viernes, 18 de julio de 2008

El mejor baloncesto de la historia

Por Jorge

José Manuel calderón ha dicho recientemente que “que tenemos el equipo con más talento de los últimos años”. Supongo que el base extremeño compara la situación actual con la vivida por el mismo en anteriores convocatorias nacionales. Lo cierto es que si esa comparación no la hace él, la harán los aficionados o los medios de comunicación. En nuestra cultura y eso incluye el deporte, tendemos a la comparación constante. Concretamente en baloncesto es habitual el baloncesto ficción imaginando lo que pudo haber ocurrido si tal jugador no se lesionase o discutiendo acerca de si un equipo del pasado fue mejor que otro de ahora o viceversa.

¿Qué opinaran estas leyendas?

Las palabras de Calderón me sirven de excusa para ofrecer mi propia versión acerca de la tan habitual diatriba que nos ocupan las comparaciones entre el juego de distintas épocas o entre distintos jugadores. Por supuesto no pretendo hacer proselitismo a favor de mi versión, tan solo expondré como lo veo y que quede claro que no soy muy partidario de estas comparaciones. Cada uno tiene su verdad.

Objetivamente, con determinados datos en la mano, las comparaciones si pueden ofrecer algún resultado. Así, en la NBA el mejor equipo de la historia son los Boston Celtics que para eso han ganado diecisiete campeonatos. Y el mejor jugador de la historia es Bill Russell que ganó once campeonatos incluidos dos como jugador-entrenador. Por supuesto dicho así, esto queda muy frío, y siempre se agradece más la discusión y las comparaciones basadas simple y llanamente en el juego. Por eso, mi reflexión tiene que ver con la discusión frecuente de que antes se jugaba mejor o que los jugadores tenían mejor técnica individual o mejor conocimiento del juego.

Indudablemente generalizar conlleva riesgos. Ni antes ni ahora todos los jugadores o todos los equipos son iguales. Siempre los hay que juegan mejor o peor. Pero en general, no tengo dudas al afirmar que el juego de hoy en día es mucho mejor que el practicado en tiempos pasados, igual que el futuro juego será mejor que el actual.

Mi explicación es sencilla. La evolución es así, le pese a quien le pese. La base del deporte son los deportistas y mientras estos tengan mejores condiciones físicas y mejores medios y conocimientos para su entrenamiento, también será mejor su juego. Otra cosa será que nos guste más o menos, o que sintamos añoranza por las sensaciones vividas en otras épocas.

Es común entre los aficionados a la NBA la nostalgia que se padece cuando se compara el juego, los jugadores y los equipos actuales con los de los años 80 (época de Magic y Bird, o sea de Lakers y Celtics) e incluso para los más jóvenes con los de los 90 (época de Jordan y sus Bulls). Es cierto que las sensaciones iniciales nunca podrán ser comparadas con las posteriores debido a que tendemos a idealizar lo vivido, pero siendo realista el juego de aquellas épocas era menos completo que el actual. Quien tenga dudas que repase sus videos o que visite Internet para conseguir partidos de otras épocas. Nos empeñamos en quitarles méritos a las figuras actuales porque carecen del halo con que las infundíamos antiguamente, pero ahora es tal el nivel de exigencia física y técnica, es tal el nivel defensivo (no siempre bien ejecutado pero si destacado por su esfuerzo) que para que algunos jugadores del pasado pudieran conseguir ahora una mísera canasta necesitarían poco menos que un milagro.

En definitiva, Calderon tiene razón, esta selección es la mejor o al menos es la que mejor baloncesto puede hacer. Que lo haga o no eso será otra historia que pronto descubriremos…



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!