no parecen las mejores canchas.

Leer más