sábado, 28 de junio de 2008

El camelo del draft

Por Jorge

He tenido la oportunidad de ver con unas pocas horas de diferido la última ceremonia del draft. Bueno, hasta el la elección Nº 25 (ya te dije Loren que pusieras mucho tiempo de grabación que esto era eterno), suficiente para sacar alguna conclusión.


(fuente: nba.com)


Primero que no comprendo esa duración exagerada. Tengo grabadas tres horas solo para la primera ronda, cuando simplemente se trata de decir unos nombres y hacer unas breves valoraciones sobre el juego de estos muchachos. Se hace eterno e insufrible hasta el punto que reconozco que rebobine en bastantes ocasiones hasta el punto en el que el señor Stern citaba algunos de esos nombres. Y segundo, que no entiendo el camelo de ofrecer imágenes –previas a la elección del Nº 1–, de una habitación con siete u ocho tipos, ojeadores supongo, de los Bulls con una mesa llena de papeles y portátiles como si todavía estuvieran debatiendo a quien elegir. Si a falta de 5 minutos todavía tienen dudas, mal vamos. O todos son muy buenos, o todos son mediocres, y la línea que separa el acierto y éxito futuro del equipo, del error y fracaso estrepitoso es muy fina.


Cantidades ingentes de imágenes del juego, entrenamientos, test físicos y médicos, más entrevistas personales deben ser avales suficientes para que un grupo cualificado de especialistas en la materia, se supone, tengan todavía titubeos. Por cierto, más que personas, parecen ganado listo para la venta. Vala la anécdota al respecto cuando mi santa madre después de una ojeada a lo que estaba viendo me preguntó que si estaban comprando jugadores; hasta la expresión me chirría pero no se podría describir mejor.

Derrick Rose ha sido elegido Nº 1. Todo el mundo emperrado en que los Bulls han seleccionado un base. Le vi jugar en la final four universitaria de este año y me parece que en el partido previo a ésta. Si mi memoria no me falla, un “penetrador” atlético con tiro no muy fiable y de corto alcance. No le recuerdo especialmente dando pases como se le supone a un base. Es más, las imágenes que ha ofrecido la televisión americana acompañando su elección era una sucesión de entradas y tiros de todos los colores, y al final un par de pases no muy complicados. Miro las estadísticas de su única temporada en la liga universitaria y no llega a cinco asistencias por partido. Vaya, un base un poco peculiar.

Los yankees usan el término guard para referirse tanto al base como al escolta, pero también tienen otros términos como point guard –lo que sería el base “puro”, el director de juego– y shooting guard –base tirador o lo que sería el escolta tal como se ha entendido siempre–. Se puede entender que el guard es el jugador que es capaz tanto de jugar como director de juego como de base tirador, pero una cosa es ser capaz, y otra muy distinta lo que se haga habitualmente en el campo. También Pau Gasol es capaz de subir la bola en un contraataque dando el pase final a Odom, o anotar un triple o un tiro de media distancia sin ser por ello un guard-forward-center. El escolta por antonomasia ha sido Michael Jordan, al que siempre se le denominó en Estados Unidos como un guard. No es que menosprecie las habilidades pasadoras que tenía, pero ha sido el ejemplo más claro de anotador entendido como el jugador que recibía para anotar canastas en toas sus variedades posibles.

Ya estoy un poco mayor –y más que espero estarlo, por supuesto– y entiendo que Chicago no iba a elegir un Corbalán, pero si al menos algo parecido al base por excelencia de los últimos años: Steve Nash. Un jugador que distribuye juego a diestro y siniestro, pero que también se puede fabricar sus tiros e incluso como le dejes una mínima ventaja no la va a desaprovechar. En
http://www.hoopshype.com/ comparan a Rose con Chris Paul No me parece por lo que le he visto, pero desde luego si es o llega a ser similar, si estaremos ante un base tal y como se entiende ahora. Aunque repito, debe ser que le vi en los pocos partidos en los que no destacó por el pase. Sirva esto también para dejar claro que no es ni fácil ni aconsejable juzgar a un jugador por un par de partidos.

Espero equivocarme y que Rose sea el base que necesitan los Bulls. Estoy deseoso de que empiece la pretemporada y poder ver como se desenvuelve con los profesionales.

ALGÚN APUNTE MÁS

Entre los comentarios que pude cazar entre rebobinado y rebobinado me llamó la atención un par de ellos.

La televisión americana indicaba un aspecto del juego en el que debía mejorar cada jugador seleccionado. En una ocasión hicieron referencia al tiro como tal aspecto y el comentarista del plus dijo algo así como que si eso era lo mejorable no había problema porque con el tiempo…Desde luego es cierto que el tiempo lo cura, pero no es menos cierto que es más importante la práctica, por lo que me sorprendió la rotundidad del comentario. Sirva de ejemplo el caso Shaquille O´Neal. Todavía recuerdo que impacto que supuso a la liga –y a un servidor como aficionado– la llegada de Shaq. Su talón de Aquiles los tiros libres. Iluso de mi pensé, bueno, con el tiempo mejorará…hasta hoy. Es verdad que los hay que mejoran, por ejemplo Karl Malone terminó anotando un 75% de sus tiros libres que no es una barbaridad, pero para alguien que apenas empezó pasando del 50% esta muy bien. Pero O´Neal es una demostración de que el tiempo no supone la mejora sino casi al contrario sino va acompañado de práctica. Tirar 100 tiros libres con un pasador no ocupa más de 15 minutos. ¿No ha tenido Shaq 15 minutos en cada entrenamiento a lo largo de su carrera? ¿En qué consisten las tan comentadas sesiones matinales de tiro previas a los partidos? Misterios sin resolver.

Más. Durante la elección de Batum, jugador francés, el comentarista citó como principal defecto del jugador su frialdad (traducible como falta de sangre en momentos puntuales del juego) y le comparaba a Boris Diaw. Es cierto que Diaw también es frío, pero he visto jugar a Batum varios partidos de euroliga esta temporada más algunos partidos anteriores con sus selecciones de categorías inferiores, y desde luego que a su lado, Diaw parece un jugador “encendido”. Casí le compararía más con el alero francés que jugó en el Real Madrid y que ahora se “arrastra” por Seattle, Gelabale. Con el añadido del tiro más lento de la historia del baloncesto incluso superando a Bodiroga. Eso sí, apoyándose en un salto tremendo. Diría que debe mejorar su tiro porque si encima no tiene sangre…

Añadir un comentario de papel couché para hablar de la pasarela draft. Lamentable los trajes y esmóquines que les quedan como un tiro a más de uno, pero encima combinados con las gorras del equipo, toda una patada al buen gusto. No digamos ya la imagen de la noche: Robin Lopez su minigorra para su pelo afro. De chiste.

Por último, cerrar con una petición de cordura que debería exigírseles a los equipos profesionales que se dedican a seleccionar a chavales imberbes que no solo destacan por una falta de lectura o conocimiento del juego brutal si la comparamos con jugadores de mayor recorrido (el ejemplo más evidente, los europeos), sino también por la ausencia de conocimientos académicos que hacen que luego no sorprenda los arrestos por conducir ebrios, las denuncias por asaltos o agresiones, etc. La NBA debería exigir mejores trabajos de scouting de los ojeadores que no dejan de deslumbrarse por mínimos detalles de unos chavales cuyo grado de madurez deportiva y humana sería otro con el paso de los años de entrenamiento deportivo en las universidades así como con el paso de los libros. Aunque los ojeadores lo arreglan todo con el tan cacareado potencial ya se sabe que las prisas no son buenas consejeras, y son tantos los que se quedan en el camino…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!