jueves, 16 de febrero de 2012

Copa ACB 2012 que me gustaría

Por Jorge

Me cansa leer y escuchar, entre los equipos más humildes, aquella manida frase de que el premio es haber llegado hasta la fase final. Está muy bien, pero si hay que ir se va, pero ir para nada… Que alguien les diga a todos esos equipos modestos que ellos cobraran menos pero también son profesionales, así que no se pongan la venda antes de la herida, que para consolarse después de una derrota con la frase de marras ya tendrán tiempo.

Copa ACB 2012

(foto: acb.com)

Los equipos de grandes presupuestos tienen plantillas para arrasar (incluso regalando a alguno de sus jugadores a sus modestos rivales), pero hasta que nadie demuestre lo contrario, y nadie lo demostrará, al baloncesto se juega cinco contra cinco, y a partido único la posibilidad de sorprender a los grandes es mayor.

- Caja Laboral Vitoria– Lagun Aro San Sebastián

Lagun Aro empezó la temporada tan mal que Sito Alonso estuvo con el agua al cuello dispuesto a estrenar la nómina de entrenadores defenestrados antes de acabar la temporada.

La paciencia, santa virtud que deberían aplicarse todos los clubes, la suerte, el trabajo, o una combinación de las tres han permitido que el equipo donostiarra levante el vuelo hasta meterse en la Copa. Baskonia está en su temporada más floja de los últimos años (ya quisieran muchos tener siempre una temporada así de floja), y viene de pifiarla con otro modesto (Obradoiro) en liga, ¿por qué no pueden los de San Sebastián dar la primera sorpresa?

- Barcelona Regal – Lucentum Alicante

La sorpresa aquí esta más complicada, y no porque Lucentum no tenga sus opciones, sino porque el Barça tiene tal solidez que se tiene que dar la cuadratura del círculo para derribarles, y que consistiría en el tópico de que los favoritos tienen que hacen un partido muy malo y los alicantinos uno casi perfecto.

Pero torres más grandes han caído, y cuando todo el mundo daba por hecho que la salida de su mejor jugador (Kyle Singler) iba a enviar a los de Alicante a pelear por salvarse de la quema, lo cierto es que han mantenido el rumbo y teniendo en cuenta que no tienen nada que perder…
Al menos si no se da la sorpresa, esperemos que no se repita el lamentable precedente de liga ACB (65-49 para el Barcelona). La Copa, además de por el colorido de las aficiones o por la emoción de los resultados, tiene que ser sobre todo un espectáculo sobre la pista y resultados como ese difícilmente encandilaran al público que esté presente en la ciudad condal o que lo vea por la televisión.

- Unicaja Málaga – Cajasol Banca Cívica Sevilla

A priori la eliminatoria más igualada. En liga los de Málaga ganaron en Sevilla de cuatro (68-72).

Los sevillanos vienen de sufrir un repaso en toda regla en la última jornada (63-98) frente al Madrid, pero harían bien los malagueños de no fiarse de un equipo que entrena Joan Plaza. A buen seguro que éste preparará magistralmente el partido y veremos un gran duelo desde los banquillos.

- Real Madrid – Mad Croc Fuenlabrada

Baloncesto Fuenlabrada por fin ha conseguido su merecido patrocinador, y a buen seguro que querrá regalarle a éste y a su afición el espectáculo que habitualmente da por las canchas ACB.

Los dos equipos juegan alegre. Ojalá mantengan su filosofía de juego en esta eliminatoria para deleite de los aficionados. El Madrid apoyado en sus grandes jugadores, y el Fuenla sacando el máximo rendimiento a sus recursos. El mayor desequilibrio debería estar en el juego interior y el rebote.

Mi deseo pues es que ganen San Sebastián, Alicante, Sevilla, y Fuenlabrada. Difícil, seguro. Opciones, tienen. ¿Por qué no? Ahora bien, los resultados que me gustan darían para abrir otro debate: ¿son éstos los resultados que le conviene a nuestro baloncesto?

Para muchos lo ideal sería una ansiada final entre los dos equipos futboleros, Real Madrid y Barça, garantizando mejor audiencia y a priori mayor espectáculo que capte la atención de aquellos que no tienen ningún interés por el baloncesto a lo largo de toda la temporada. Sin embargo para mí que quienes si seguimos nuestro deporte habitualmente, nos gustaría más una Copa alocada.

En esta competición no faltan partidos de resultado igualado, prórrogas, mayores apuros para los grandes, pero sorpresas de verdad hay que buscarlas en el baúl de los recuerdos. Y estoy hasta las narices de ver siempre a los mismos equipos en semifinales y en la final. Entonces con el permiso de todos, que viva la locura, así que espero que esta sea la Copa de la rebelión de los pequeños y que no tengamos que irnos sólo al baloncesto de la NCAA para que aparezcan “cenicientas” que llegan hasta el final del baile.





P.S.: Un inciso. Para aquellos que tengan la suerte de estar en Barcelona, no dejen de pasarse por los partidos de la
Minicopa. Espectáculo a menor escala, pero la mayoría de las veces más gratificante de ver y disfrutar. Todavía recuerdo el año que Ricky la jugó y la pudimos seguir por televisión gracias a Localia. Lástima que ahora sólo se televisen torneos de categorías inferiores en fútbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!