lunes, 3 de noviembre de 2008

El Comportamiento de los Papás

Por Jorge

Lamento tener que escribir acerca del comportamiento de un padre y una madre durante un partido de baloncesto cadete masculino.

Los jóvenes son la base y deben de ser los únicos protagonistas del baloncesto. (foto: clubestudiantes.com)

Omito los nombres de los equipos del partido para evitar crear suspicacias, y porque por desgracia esta en una situación que se vive bastante más a menudo de lo que nos gustaría tanto en el baloncesto como en otros deportes en los que sus participantes son niños o jóvenes de corta edad.

Este pasado fin de semana, he tenido que dirigirme a unos padres a petición del árbitro, para conminarles a calmarse con la “amenaza” de si no desistían de su actitud tener que echarles del pabellón. Pues ante mis sencillas palabras no encontré sino más negatividad y malos modos como si fuera culpable de lo ocurrido, si es que se puede hablar de culpabilidad cuando un árbitro se equivoca, por muy grave que sea ese error, o cuando se produce un enfrentamiento entre algunos jugadores.

Entiendo que ante un golpe o rifirafe de su hijo con otro no queden impasibles. El sentido de protección es inevitable en la especie humana, y en la animal en general. Pero también hay que decir que en el baloncesto como en otros deportes de equipo el contacto es habitual y no por ello hay que pensar mal de nadie. ¿Cuántos golpes involuntarios que provocan cortes o lesiones se dan en la práctica deportiva?

Hervelle y su corte sufrido durante un partido. (foto: marca.com)

Sin ir muy lejos, el pasado sábado, durante un partido televisado (Tau Vitoria-Real Madrid) un jugador se llevo un golpe en una ceja y su posterior corte y sangrado escandaloso porque un jugador rival al poner un tapón cayó sobre él. Incluso en este caso entre jugadores expertos se produjo la misma reacción. Se tomaron la matrícula y al final del partido se produjo una tángana en el túnel de vestuarios. Otro bendito ejemplo de lo que no se tiene que hacer, y no se si todo el mundo se da cuenta de ello. Si los jugadores veteranos no se dan cuenta del error de su comportamiento, mal vamos. Y no me sirven arrepentimientos posteriores, amigo Felipe, que tu historial de niñerías crece sin parar, aunque eso es harina de otro costal.

Volviendo al tema que me ocupa, los padres si deben de ser modelo para sus hijos y más a edades tempranas, pues no saben el daño que pueden producir en su comportamiento, en su ánimo e incluso en su autoestima. ¿Se ha parado a pensar algún padre lo que siente su hijo cuando se pone a gritar como un poseso a un árbitro? ¿Y cuándo discute con los padres de los chicos del equipo rival? Desde luego que no, Ese chaval se está muriendo de la vergüenza, y le están poniendo en un compromiso con sus compañeros. ¿Y cómo lo pasa un entrenador, en muchos casos joven, en una situación similar? ¿Y qué le pasa a un árbitro, también joven en la mayoría de las ocasiones, que sufre estas protestas desproporcionadas?

Por cierto, ese primer aviso a los padres "díscolos" tuvo uno segundo aviso, y hasta un tercero que propició su salida del recinto deportivo bajo "amenaza" de llamada a la policía. Lamentable.

En definitiva, cuando unos padres “montan el espectáculo” echando más leña al fuego de los errores de los demás, en vez de apaciguar la situación dándole a las equivocaciones el mismo simple valor del desacierto que puede tener un jugador a la hora de errar un tiro o un pase, lo único que consiguen es que cada vez más jóvenes quieran dejar de jugar, de entrenar o de arbitrar.

El baloncesto no merece gente irresponsable que cuando acude a un partido de categorías inferiores se transforma en forofos que se creen que tienen libertad para insultar, agredir o protestar sin ningún tipo de impunidad. Animo aquí a todo aquel que pertenezca a clubes en los que se producen incidentes de esta naturaleza a cortar de raíz con estas situaciones, y asimismo animo a todos los chavales (jugadores, entrenadores y árbitros) a situarse por encima de estos “pirados” y a seguir amando el deporte que tan felices les puede hacer.

No quiero terminar sin dejar aquí varios enlaces a textos de personas más cualificadas que un servidor a la hora de reflexionar sobre el comportamiento de algunos padres y sobre la necesidad de cultivar un deporte saludable para nuestros jóvenes que serán parte del futuro del baloncesto.

Los padres, actitud y relaciones

Adultos, ejemplo vivido

Directrices para los padres de jugadores de baloncesto para ayudar a sus hijos

Consejos para los padres de jugadores de Minibasket

Ser padres tanto en casa como en la pista

1 comentario:

Anónimo dijo...

Weno weno...si tienes corresponsales por todo el mundo jejejeje. Lo primero un saludo a todos :)
Lo que comentas de los padres es alucinante.....pero en fin.
Que os parece los númeritos de Marc Gasol? Parece que el come-whoppers se puede hacer un sitio en la liga. Yo si que lo creia ...bueno yo creia que podía jugar alli y hcaerlo bien...pero ser una estrella?? No se.....esperemos acontecimientos ....y que los jugones del equipo O.J Mayo y Rudy Gay ( vaya tropa...) le pasen el balon.
Un tio que lleva 20 ptos al descanso y solo tira 11 VECES EN TODO EL PARTIDO???.....
Un saludito Jorge y demás y te animo a seguir con el blog..esta chulo y se habla de basket....
Esto es como alcoholicos anonimos ......me llamo Óscar y soy basketadicto.
Óscar Saori
:)

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!