miércoles, 20 de agosto de 2008

Cuartos de final españoles

Por Jorge

Cruce de cuartos de final soñado. El más tranquilo de la historia del baloncesto español.


El buen planteamiento inicial allanó el pase a semifinales. (foto: acb.com)

La excelente defensa y la actuación ofensiva de Pau Gasol (20 puntos y 10 rebotes), unido al desacierto croata y las aportaciones puntuales del resto de jugadores españoles fueron suficientes para sellar el pase español a las semifinales.

Caras de concentración en el corrillo del quinteto español antes de iniciar el partido auguran un excelente trabajo defensivo que ahoga a los croatas. Esto se une al trabajo ofensivo de Pau Gasol en el juego interior permitiendo una renta clara desde el principio: 12-2.

Croacia llega tarde al partido: anota su primera canasta de campo después de casi siete minutos de juego. Todo ello por la buena defensa española que alterna alguna presión que precipita a los croatas (seis pérdidas en el primer cuarto).

Descansando Pau en el banquillo, el relevo ofensivo será tomado por el juego exterior. Un primer triple de Garbajosa, le permitirá amenazar para dividir y doblar en un par de ocasiones. Luego será Calderón que anotará dos triples saliendo muy enchufado desde el banquillo. 22-11 al terminar el primer cuarto.

En el segundo cuarto parcial igualado de 15-15 gracias al acierto de Planinic y Banic por los croatas. España se mantiene en el partido gracias a la defensa nuevamente. Notable el trabajo de Carlos Jiménez en el rebote defensivo e incluso soltando un hachazo, pitado como falta antideportiva, para evitar una canasta fácil. Nada que ver con la apatía y falta de garra mostrada en otros partidos, especialmente el de Estados Unidos.

Ofensivamente los nuestros se mantienen gracias a Pau y el acierto de Felipe Reyes con varios tiros anotados desde la cabeza de la bombilla. 37-26 al descanso.


Defensa férrea e insuperable para los croatas. (foto: acb.com)

En la segunda parte se repite la historia. Croacia no anota hasta pasados tres minutos de juego, pero es que sólo consigue cuatro canastas en juego (incluido un triple) en todo el cuarto.

A la buena defensa española se añaden en ataque los tiros libres y un par de tiros anotados por Garbajosa, incluido un triple de discutible selección pero habitual en él cuando tiene confianza, que mantienen la ofensiva frente al desacierto general en el tiro exterior (varios triples fallados por Jiménez aunque bien tirados). 14-12 de parcial en el tercer cuarto, para un 51-38 total.

El último cuarto se inicia con un triple de Marko Tomas apagado ante el buen marcaje español, pero es respondido con un par de canastas rápidas de Rudy saliendo de bloqueos por línea de fondo, que desesperan al entrenador croata que pide tiempo muerto con menos de minuto y medio jugado.

A la vuelta del tiempo Rudy saca a Tomas del partido con una falta de ataque que le saca de quicio y que luego le llevará al banquillo. Cambio que le protestará a su propio entrenador.

Con Tomas fuera y con varias canastas españolas de Mumbru, Reyes y Pau se finiquita el partido llegando a tener más de veinte puntos arriba. Croacia maquillará el resultado luego con varias canastas producto de la relajación defensiva española. Parcial final: 21-21 para un 72-59 final.

Notas positivas

- Partido solventado con relativa facilidad que permitirá mantener cierta frescura para los próximos partidos. Además a ello se une la tranquilidad mental de saber que ahora se tienen dos oportunidades para conseguir medalla.

- Destacar también la mejor aportación de Garbajosa desde la defensa en detalles menos vistosos, pero que propician que aumente su confianza en ataque, llevándole incluso a forzar penetraciones en bote que prácticamente no le habíamos visto desde sus lesiones.

Notas negativas

- Continuamos con el desacierto exterior (6-19 en triples), lo que acrecenta la dependencia ofensiva de Pau Gasol. Puede leerse por el lado positivo de que en los dos partidos que quedan pueda romperse la racha cuando más falta hace.

- La salida cojeando de Calderón con una posible lesión muscular en su pierna, que esperamos que sea sólo un susto. A tenor de sus sonrisas en el corrillo final de los jugadores españoles auguran que será así.

CUARTOS DE LAS CHICAS


El esfuerzo de las chicas no fue suficiente para llegar a semifinales. (foto: feb.es)

Muy bien jugado hasta el minuto 15 de la primera parte. En la segunda parte del segundo cuarto, arreón ruso pero mantenemos el tipo más por errores suyos que por aciertos nuestros. Descanso y a esperar que recompongamos ideas.

A la vuelta del vestuario, nada de nada. Ya dejamos de correr (que es lo que nos dio ventajas de más de 15 puntos en el segundo cuarto) y a marear la perdiz. Sesteamos y Rusia en el tercer cuarto empieza a enchufar arropados por el apoyo de la grada que ya se había aliado, no con el débil, pero si con quien había estado claramente por debajo en el marcador. Seguramente el público deseaba un enfrentamiento Estados Unidos-Rusia para la semifinal, que es más morbosos históricamente hablando, y ahora más con la presencia de Becky Hammon (estadounidense nacionalizada rusa) en el bando ruso.

Ultimo cuarto para olvidar. Ellas anotan con facilidad, y a las nuestras se les encoge el aro. No cogemos un rebote y en todos los balones divididos ganan ellas. Generalmente nos quejamos de que las españolas tienen dificultades contra equipos más altos y fuertes, pero es que no quita rebotes de ataque Korstin (1,82), es decir, la altura no es excusa. Si no se ponen ganas, si no se cierra el rebote, cualquiera te lo quita, tenga la altura que tenga.

Seguramente el desacierto ofensivo y el haberse visto tan arriba en el marcador durante buena parte del partido pasa factura. Desanimadas, ya es más difícil anotar y coger rebotes. Para colmo, el seleccionador vuelve a sufrir una pájara y no hace cambios y no pide tiempos muertos hasta que la diferencia ya es insalvable, por marcador y por tiempo que resta de juego.


El seleccionador Evaristo Pérez no ha tenido un buen campeonato. (foto: feb.es)

Como casi siempre, encomiable el esfuerzo de las chicas españolas durante todo el campeonato. Pero como ya se dijo, la desgana (y derrota) del primer día contra Chica se ha pagado. Esto ya es baloncesto ficción, pero seguro que no hubiese sido la misma película jugando los cuartos contra Bielorrusia. El desacierto ofensivo de jugadoras veteranas como Elisa Aguilar, Laia Palau y Amaya Valdemoro han sido un lastre durante el campeonato, con el añadido de la pésima rotación que en general ha ofrecido el seleccionador. A ello también se han unido errores del cuerpo técnico a la hora de saber utilizar los tiempos muertos para aplacar malas rachas del equipo.

Mal sabor de boca, probablemente por las altas expectativas que teníamos algunos (recordemos que son subcampeonas de Europa), y que pese a haber conseguido un quinto puesto que es la mejor posición obtenida en unos Juegos Olímpicos (después de tres participaciones), no esconde el juego irregular en general durante todo el campeonato. Sólo se jugó bien o muy bien contra la República Checa y durante la primera parte frente a Estados Unidos. Ahora será el turno de la federación y sus técnicos para hacer balance y planificar las futuras actuaciones del equipo nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!