Buscar en BA-LON-CES-TO

jueves, 1 de octubre de 2020

Finales NBA 2020 Partido 1 Lakers 116 Heat 98
El lagunero opina… Cómoda victoria angelina

Por Jorge

Miami empezó las finales como un tiro anotando muy fácil en la pintura, y con gran acierto desde el triple (metiendo sus primeros cuatro intentos) para alcanzar hasta 13 puntos de ventaja (10-23).



Un par de triples y otro par de tiros libres de KCP reducían la desventaja en ese momento crítico, y una vez que el acierto de los Heat se “normalizó” fallando 10 de sus últimos 12 tiros en el primer cuarto, un triple final de Alex Caruso daba la vuelta al marcador al final del primer cuarto (31-28).



En el segundo Miami mantuvo el partido igualado gracias a la buena entrada al juego de Tyler Herro, y se encomendó a la defensa en zona para hacer frente al descanso de Bam Adebayo, pero ésta fue poco efectiva debido a su escasa actividad (buscando más el fallo que otra cosa).

Lakers rompía la zona fácilmente, y además anotaba con buenos porcentajes desde la línea de tres para acabar la primera parte con once triples anotados, récord para la franquicia en una media parte de playoffs.



Además LeBron y Davis castigaban la defensa de Miami en la pintura cuando jugaba con “pequeños” para llegar al descanso con una clara ventaja (65-48), y los Heat sumaban a esa diferencia en el marcador el susto de una torcedura de tobillo de Jimmy Butler (máximo anotador de Miami al descanso con 16 puntos) que sería la antesala de los problemas físicos de su equipo en la segunda parte.

Butler anotó un 2+1 en la primera jugada del tercer cuarto para despejar dudas sobre su estado físico, pero Goran Dragic dejaba su sitio en el cinco inicial a Tyler Herro por un problema en un pie, y ya no volvería a jugar.



Mientras Lakers dominaba la pintura a sus anchas e incrementaba la ventaja, Erik Spoelstra trataba de parar la hemorragia defensiva a base de tiempos muertos (hasta 3 en tres minutos), pero la puntilla para los Heat llegó cuando mediado el tercer cuarto, Adebayo con problemas en un hombro abandonaba el partido para no volver.

Entonces los Lakers con 30 puntos arriba (89-59) se dedicaron a sestear mientras los suplentes de los Heat maquillaban el resultado final.

Sólo es el primer partido, pero parece que además de recuperar físicamente a sus mejores piezas, Miami necesitará mejorar su estrategia para parar en la zona a Davis (34 puntos y 3 rebotes ofensivos) si quiere tener opciones en los próximos partidos.



Para Lakers la mejor noticia es que ganaron sin necesidad de un partido excelso de LeBron James pese a estar a una asistencia del triple doble (25-13-9), y con el banquillo sumando cuando hizo falta (20 puntos por 10 del de Miami en la primera parte).

Leer más

martes, 29 de septiembre de 2020

El lagunero opina… Final Conferencia Oeste 2020 Lakers-Nuggets y Previa Final NBA

Por Jorge

LeBron James lideró a los Lakers para volver a unas finales de la NBA diez años después. La décima final de su carrera (sólo dos jugadores hicieron más finales), y con el añadido de que la jugará con un tercer equipo distinto: Cleveland (5), Miami (4), Lakers (1).

El lagunero llega para comentar brevemente los partidos de la final de conferencia en la que los angelinos superaron a unos estupendos Denver Nuggets, y como se presenta la final de la NBA en la que el objetivo será igualar a Boston Celtics en la cima de los equipos más ganadores de la historia con el permiso de unos Miami Heat que llegan después de un gran periplo por estos playoffs de la burbuja.

Partido 1: Lakers 126 Nuggets 114

Primer cuarto trepidante con Denver al mando (36-38) gracias a Nikola Jokic y Jamal Murray (20 puntos entre ambos). Luego la actividad defensiva sacaría del campo a los Nuggets gracias a Dwight Howard que desquició al serbio en el segundo cuarto (y cuyo trabajo sería alabado después por LeBron James).



En el momento en el que los angelinos aseguraron el rebote y aprovechaban las pérdidas de Denver, anotaban al contraataque para tomar una ventaja que pudo ser mayor al descanso (70-59) de no ser por los fallos en el tiro libre (14 de 24).

Frank Vogel premió el trabajo de Howard, que fue titular al inicio de la segunda parte, y aunque Murray acercó en el marcador a los Nuggets con un par de triples, Lakers continuó imponiendo su ritmo con un excelente Anthony Davis (13 puntos) y grandes conexiones de Rajon Rondo y LeBron James que finalizado el tercer cuarto llevaban más asistencias (18) que todo el equipo de Michael Malone (15).

Decisivos para la victoria de Lakers fueron Howard que volvió a ser el de antes de la pandemia (13 puntos y 2 tapones), y el banquillo que funcionó también gracias a Kyle Kuzma (11 puntos: 5 de 8 en tiro), Markieff Morris (3 de 4 en triples),y Rondo (7 puntos y 9 asistencias).



Partido 2: Lakers 105 Nuggets 103

En un partido con más fallos que aciertos (42 pérdidas y 21 de 60 en triples entre los dos equipos ), los Lakers llevaron controlado el marcador durante los tres primeros cuartos, pero jugaron con fuego y a punto estuvieron de quemarse al final.

LeBron James comenzó muy bien el partido anotando los 12 primeros puntos del equipo. Cuando marchó al banquillo a descansar, la dirección de Rajon Rondo, y Anthony Davis asumieron la responsabilidad ofensiva para dar ventaja en el marcador a los Lakers.

El banquillo (Monte Morris, Michael Porter jr.) acercó a Denver pero Alex Caruso con buenas acciones tanto en defensa como ataque mantenía la ventaja angelina al descanso (60-50), y la verdad es que parecía que esa decena de puntos parecía insalvable para unos Nuggets desquiciados en algún momento con el arbitraje.

Sin embargo en el tercer cuarto redujeron la distancia en el marcador, y en el último el joven P.J. Dozier estuvo a punto de ser el héroe para Denver de no ser por sus fallos desde el tiro libre (1 de 5),y los Lakers sobrevivian gracias a triples inesperados de Danny Green, Rondo y KCP, hasta que Nikola Jokic adelantó a su equipo en los momentos decisivos. Sólo un triple extraordinario de Anthony Davis salvó a Lakers del empate en la eliminatoria.



Partido 3: Nuggets 114 Lakers 106

Antes de empezar el partido la incógnita estaba en saber cómo le afectaría el “palo” de la última derrota a Denver, y de principio empezó entonado en ataque consiguiendo muchos puntos fáciles en la pintura durante el intercambio de canastas del primer cuarto. Luego castigó las pérdidas angelinas y continuó anotando con fluidez, mientras sólo Anthony Davis trataba de mantener a Lakers en el marcador al descanso (63-53).

En la segunda parte otra vez Frank Vogel puso a Dwight Howard como titular pero esta vez no funcionó esa apuesta, y Nikola Jokic conseguía tiros excelentes sobre él y sobre Davis.



Denver llegaría a tener hasta 20 puntos de ventaja al inicio del último cuarto, y entonces Lakers se aplicó en defensa, y entre pérdidas y quizás el miedo a ganar, se apretó el marcador... hasta que Jamal Murray en dos últimos minutos extraordinarios llegó al rescate con un par de triples estupendos que aseguraron la victoria para los Nuggets.



El triple doble de LeBron James (30 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias) no fue suficiente para hacer frente a unos Nuggets que tuvieron como factores decisivos para esta victoria la gran actuación de Jerami Grant (26 puntos con 7 de 11 en tiros), y la ventaja en el rebote cuando Denver casi dobló a Lakers en ese apartado (44-25). Llama la atención que los pívots angelinos (McGee, Davis y Howard) sólo cogieron cuatro, siendo especialmente sangrante este dato en el caso de “la ceja” que jugó 43 minutos y sólo cogió 2 rebotes.

Partido 4: Nuggets 108 Lakers 114

Anthony Davis comenzó liderando la ofensiva angelina jugando de cara y de espaldas al aro sin fallo en el primer cuarto (14 puntos), y al que se sumaron LeBron James (10), y sobre todo un Dwight Howard que salía en el cinco inicial y destacaba en el rebote en ambas canastas (8 con 8 puntos tras 4 rebotes ofensivos).

Sin embargo aunque Lakers jugaba bien en ataque sus ventajas no pasaban de la decena de puntos porque Denver también hacía un trabajo coral liderado por un Jamal Murray que anotaba alguna canasta espectacular.



Y así se mantenía la dinámica del partido y cuando los Nuggets más se acercaron en el marcador y con las dudas por una torcedura de tobillo de Davis, emergió la figura de Rajon Rondo en la segunda parte para sumar en multitud de aspectos del juego (11 puntos con un triple más asistencias y rebotes importantes), y mantener la concentración del equipo (al final reunió a los compañeros a modo de tiempo muerto en varias situaciones de tiros libres) que sería definitiva para asegurar la victoria desde la línea de personal (15 de 17 en el último cuarto).

Mientras en Denver el más destacado era Murray (32 puntos aunque con 0 de 3 en triples), los puntos en segundas oportunidades (25) serían decisivos en esta victoria angelina, y una vez más la aportación de la intendencia a las habituales grandes actuaciones de la pareja estelar (James-Davis).

Partido 5: Lakers 117 Nuggets 107

Se llegaba a este primer partido definitivo con dos estadísticas contrapuestas: Lakers tenían hasta este momento un balance de 36-1 cuando una eliminatoria de playoffs está 3-1 a su favor, y los Nuggets llegaban con un récord de 7-1 en partidos con riesgo de eliminación.

Anthony Davis despejó las dudas sobre su tobillo con excelentes acciones ofensivas pero Denver se mantenía en el partido al final del primer cuarto (33-30) hasta que al inicio del segundo, Nikola Jokic sumaba su tercera falta y le dejaba fuera hasta la segunda parte.

Las caras y el lenguaje corporal de los jugadores de los Nuggets unido a sus ataques rápidos sin circulación de balón parecían anunciar la rendición del equipo cuando los Lakers alcanzaban hasta 16 puntos de ventaja (72-56) en el tercer cuarto, sin embargo una falta flagrante de Dwight Howard sobre Paul Millsap provocaba prácticamente 6 puntos seguidos para Denver que se encorajinaba para llegar a un empate en el marcador (84-84) que rompió Davis con un triple al final del tercer cuarto (87-84).

Entonces LeBron James tomó el mando del último cuarto con 16 puntos de todos los colores y completar una gran actuación de triple doble: 38 puntos, 16 rebotes y 10 asistencias, y así tumbar a estos excelentes Denver Nuggets, y volver a conseguir el dominio en el oeste. La última final del oeste que perdieron los Lakers fue en 1998, desde entonces ganó las ocho que jugó.



Previa Finales NBA: Miami Heat – Los Angeles Lakers

La NBA estrena una final inédita que tiene la curiosidad de que tanto Lakers como Heat llegan a ella después de que el curso anterior ninguno de los dos equipos se clasificase para los playoffs.

La final de conferencia este, Boston-Miami, se decidió un día después que la del oeste, y si bien cualquiera de los dos equipos sería un duro rival, no me extrañaría nada que el cuerpo técnico de los Lakers hubiese preferido tener en frente a los Celtics en lugar de los Heat.



Miami es un equipo más experto que Boston. Su entrenador, Erik Spoelstra, y el veterano Andre Iguodala (sexta final seguida para él) fueron campeones. Jimmy Butler, Goran Dragic y Jae Crowder son competidores de primera. Y los jóvenes Tyler Herro, Bam Adebayo y Duncan Robinson suplen la falta de experiencia con mucho desparpajo y acierto. Y su mayor virtud está en que son un equipo coral que permite que en un partido destaque un jugador y en otro partido lo haga otro, pero siempre sumando todos cada día.

Los Heat además suelen jugar defensas en zona, y los Lakers pese a haber tenido algún partido del alto porcentaje desde el triple en estos playoffs, no destacan precisamente por su nivel desde la línea de tres (35% en playoffs), y apenas jugó contra este tipo de zona este curso. Sin duda, de cómo salgan los angelinos de esta prueba dependerá parte del éxito en estas finales.

Y en defensa se da la situación al revés, los Heat tienen unos tiradores que con espacio y tiempo no tendrán ningún problema en castigar cualquier despiste en la defensa del perímetro, y los Lakers no podrán elegir a quienes “flotar” como hicieron en alguna ocasión esta temporada. Especial atención tendrán que prestar a Duncan Robinson (40% en playoffs) y Tyler Herro (38%).

Vistas las dificultades a las que se tendrán que enfrentar los Lakers, a su favor juega que el equipo fue de menos a más en la burbuja, y ahora está jugando su mejor defensa. Además, los secundarios están rindiendo a alto nivel cuando más falta hace, y en especial el concurso de Alex Caruso y Rajon Rondo será importante tanto en la defensa de la línea exterior como a la hora de anotar tiros abiertos.

Además de por la defensa (ojo también con el bloqueo directo y las continuaciones de Adebayo), la victoria angelina pasará por jugar balones en el poste para Anthony Davis y LeBron James, y porque llegue el tan ansiado despertar de Kyle Kuzma, que tendrá otra oportunidad para dar el paso al frente que disipe las dudas de su irregularidad.

El nivel físico de ambos equipos apunta a que saldrán chispas en más de una ocasión, y más teniendo en cuenta que los Heat tratarán de desquiciar a LeBron James con una defensa pegajosa y con diferentes marcadores que intentarán desgastarle, y los Lakers harán lo mismo una vez más con Dwight Howard en el papel de villano frente a Adebayo, y veremos a quien le cae esa papeleta (¿Danny Green?) contra Jimmy Butler.

Leer más

miércoles, 23 de septiembre de 2020

Baloncesto en Cine y TV (31): “Siempre nos quedará París”

Por Jorge

Las películas suelen ser las protagonistas de esta sección, y cuando aparecieron documentales normalmente fueron reportajes del baloncesto estadounidense. Sin embargo ahora que vivimos tiempos de incertidumbre para la Euroliga, tiene previsto disputarse la temporada 2020-21 pero por muchas medidas de seguridad que se tomen habrá que ir día a día, rescato este documental que produjo la propia Euroliga para conmemorar el décimo aniversario que se cumplía el pasado curso, del título conseguido por el Barcelona en 2010.

El contenido principal del reportaje consiste en una charla alrededor de una cena entre jugadores de aquel equipo: Roger Grimau (capitán), Erazem Lorbek, Juan Carlos Navarro (MVP de aquella “Final Four”), Victor Sada y Jordi Trias, además del entrenador Xavi Pascual. Y en ella se cuentan interioridades de ese Barcelona que seguramente no llegan hasta el fondo de aquel equipo pero que gustan de ser conocidas por los aficionados.



Lástima que esa reunión no pudiera ser más amplia para dar más juego porque algunos de los jugadores de aquel equipo todavía están (o estaban porque Fran Vázquez se retiró al final del pasado curso) en activo. Así que Ricky Rubio, el propio Vázquez, y los ya retirados Pete Mickeal y Boniface Ndong (que retirados siguen trabajando dentro del baloncesto profesional) aparecen a través de breves cortes de vídeo.

Tal vez se echa en falta la participación de Jaka Lakovic, que seguro que fue un peso pesado de aquel vestuario, y también la de, más allá de un pequeño corte de televisión española, del mánager de ese equipo, “Chichi” Creus. No sé si no quisieron participar, o como es normal, esa ausencia se debe a la dificultad de juntar a todos o de conseguir testimonio de cuantos participaron de aquel éxito azulgrana.

Gracias al documental sabemos a qué se dedica ahora Pete Mickeal, uno de los mejores jugadores extranjeros que pasó por el baloncesto español, y que fue pieza clave del Barcelona de esa Euroliga.



Aquellos que esperen ver mucho baloncesto en el documental, decirles que no será así más allá de momentos puntuales de aquellos playoffs o de la “final four”, y es que su mayor interés está en conocer detalles de aquel equipo y sobre todo en ver como lo cuentan estos exjugadores lejos de los formalismos que acompañan la carrera de un jugador cuando está en activo.

El documental fue emitido por TVE el pasado mes de mayo, y todavía se puede ver en su página web (hasta mayo de 2021), pero aquí dejo el vídeo que se puede encontrar en el canal de Youtube de la Euroliga:




Y para los que quieran baloncesto, dejo aquella final que también está en el canal de la Euroliga como clásico del baloncesto europeo que es, y que tuvo la curiosidad de ser el único enfrentamiento de aquella temporada entre los dos finalistas. A diferencia de ahora que el sistema de competición enfrenta a todos los equipos, entonces se hacían grupos, y Barcelona y Olympiacos no jugaron entre ellos hasta la final:





Leer más

miércoles, 16 de septiembre de 2020

El lagunero opina… 2ª ronda Playoffs 2020 Lakers-Rockets

Por Jorge

Nueva ronda y mismo resultado. Primer partido para olvidar y aprender de los errores, y a continuación cuatro victorias seguidas para eliminar a Houston. Lakers, parece que mejoró en esta segunda eliminatoria, pero quizás no tenga demasiado mérito acabar con un equipo que tenía casi su única arma ofensiva en el lanzamiento de tres puntos.



Ahora en la final de conferencia esperará un duro rival que llega con la moral por las nubes después de levantar dos 3-1 en contra, y que a buen seguro que castigará el más mínimo error angelino.

Partido 1: Lakers 97 Rockets 112

Todo empezó muy bien para Lakers con un 7-0 de inicio y sobrevolando así la posibilidad de que los angelinos pudieran ganar fácil a unos Rockets cansados después de una dura serie contra OKC, pero los tejanos se recuperaron y tomaron la iniciativa en el marcador mediado el primer cuarto para no perderla hasta el final.



LeBron que protagonizó una de las jugadas de la eliminatoria hizo un buen partido hasta el tercer cuarto (20 puntos) pero en el último se quedó con sólo un rebote, una pérdida, y tres tiros fallados para ser incapaz de llevar a su equipo a la victoria. Llamativa su estadística final del +/- con un -15 para Lakers con él en pista.



Por otro lado, Anthony Davis que estuvo mejor, para nada fue esa fuerza imparable que pronosticaba “Bleacher Report” con una parodia de lo que sería el duelo Davis-P.J. Tucker. Y es que ni juega al poste todo lo que debería aprovechando su supuesta superioridad física, y cuando lo hizo tampoco sacó ventaja…



Otro día más L.A. pagó caro sus fallos en los tiros abiertos (11 de 38 en triples), mientras que a Houston le bastó con el trabajo defensivo y oscuro de Tucker (9 rebotes) y Covington, más la buena actuación de Harden (36 puntos), Westbrook (24) y Eric Gordon (23) con un excelente porcentaje de 29 de 58 de los tres en tiros de campo.



Y en esta situación Frank Vogel volvió a demostrar que tal vez está superado en estos playoffs con otro tiro al aire al sacar al final a Dion Waiters a falta de cinco minutos esperando un milagro que por supuesto no llegó.

La única nota positiva para Lakers estuvo en la vuelta al juego de Rajon Rondo que jugó bien para haber estado unos cuantos meses alejado de las pistas.

Partido 2: Lakers 117 Rockets 109

Pobre circulación de balón en ataque posicional por parte de L.A. con un juego lento que se producía sobre todo con LeBron James en “modo yo-yo” amasando balón, y buscando menos de lo que debería en esas circunstancias a Anthony Davis en el poste.

Sin embargo Lakers tomó el mando desde el primer cuarto con la aportación inesperada de Markieff Morris que anotaba 4 de 4 en triples en ese periodo. Y al inicio del segundo cuarto L.A. doblaba en el marcador a Houston (42-21). Pero luego en el tercer cuarto a los triples de Gordon y P.J. Tucker se sumaron el resto para dar la vuelta al marcador (90-92), con un estupendo 9 de 13. Sin embargo en el último un arreón de James jugando por fin más rápido hizo que Lakers igualara la serie.

Nuevamente el equipo de Vogel necesitó de una actuación estelar de sus dos superestrellas, 34 puntos de Davis, más incisivo esta vez en la pintura, y de LeBron (a una asistencia del triple doble), pero la clave estuvo en el banquillo (aunque Dwight Howard no jugó por decisión del entrenador) con 16 puntos de Morris (casi tantos como había sumado en todos los partidos de playoffs:19) y el buen juego de Rondo en ambos lados de la pista (10 puntos, 9 asistencias y 5 robos de balón).



Partido 3: Rockets 102 Lakers 112

Primera parte igualada (64-61) con bastante acierto de ambos equipos y con un duelo anotador de LeBron James (29 puntos) con Russell Westbrook (17) y James Harden (21) que anotaban desde todas las posiciones. Y con un llamativo descontento general de ambos equipos con el arbitraje.

En la segunda parte la defensa angelina se impuso al ataque de Houston (sólo 38 puntos) con hasta LeBron James defendiendo como no se le ve casi nunca en el perímetro, y colocando espectaculares gorros en el tercer cuarto.

En el último periodo “Doc” Rivers, que miraba el partido, se marchaba a falta de cinco minutos por jugar (89-101) dando el partido por concluido.

Rondo volvió a ser decisivo en la dirección con buenas conexiones en la zona (9 asistencias) y esta vez acertado en los triples (3 de 5), y haciendo 12 de sus 21 puntos en el último periodo.



Esta victoria supone que LeBron James se convierta en el jugador que más partido ha ganado en la historia de los playoffs.



Partido 4: Rockets 100 Lakers 110

Las novedades de Frank Vogel estuvieron esta vez en la salida de Markieff Morris en el cinco inicial en lugar de Javalee McGee, que al igual que Dwight Howard, se quedó inédito en el partido, y la participación del rookie Talen Horton-Tucker en el segundo cuarto.

¿Qué no jueguen los pívots es reconocer su error o adaptarse al juego de Houston? Me parece que están bien los ajustes, pero nunca me convence que tengas que adaptarte sin sacar provecho de tus ventajas.

El caso es que Morris no hizo nada del otro mundo, pero el novato sumó en el segundo periodo, y junto a Alex Caruso y Rajon Rondo impusieron una intensidad defensiva que dejó a Lakers con una plácida ventaja al descanso (41-57), y con la sensación de que aunque estuviesen jugando un día entero, los Rockets jamás podrían ganar… hasta que L.A. se durmió en los laureles en el último cuarto, y con muchas pérdidas y faltas tontas que llevaban a Houston al tiro libre, a punto estuvieron de echar a perder una victoria fácil.

Al final se resolvió un partido en el que la diferencia estuvo en el dominio reboteador de Lakers que facilitó muchos puntos en segundas oportunidades y al contraataque. Y el mejor más allá de los números de LeBron James y Anthony Davis fue Caruso sumando en los dos lados de la pista, y anotando al final el triple definitivo.



Partido 5: Lakers 119 Rockets 96

Poca historia en el partido final de la serie con unos Lakers lanzados desde el principio (23-7 mediado el primer cuarto), y anotando con acierto desde el triple y con puntos fáciles al contraataque y en la pintura ante una defensa muy floja de los Rockets. Y todo esto sin que Anthony Davis hiciera un tiro de campo hasta mediado el segundo cuarto.

Al final hubo minutos de la basura para los suplentes con Howard y McGee jugando por fin. Hasta entonces dejaron la imagen del partido pasando el rato en la valla de la publicidad departiendo y haciendo cucamonas como si estuvieran en la barra de un bar.

Todos los titulares más Kuzma anotaron en dobles figuras bajo el liderazgo de LeBron James (29 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias). Y los Lakers hicieron un récord de 19 triples (de 37, por encima del 50%) en partido de postemporada.



Final de Conferencia: Denver Nuggets

En ataque los Lakers tuvieron demasiadas dudas en el tiro exterior durante toda la temporada, todavía no entiendo el exceso de fintas al aire de Kyle Kuzma en posiciones de tiro, y habrá que esperar mejor irregularidad porque contra Denver si no mejora se pagará.

También si Anthony Davis jugó menos de lo esperado en la pintura contra un equipo sin pívots, me parece que esa tendencia continuará contra los Nuggets para castigar la movilidad de Nikola Jokic, aunque no me extrañaría que Denver tuviera que hacer algún ajuste defensivo si Davis comienza acertado en el tiro de media y larga distancia.

En defensa, Frank Vogel se adaptó al juego de pequeños de Houston, así que se entiende que en este caso volverá a contar con Javalee McGee y Dwight Howard para defender la pintura y atacar la zona de los Nuggets, y con ello hacer trabajar en defensa a Jokic, y así que esté menos fresco luego en la ofensiva de Denver.

Y para defender al perímetro móvil del equipo de Michael Malone, habrá que ver como se actúa ante los “calentones” de un anotador como Jamal Murray, y si se hacen dos contra uno como se hizo contra James Harden, que a mi juicio a veces se hicieron demasiado pronto permitiendo una circulación de balón rápida del rival y dificultando las rotaciones defensivas, aunque así se limitase la anotación de la estrella rival. Otra opción será aplicar variantes defensivas como la zona, y hasta la caja y uno que hicieron los Lakers en algunos momentos de la eliminatoria anterior.

Rajon Rondo fue vital en la ronda pasada por su esfuerzo defensivo, por su dirección ofensiva más agresiva buscando opciones dividiendo y doblando, y porque conecta muy bien en la pintura con Davis (desde su etapa juntos en los Pelicans) y LeBron James. Si además está acertado en los tiros abiertos… tal vez pueda ser otra vez la llave para avanzar hasta la final.

Si analizamos la temporada de los finalistas, Nuggets y Lakers fueron los dos equipos que más balones interiores jugaron, además de, como parece lógico, ser también de los que jugaron a un ritmo de partido más lento, así que bajo esas circunstancias parece que aquel que sea capaz de conseguir más puntos fáciles al contraataque y desde el triple, más opciones tendrá de victoria final. Y de momento los números de los playoffs dicen que L.A. tiene mejores porcentajes de tiro así como mejores medias en las principales estadísticas, pero eso sólo son números…

Los Denver Nuggets estuvieron a punto de protagonizar la sorpresa de ser eliminados fácilmente en primera ronda por los Utah Jazz, y al final se cargó a unos Clippers que apuntaban a finalista de conferencia y hasta campeón de la liga antes de empezar la competición. Muchos consideran que en teoría “allanó” el camino de los Lakers hacia la final… aunque mal harían los angelinos en confiarse porque incluso aunque la eliminatoria se ponga de cara, Denver demostró que no se rinde y si remontó dos veces bien podría hacerlo hasta una tercera vez.

Leer más

viernes, 11 de septiembre de 2020

Tiro de tres: confianza, obligación y estadística avanzada

Por Jorge

Los playoffs de la NBA son una fuente inagotable de jugadas, datos y demás detalles, y hace poco hemos asistido a una nueva actuación estelar de un joven jugador, en este caso de manera sorprendente por no tratarse de una superestrella, aunque no sirviera para dar la victoria a su equipo.

Luguentz Dort, rookie de Oklahoma City Thunder, hizo el partido de su vida en el séptimo de la serie de primera ronda entre OKC y los Houston Rockets. Su anotación pasó a ser una de las mayores conseguida por un novato en un partido definitivo de una eliminatoria de playoffs.



Ahora a muchos aficionados les basta con datos y “highlights” para darse por satisfechos, y cuando se levantan por la mañana después de una larga noche de baloncesto NBA, miran estadísticas y resúmenes y se hacen un todo de una parte. Y a veces, si repasas el partido completo te das cuenta de que no todo es tan bonito como nos lo quieren vender, o que se pueden encontrar algunos detalles que pasan desapercibidos.

Este caso de Luguentz Dort puede ser un buen ejemplo, así que voy a tratar de examinar buena parte de los tiros exteriores que hizo aquella noche estelar, y de paso llegar a unas conclusiones que quizá no dejen es buen lugar al abuso del triple y de la importancia que le atribuyen muchos por culpa de la estadística avanzada.

Dort hizo 6 de 12 en triples, y ese es un dato notable al que no se le puede poner mucha pega. Ya quisieran muchos jugadores firmar ese porcentaje (con ese número de lanzamientos) en cualquier partido. Ahora bien, repasando buena parte de las opciones de tiro de tres que tuvo en aquel partido, quizás deja a las claras que no se trata de un tirador, y que se vio forzado a tirar porque Houston en ocasiones le dejaba, y porque quizás era lo que esperaba su equipo de él.



La confianza en el tiro depende de muchos factores, pero a mí me parece que son vitales el acierto previo y la seguridad que te den compañeros y entrenadores cuando fallas.

En cuanto al acierto no se puede decir que Dort destaque ahora mismo como un anotador de tiros de tres puntos. En su etapa universitaria, sólo un año en Arizona State, su porcentaje en el triple fue discreto (31%), aunque sí se puede decir que era un tirador de triples (5 por partido). Ahora en su corta etapa NBA, jugó 36 partidos (23 minutos de media) este curso para no llegar a un triple anotado pero manteniendo su porcentaje universitario (30%).

Esos datos hacen que se pueda entender que los Rockets jugasen en defensa a flotarle, y conceder el tiro de tres a tan bisoño jugador, aunque no parece que esa estrategia fuera tan decisiva, y es que curiosamente Dort estuvo más acertado en las derrotas de su equipo (27,5%) que en las victorias (23,8%), para un total bastante flojo 26% (13 triples de 50 intentos). Así y con todo, poco faltó para que en el último partido se convirtiera en el héroe de la eliminatoria.

La verdad es que fue una sorpresa que sin jugar en el primer partido de la serie, y que no olvidemos que se trata de un jugador con contrato dual, es decir, que puede “subir al primer equipo” pero que juega en el vinculado de la “G League”, luego pasase a ser titular y jugar 29 minutos de media. Ni que decir tiene que tampoco es muy normal que en este momento decisivo de la temporada pasara a ser la quinta arma ofensiva del equipo con casi 13 tiros por partido, por delante de Danilo Gallinari y Steven Adams. Pero es que además fue el que más triples tiró jugando un partido menos que las estrellas del equipo.

Ese “despliegue ofensivo” sólo se puede entender gracias a la “confianza” que le dieron tanto sus compañeros como su entrenador a lo largo de estos partidos. Sin embargo, una cosa es que el rival te invite a tirar, que tu equipo te anime a hacerlo aunque falles, y otra bien distinta cómo hagas esos tiros si antes no estuviste en una situación similar.

Futuro de Dort

Vista buena parte de sus triples tomados (o que dejó de hacer), parece evidente que Dort fue un tirador (porque le tocó tirar) para OKC, aunque su comportamiento no es propiamente el de un tirador, y desde luego está lejos de ser un anotador de triples.

Tirador de mecánica lenta, duda en la mayoría de sus acciones (poca confianza que provoca varias pérdidas de balón), abusa de fintas “al aire” innecesarias cuando tiene tiempo y espacio para tirar (su mecánica no es rápida), y cuando recibe un marcaje más severo de un defensor que llega en movimiento, lejos de forzar una posible falta en el tiro, tampoco utiliza el recurso de la finta y tiro de media distancia tras bote, algo que sí saben hacer grandes tiradores (me vienen a la cabeza J.J. Reddick o Eric Gordon). Por cierto, de haber aplicado alguna de esas dos opciones en la última jugada, quizás el desenlace de la eliminatoria habría sido otro.

Vaya por delante que no pretendo criticar e infravalorar a Luguentz Dort, que bastante mérito tuvo con hacer frente a tamaña responsabilidad anotadora cuando este jugador canadiense no deja de ser un novato de sólo 21 años con apenas experiencia profesional.

Tal vez Billy Donovan, entrenador de los Thunder, pudo haber hecho uso de una mejor combinación de jugadores en la pista, y tener a mejores tiradores en el campo (Abdel Nader y Mike Muscala), y hasta buscar otras maneras de jugar que no les hiciera depender tanto del tiro de este rookie al que, la verdad, en muchos momentos se le veía sobrepasado.

Quién sabe si Dort podrá llegar a despuntar en el futuro, aunque apostaría porque esta actuación se quedará en una bonita historia para los libros de datos de la NBA, y es que su complexión física (98 kilos para 1,91 m) no invita al optimismo de cara a ver un futuro gran tirador de tres puntos, pero nunca se sabe, igual con entrenamiento…

Estadística avanzada

La estadística avanzada permite hacer un análisis pormenorizado de multitud de situaciones del juego de tal manera que se puede medir por ejemplo el porcentaje real de acierto en tiros de campo lejos de los números tradicionales de porcentaje de tiro a partir del número de intentos y aciertos, así como detalles que antes serían intangibles como el porcentaje de éxito de un ataque a partir del bloqueo/pantalla de un jugador, y hasta la estimación de las victorias que genera un jugador para su equipo.

Nadie duda de esas posibilidades de análisis, y es lógico utilizar esa información para mejorar entrenamientos y juego buscando la mayor eficiencia posible. Sin embargo la ciencia ofrece datos fríos que no siempre se ajustan al contexto de un juego en el que, no olvidemos, concurren multitud de situaciones cambiantes a las que se tiene que adaptar el jugador y tomar en cada momento la mejor decisión si quiere tener éxito.

A mi juicio la estadística avanzada debe ser un apoyo para mejorar, pero no podemos olvidarnos de elementos que la estadística no tiene en cuenta como el cansancio y las lesiones, o la ansiedad y el factor mental que tan decisivos puede ser durante un partido.

La estadística avanzada puede indicar que conviene hacer tiros de tres o en la zona para tener más opciones de victoria, pero eso no quiere decir que cualquiera pueda hacer ese tipo de tiros. Y por supuesto si el juego te lleva a tener que hacer otro tipo de tiro (¡ay, la media distancia!), hay que estar preparado para tomar la decisión adecuada y hacerlo.

Una máxima del baloncesto profesional (y seguramente de cualquier baloncesto) dice que cada jugador debe tender a hacer en la pista aquello que mejor sabe hacer, y sin embargo a veces vemos a muchos tomando tiros que no debieran, y desde luego equivocando sus decisiones más veces de las que le gustaría a los entrenadores. Y quizás en este caso de Luguentz Dort tenemos un ejemplo de jugador que tuvo que hacer aquello que no es su mayor virtud en la pista porque el “guión del equipo” decía que había que tirar de tres.

Para terminar con la estadística avanzada, apuntar que el equipo de Los Angeles Lakers de la temporada 1986-87 anotaba 115,6 puntos por cada 100 posesiones, la mejor eficiencia ofensiva conocida hasta la llegada de los fantásticos Warrios de 2016-17, y su ataque destacaba por el contraataque, las canastas en la zona y el “skyhook” de Jabbar al poste, es decir, el triple no era un factor determinante. Ahora mismo no se vislumbra que se vuelva a un estilo similar, pero a lo mejor habría que equilibrar más el juego, y no dejar que el tiro exterior ocupe un porcentaje tan alto de la finalización de los ataques porque es baloncesto es mucho más.

Leer más