lunes, 25 de agosto de 2008

¡¡¡GRACIAS SELECCIÓN!!!

Por Jorge

Para los que vivimos la anterior final olímpica ha sido como revivir viejos recuerdos. Recuerdo como si fuera ayer que mi padre no me dejó quedarme a verla por la tele y me tuve que conformar con escucharla por la radio en la cama. Esta vez si he podido verla y también se mantendrá imborrable en mi recuerdo como lo seguirá estando la anterior.


Estas leyendas ya tienen dignos sucesores. (foto:feb.es)

24 horas después las sensaciones siguen siendo intensas pero ya más sosegadas. Ayer la situación era otra. Inmediatamente después del partido recibo una llamada telefónica de mi hermano para preguntarme que me ha parecido. Mi voz me delata, estoy hecho polvo (lo estamos los dos). Después de un “pues ya has visto”, viene la retahíla: es que los pasos que no les pitan y que suponen equis puntos, es que daban ostias a diestro y siniestro, y con lo bien que hemos jugado…

Después de ese desahogo inicial, viene la calma y la realidad. Ha estado muy bien, ha sido un gran partido, hemos jugado de tu a tu (si ya sé que quienes juegan son ellos pero desde aquí uno lo vive como si estuviera dentro de la cancha) a los NBA y solo unos pequeños detalles nos han privado de una victoria.

Tengo que confesar que el día anterior también hablé con mi hermano y los dos estábamos convencidos de que se podía ganar. Que no iba a ser fácil pero que se podía. Por supuesto, ello pasaba por estar bastante acertados y por tener un arbitraje normal (no necesariamente favorable). Ya escribí en su momento Primeros Errores Olímpicos (enlazar) que el arbitraje favorable a Estados Unidos era bochornoso, y que se haría difícil derrotarles con ese apoyo extradeportivo (del que por cierto no tienen culpa, imagino).

Además, confieso (sé que ahora suena ventajista) que tenía el pálpito de que Navarro iba a tener muchos minutos y que íbamos a estar en sus manos, y fíjate que así fue, y casi nos lleva al triunfo, eso sí, apoyado en todos sus compañeros que estuvieron bárbaros.

No quiero extenderme con el tema arbitral porque en breve escribiré una reflexión más extensa sobre el arbitraje en los Juegos, tan solo decir que conté (y seguro que se me escapo alguno) nueve pasos de salida no pitados que supusieron 15 puntos para USA. Ya se que estas son las cuentas de la lechera, pero si descontamos esos puntos a los yankees y añadimos alguno de resultas del cambio de posesión…España habría ganado.

Otro detalle, los tiros libres. USA tiró 21-16 en cada parte, España 22-7 (sí, sólo siete tiros en la segunda parte). ¿Acaso Estados Unidos dejó de defender duro y al límite?

Todo lo anterior no puede empañar la realidad, se puede decir que España jugó muy bien, que mereció ganar y todo lo que queramos, pero Estados Unidos ganó todos los parciales:31-38, 30-31, 21-22 y 22-27. Errores arbitrales y la habitualmente mencionada en estos casos mala suerte aparte, los españoles también tuvieron algunos errores notables como: permitir cinco jugadas de 2+1 por no dar el garrotazo con fuerza, dos palmeos en rebotes ofensivos de tiros libres o seis puntos de uno contra nadie a partir de tres robos.

Estos campeones han pasado a la historia. (foto:feb.es)

En todo caso agradecer al equipo español su esfuerzo hasta el final pese a llegar a estar en el segundo cuarto catorce abajo, y recordar como a falta de poco más de dos minutos para el final del partido, un triple de Jiménez nos colocó a cuatro y con la ilusión por las nubes. Lástima que el cabreo final por el tema de los pasos nos sacara de las pocas posibilidades que ya nos quedaban.

Algunos la han calificado como la mejor final olímpica. Los datos estadísticos de ataque (aunque las defensas fueron férreas y agresivas, recibir más de cien puntos en los dos casos no las deja en muy buen lugar) fueron sobresalientes: muy por encima los dos equipos del 50% en tiros de campo incluidos los triples, y con acciones muy espectaculares en los dos aros.

Una pincelada final para quienes me leéis desde fuera de España y que no pudisteis oír la retransmisión de televisión española. En la última acción del partido, cuando Navarro hacía gestos de cambio al banquillo antes de sacar de banda (por unos pasos pitados a Wade después de que le diéramos un par de mamporros, tiene narices la cosa), al parecer pedían que saliera esos segundos Calderón (otra pena no contar con el plus de su participación) al campo.

No sé si se negó el jugador o no quiso Aíto hacer el cambio. Desde luego, si fue lo último, mal gesto final del entrenador (que no empaña su buen trabajo), que todos sabemos que es muy serio y estricto, pero que en ese momento no hubiera estado de más el detalle.

Finalmente aprovechar desde aquí para dar las gracias a la selección por permitirnos vivir estos momentos, que seguro que no serán los últimos. Gracias a ellos se habla de baloncesto constantemente y para bien, y eso puede enganchar a la afición y sobre todo a los jóvenes. Nada que ver con la época de la anterior plata en la que nuestro deporte parecía poco menos que clandestino, y éramos cuatro locos aficionados los únicos que lo disfrutábamos. Ahora disfrutarlo todos.

2 comentarios:

Óscar dijo...

Fantástico partido, desde luego el mejor que he visto en mi vida. El primer cuarto es sencillamente alucinante, porque a pesar de que acaba 38-31 ninguno de los equipos defendió mal, sino que el acierto fue espectacular. Y luego nos deja tantas y tantas imágenes para la memoria: ese pase sin mirar a Ricky para mate de Gasol, el chuleo del mismo chavalín de 17 años a todo un Jason Kidd para dejar una bandeja fácil, el triple de Rudy que nos pone a 2, el mate de Rudy por encima de Howard (los de la NBC se volvieron locos con esta jugada)... Increíble todos.
Que sepáis que hasta los americanos reconocen que si no fuera por los árbitros no hubieran ganado, ahora mismo todo el mundo baloncestístico en Estados Unidos está alucinado con la selección española: desde equipos NBA que quieren repescar a Navarro, gente que te pregunta que quién es el tal Felipe Reyes, hasta que algunas páginas web ya dan a Ricky Rubio como número uno del draft de 2010.
Desde luego, nunca una plata supo tanto a oro como esta. A ver si al menos la aprovechamos en España para seguir ganando adeptos al que es, sin duda alguna, el deporte más maravilloso del mundo.

Espero con impaciencia esa entrada sobre el arbitraje de los Juegos... aunque total, para cabrearme un poco más :D :D

Un abrazo

Jorge dijo...

Nada que objetar. Totalmente de acuerdo, partidazo. Ya lo he visto dos veces.

Solo unos pocos detalles nos privaron del oro.

Pues si allí alucinan con los españoles, por aquí leo algún idiota que devalua lo conseguido y que considera que los yankees no jugaron a todo gas. Ver para creer.

En fin, me alegro que por allí te hagan disfrutan algunos compatriotas.

Um saludo.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!