domingo, 23 de abril de 2017

Libro de Baloncesto: “Historia de una Rivalidad”

Por Jorge

Tradición manda, y en el día del libro BA-LON-CES-TO vuelve a recomendar una lectura de baloncesto con un libro sobre la histórica rivalidad de dos clásicos del baloncesto español: Estudiantes y Real Madrid.

“Historia de una rivalidad” está escrito por Guillermo Ortiz, autor que deja claro en la contraportada que “no es un libro del Estudiantes ni (…) del Real Madrid, sino que es una breve historia, (…) de dos equipos condenados a entenderse y que comparten una pasión común por el baloncesto”.

Si bien el libro entreteje capítulo a capítulo detalles de uno y otro equipo, el hilo que une todos ellos es el trasvase de jugadores del Estudiantes al Madrid a lo largo de su historia (aunque también los hubiese a la inversa), y el autor no esconde su predilección por el equipo del Ramiro (aunque reconozca su madridismo en la niñez) cuando todos los capítulos tienen por título el nombre de un jugador estudiantil, contándose sus inicios y desarrollo en el equipo “de patio de colegio” para desgranar después su paso al eterno rival y sus andanzas en él.

El texto contiene multitud de datos y detalles (gusta saber del origen de la conocida Demencia) que agradarán sobre todo a los aficionados de uno y otro equipo, pero también a los seguidores del baloncesto en general, pues no en vano se hace referencia a hechos que forman parte de la historia del baloncesto, como la creación en 1957 de la liga nacional gracias al impulso del directivo del Madrid, Raimundo Saporta, y que contaría con la participación de cuatro equipos catalanes y los dos madrileños, y cuyo primer partido sería curiosamente un enfrentamiento entre madridistas y estudiantiles.


Uno que es madrileño y aficionado de Estudiantes (también de la Penya), aunque no forofo, comparto también con el autor que mi afición por el baloncesto creciera gracias al Madrid de los 80 con Corbalán, Iturriaga, Martín y Wayne Robinson entre otros, y con esta lectura completé con otros detalles algunos momentos de esta rivalidad que ya conocía.

Así sabía por ejemplo de los inicios baloncestísticos del legendario Antonio Díaz-Miguel en Estudiantes, y su posterior paso al Madrid, pero desconocía los curiosos motivos que permitieron que tal pase se retrasara en el tiempo. Y es que el posterior seleccionador nacional, aguantó en Estudiantes pese a la llamada madridista gracias a una beca que le permitiría residir en el internado estudiantil para salvar las necesidades de cama y comida, y gracias también al sueldo que se le pagó como profesor de educación física.

La anterior anécdota ilustra la principal diferencia que desde los orígenes existe entres estos dos equipos: el dinero. Mientras el Real Madrid, aprovechándose de la economía de su equipo de fútbol, podía pagar notables cantidades a los jugadores atrayendo a los mejores nacionales, el Estudiantes nació con clara vocación amateur renunciando a pagar sueldo alguno más allá de primas por desplazamiento o compensaciones de estudios. Sólo después con el tiempo y gracias a los patrocinios, el equipo del Ramiro de Maeztu también se convertiría al profesionalismo desde el punto de vista económico.

El libro fue publicado en 2015, quedándose su texto en enero de ese año, por lo que el lector se quedará con las ganas de leer sobre la temporada apoteósica del Madrid que lo ganó todo en 2015-16, y no “sufrirá” con los últimos vaivenes deportivos y económicos del Estudiantes, que sin embargo ahora parece que mejora al menos en la pista.

Al final el autor se excusa por “el exceso de detalle en algunos momentos y lo rápido que he pasado por encima de otros que usted recuerda con nitidez. Imposible agradar a todos. Yo quería recordar, eso era todo. Recordar lo que no viví, lo que sí viví, con pasión (…)”. Y lo cierto es que con su recuerdo ayudará a descubrir a los más jóvenes, o a rememorar a los aficionados más veteranos, algunos momentos legendarios de nuestro baloncesto.

El próximo fin de semana se jugará otro derbi más entre estos equipos madrileños, en la cancha común que comparten una vez más, pero con los madridistas ejerciendo como locales. Y para quien no lo haya hecho, la lectura amena y entretenida de este libro puede ser un buen preámbulo para ese nuevo capítulo de esta histórica rivalidad.

Por cierto, el libro se completa con el prólogo escrito por Jacobo Rivero, y con el epílogo de Gonzalo Vázquez, ambos autores de otros libros de baloncesto, algunos de los cuales ya pasaron por aquí en anteriores recomendaciones lectoras que podéis revisar en este día del libro.

Leer más

jueves, 20 de abril de 2017

El lagunero opina… Balance curso 2016-17 (I): Notas

Por Jorge


Cual alumnos de cualquier curso ahora que finalizó la temporada toca poner nota a cada uno de los jugadores angelinos y a su entrenador.

- Bases

D´Angelo Russell: Aprobado

Cualquiera que haya leído este blog, y en particular al lagunero, ya sabrá de mi poca querencia por este jugador. Y sin embargo es de justicia decir, números en mano, que mejoró sus estadísticas generales… aunque sus porcentajes siguen siendo pobres para alguien que asume un número alto de tiros (14 por partido, el máximo en el equipo), y sus asistencias son pocas (5) para ser el base titular.

Y no hablemos ya de su defensa, que defiende menos que un gato de escayola, y es que para ser un base alto (1´96 m), son sonrojantes sus 16 tapones en 63 partidos, que hasta Chris Paul fue capaz de postearle con éxito.

Como no todo puede ser malo también es de reconocer que cuando está enchufado ver el aro como una piscina y sus rachas pudieron contribuir a alguna victoria, así como demostró en contadas ocasiones que también puede dar buenos pases.

José Calderón/Marcelo Huertas: sin calificar


Los traspasos de uno y otro además de muchos partidos sin jugar por lesión o decisión técnica hace que no se pueda calificar la temporada de estos “bases ACB” en Lakers, pues aparte de World Peace, fueron quienes menos minutos jugaron.

Pero sí se puede apuntar que cuando jugaron cumplieron, y a mi juicio demostrando que con ellos en cancha se podía jugar también en media pista y no sólo a la carrera, dando más opciones al equipo. Sin embargo Walton no apostó por ello. Una lástima porque podían ser dos buenos maestros para los jóvenes.

Tyler Ennis: Aprobado

Después de su llegada vía traspaso jugó 22 partidos, menos que los “españoles” pero con más minutos.

No me convenció que en algunos se las chupara de cualquier manera pero reconozco que su actividad defensiva y su acierto me gustaron, y tal vez se podría ganar una plaza en la segunda unidad para mejorar la defensa.

- Escoltas

Jordan Clarkson: Bien

Comenzó la temporada muy enchufado contagiado por la facilidad para ver aro de Lou Williams, lo que les convirtió en la mejor pareja anotadora de la liga saliendo desde el banquillo.

Luego debido a lesiones tuvo que jugar de base y no lo hizo tan bien, costándole adaptarse y haciéndolo ya mejor al final de temporada, aunque dejando claro que sus opciones son mayores como anotador y finalizador que como director de juego pese a que mejorase en el bloqueo y continuación.

Su curso puede catalogarse de bueno pero su evolución parece estancarse, siendo cuestionable su selección de tiro por momentos, y como en la mayoría de los jóvenes y en su caso de manera más notable debido a sus buenas condiciones atléticas, llama la atención su pobre defensa (27 tapones en 220 partidos de carrera).

Lou Williams: Notable

Posiblemente el mejor jugador del equipo hasta su traspaso (máximo anotador: 18.6 puntos). Ya se comentará en su momento este movimiento de despacho algo incomprensible.

Lo cierto es que seguramente sea una de los mejores jugadores de la liga, sí, leen bien, a la hora de ver aro. Su facilidad es pasmosa anotando desde todas las posiciones y sacando faltas a sus defensores.

Nada que objetar. Aportó lo que se esperaba de él y consiguió ayudar a ganar partidos o a ser competitivos en otros.

Nick Young: Bien

Irreconocible en la faceta defensiva, aunque sus números no lo reflejen, con unos niveles de esfuerzo jamás vistas en un jugador como él, que también demostró su mejora a nivel colectivo pasando más la pelota.

Si a lo anterior le sumamos su acierto desde el triple que le llevó a participar en el concurso del “All Star”, se puede catalogar su campaña como buena.

Sin embargo dejó de contar al final de la temporada para dar más minutos a los jóvenes (versión oficial), pero veremos si no se le abre al final la puerta de salida.

David Nwaba: Aprobado

Otro que llegó al final de temporada del equipo vinculado de la D-League.

Al principio no me decía nada, con el tiempo me convenció. Le falta tiro exterior, pero no asume tiros que no le corresponde, es atlético y ayudó mucho en defensa y rebote.

Jugador de equipo que puede ayudar a jugar de otra manera o al menos para cambiar el ritmo de los partidos aportando un plus de energía saliendo desde el banquillo. Habrá que ver como evoluciona.

- Aleros

Luol Deng: Aprobado

Ni frío ni calor. No hizo nada que no se esperase ni para bien ni para mal.

Irregular en el tiro exterior, fue de los mejores en defensa y cargando el rebote de ataque, pero su fichaje como veterano competente no parece que convenciese a Luke Walton, que al final de temporada dejó de contar con él.

¿Volverá la próxima temporada?

Metta World Peace: sin calificar


No le pondré nota porque desde el principio ya me pareció equivocado dejarle en el roster por delante del joven Anthony Brown.

Al final su tiempo de juego, 6 minutos por partido (25) confirmó ese error, por no hablar de la pantomima que se producía cada vez que salía a pista… y que él tampoco merecía.

Corey Brewer: Aprobado

Llegó en el traspaso de Lou Williams y no engañó a nadie. Jugó menos de lo que cabría esperar (15 minutos por partido) aportando intensidad defensiva y contraataque, protagonizando algunos de los mejores momentos del equipo al final de temporada.

Veremos que ocurre en el futuro, pero será un reto para el entrenador acoplar con minutos de calidad las características de este jugador al estilo de juego que intenta imponer en el equipo.

Brandon Ingram: Aprobado

Su temporada fue de menos a más, y por momentos dejó detalles de calidad, demostrando su capacidad para hacer un poco de todo, pero su físico endeble y su desacierto en el tiro le dejan lejos de lo que debía haber correspondido a un número dos del draft.

Lo mejor para él fue que Walton decidiese darle en muchas ocasiones el mando del equipo desde la posición de director de juego. Y tal vez sea su mejor opción si no mejora en el apartado físico.

Evidentemente después de su primera temporada hay mucho margen para la mejora y forma parte de la esperanza de futuro para Lakers.


- Ala-pivots

Julius Randle: Bien

Claro exponente de la irregularidad de los jóvenes Lakers. Tan pronto jugaba un partidazo con un triple-doble o rondándolo, como de deshacía cual azucarillo fruto de la frustración de las faltas y el desacierto.

Si bien bajó sus números reboteadores es la mejor baza del equipo en ese apartado, y también mejoró sus porcentajes, aunque sorprende que al final de temporada ampliase su rango de tiro al triple… con no tanto acierto.

Larry Nance jr: Bien

Irregular, sigue arrastrando su dudoso tiro de media distancia. Pero sus condiciones atléticas y su juego en equipo le ayudan a sumar en defensa y rebote.


Jugó bien mejorando en todos los apartados estadísticos, y además del tiro quizá necesité algo más de carácter para progresar. Podría ser una pieza vital de futuro con más minutos.

Thomas Robinson: Aprobado

Tal vez sorprenda esta calificación para alguien que jugó menos (12 minutos por partido) de lo que me parece que mereció (sólo en 48 partidos).

Cuando jugó lo hizo bien, aportando energía en la pintura tanto en ataque como en defensa, algo de lo que no estuvo sobrado nunca el equipo. Veremos que le depara su futuro y si lo que hizo le sirve para renovar, o si prefiere seguir otros rumbos que valoren más sus posibilidades.

- Pivots

Tarik Black: Aprobado

Su estatura quizá le dé para jugar más de alapivot que de poste, pero jugar con pequeños y su falta de tiro le llevó a ser el pívot del equipo en muchas ocasiones.

Otro que no engaña. Jugador de equipo que aportó dureza y puntos en la pintura en las pocas oportunidades que tuvo. Como el Guadiana tan pronto jugaba como dejaba de hacerlo sin entenderse muy bien los motivos.

Timofey Mozgov: Aprobado

Su fichaje vino cargado de cierta polémica por las cifras de su contrato, pero él no tiene culpa, es el mercado y su posición de pívot.

Rápido, corre bien la pista, y aunque tiene dificultades en el desplazamiento defensivo es duro, y luego en ataque suma. Podría haber sacado más rendimiento de él porque cuando le llegó la pelota sumó (6 tiros en 20 minutos de juego parece poco).

Su desaparición del equipo al final de temporada quizá supone que el club asume el error de su fichaje para el estilo de juego que se pretende. Otro del que habrá que esperar que suceda en el futuro inmediato.

Ivica Zubac: Bien

Muy joven, con poca experiencia europea, era toda una incógnita... que se fue despejando al final de temporada.

Su mejora física y sus minutos en la D-League propició su crecimiento demostrando al final del curso que tiene mano de media distancia, juego de pies, continuaciones en los bloqueos, e incluso cierta capacidad de intimidación.


Sus estadísticas en progresión de minutos de titular le habrían llevado a 17 puntos, 9 rebotes y 2 tapones. Y si bien es ciencia-ficción ahora, pinta un tremendo futuro para él y el equipo.

- El entrenador: Luke Walton

9 victorias más que la temporada pasada (26 por 17) no parece mucho margen de mejora si tenemos en cuenta que 10 se produjeron en los primeros 20 partidos de curso, y 5 en los últimos 6, quedado una travesía por el desierto en medio por momentos con una imagen bastante penosa.

Los números dan para el suspenso, y el juego… también.

Nunca me pareció bien que un entrenador intente imponer un estilo de juego sin adaptarse a los jugadores, y pretender jugar al “estilo Warriors” no parece la mejor opción con un grupo de irregulares jóvenes. Tal vez casase mejor una mezcla...

Eso sí, no se le puede reprochar al entrenador que no intentase mejorar el rumbo de los partidos durante la temporada con tiempos muertos y cambios, sin embargo me pareció falto de recursos por no ser capaz de establecer diferentes ritmos de juego en ataque, y sobre todo por no aprovechar las piernas jóvenes del equipo para apretar más en defensa.

En cuanto a las rotaciones, sus bandazos con numerosos quintetos titulares diferentes a lo largo de la temporada y sus decisiones técnicas dejando sin minutos a muchos jugadores sin entender el motivo, demostraron su intento por mejorar las opciones del equipo pero sin mucho éxito.

Su imagen con los árbitros tampoco me pareció aceptable, viéndole una y otra vez corriendo la banda para comerles la oreja y protestar la mayoría de las acciones como si el desacierto del equipo fuera culpa de ellos.

Supongo que él también tiene margen de mejora, y mucho pues no olvidemos que estaba ante su primera temporada como entrenador jefe (medio curso aparte como interino en Golden State), y en buena medida su suspenso lo es también de su cuerpo técnico que podía haber ayudado más al equipo, insisto, en la faceta defensiva por ejemplo. Y es que encajando 111,5 puntos por partido no es fácil ganar partidos.

A favor de Walton lo mejor que se puede decir es que fue fiel al estilo que pretende imponer, y se le debe dar cierto tiempo (¿otra temporada más de margen?) para poder ver los progresos y ser evaluado con mayor precisión en ese sentido.

En resumidas cuentas, generoso en las notas individuales, la calificación de la temporada se puede considerar suspensa pero con ciertos atisbos de mejora para el siguiente curso que dependerán del trabajo individual de los jugadores, y del trabajo en el club tanto del entrenador como de la directiva durante el verano. Temas estos que se tratarán en la próxima y última entrega de "El lagunero opina..." de la presente campaña.

Leer más

domingo, 16 de abril de 2017

El lagunero opina… Partidos de final de temporada

Por Jorge

Mientras anoche comenzaron los playoffs, Lakers terminó su actividad en pista. Y es momento de repasar los últimos partidos jugados, para después hacer balance de la temporada y añadir luego la hoja de ruta del equipo de aquí al próximo curso en próximas entregas de “El lagunero opina…”.

Habíamos dejado la racha de los angelinos en tres victorias seguidas después de ganar a los Kings, y continuó con una cuarta más (algo no visto en las últimas cuatro temporadas) frente a los Wolves (80).

L.A. mantuvo el control del marcador desde el principio pero según avanzó el partido la pareja Towns (40 puntosy 20 rebotes) y Wiggins (41 puntos) pusieron a su equipo por delante en el último minuto, pero no supieron rematar la faena, demostrando que ese dúo juega un partido y el resto de su equipo otro.

Al final todo se decidió con un triple en el último segundo, algo afortunado, de D´Angelo Russell. Jugador destacado del partido para la televisión de Lakers, a buen seguro por esa canasta decisiva, pues si nos fijamos en sus porcentajes de tiro (6/19) su actuación no fue buena.


Sin duda esa es la dinámica habitual de Russell, capaz de buenas rachas adornadas con algún que otro gran tiro, pero que en líneas generales está luego por debajo de lo que debía corresponder a un número dos del draft.

El siguiente partido (81) frente a los New Orleans Pelicans era la despedida de la temporada en el Staples, ante la mirada de alguna leyenda del equipo y de la liga.

La ausencia de Russell (su abuela falleció antes del anterior partido y ya no volvería a jugar) sería suplida en el quinteto inicial por Metta World Peace, que de este modo se despediría de la afición angelina en lo que parece su última temporada como profesional, o al menos seguro, vistiendo la camiseta de Lakers.

Pelicans jugó sin sus dos figuras, Anthony Davis y DeMarcus Cousins, al fondo del banquillo aburridos como ostras, y sin duda eso facilitó el “homenaje” a World Peace que se tiró todas las que quiso jaleado por público y compañeros como si fuera el mismísimo Kobe Bryant. Hasta el punto que a él mismo pareció darle cierto rubor en las posesiones finales del partido.

Más allá del a mi juicio dudoso espectáculo, del que él no tiene culpa, y sí la directiva por mantenerle en el equipo cuando no está para estás historias, la verdad es que merece cierto reconocimiento por su trayectoria en L.A., y así basta con recordar su actuación vital en el séptimo partido de las finales de 2010 contra los Boston Celtics.

Finalmente el último partido (82) se jugó en la cancha del mejor equipo de la temporada, los Golden State Warriors, que jugaron con todas sus estrellas, reservando sólo a sus “actores secundarios” (Draymond Green y Andre Iguodala) demostrando que para Steve Kerr son fundamentales para el devenir de su camino en la pelea por el título.

El primer cuarto acabó 43-28 con 15 puntos de Kevin Durant (3/3 en triples), finiquitando la historia del partido, y acabando así con la increíble racha de cinco victorias seguidas para la esperanza de Lakers.

Lo más destacable del partido fueron los momentos en los que se subieron líneas en defensa y se corrió la pista en ataque, características que deberían adornar el juego del equipo en el futuro.


Acabada la temporada se sucedieron las entrevistas del manager general, Rob Pelinka y el jefe de operaciones de baloncesto, “Magic” Johnson con los diferentes jugadores para ir planificando los próximos meses, pero esa será otra historia que se irá contando en próximas entregas de “El lagunero opina…”.

Leer más

martes, 11 de abril de 2017

Imágenes de BA-LON-CES-TO (22): Grafitis

Por Jorge

El grafiti es una modalidad de pintura libre realizada, por lo general sin autorización, en espacios públicos. Su temática es variada y debido a su carácter callejero tiene relación con el mundo del baloncesto, en concreto con el streetball, así raro es la cancha de la calle que no tenga grafitos a su alrededor.

Hace algunas semanas el jugador griego de la NBA Giannis Antetokounmpo, colgaba en su cuenta de instagram la siguiente imagen:

The court that me and my brothers grew up playing on!!! @thanasis_ante43 @kostas__ante13 @alex_ante34 #WhereItAllBegan #Antetokounbros

Una publicación compartida de Giannis Antetokounmpo (@giannis_an34) el


El dibujo es todo un homenaje al “All Star” de los Bucks, y está realizado sobre la pista en la que jugaba con sus hermanos cuando soñaba con alcanzar el estrellato en el mundo del baloncesto.

Y hablando de las más altas cotas, el que para muchos es el mejor jugador de la historia, Michael Jordan, también es objeto con frecuencia de este arte, una muestra se puede ver en la información que aparece en el enlace del siguiente tuit:


¿Conocéis otros grafitis baloncestísticos?

Leer más

sábado, 8 de abril de 2017

El lagunero opina… (79) Lakers 98 Kings 94

Por Jorge


Ver para creer: tercera victoria consecutiva. Hasta serán capaces de maquillar al final otra pobre temporada.

El primer cuarto fue dominado por Sacramento (18-31) con su pareja interior (Cauley-Stein/Labissiere) anotando fácilmente en la pintura, mientras que en los Lakers se notaba… para mal, la vuelta de Russell al quinteto inicial. Sólo mostraba algo de calidad Ingram (6 puntos).

En el segundo los Lakers igualaron el partido (44-45) gracias otra vez al impulso defensivo del banquillo que dejó a los Kings con sólo 14 puntos en este periodo, y a la anotación de Clarkson (7 puntos) y Nance (6).

En el tercero L.A. mantuvo la igualdad (69-70) gracias a los 13 puntos anotados por Randle en este periodo y 8 de Ingram.


El último cuarto comenzó con un equipo más defensivo por los locales apretando líneas de pase… aunque sea triste que en el momento caliente de partido salga World Peace y sea jaleado por el público cual atracción de feria.

El caso es que el marcador ser mantuvo 1-2 puntos arriba para uno y otro equipo con los Kings anotando sobre todo desde el triple, y los Lakers siendo más incisivos en la pintura. Al final todo se decidió por 7 puntos de Russell que arreglaban un poco su partido y daban a los angelinos su tercer triunfo consecutivo.

El máximo anotador del partido era Randle con 25 puntos pero me quedo con los detalles de Ingram (14 puntos) y el buen hacer de la gente del banquillo de L.A.

Leer más