lunes, 23 de marzo de 2009

Donde la NBA aburre hasta a las ovejas

Por Jorge

Menudo fin de semana se ha gastado San Antonio Spurs. Y no me refiero a las dos derrotas frente a los Celtics (77-80) y los Rockets (85-87) en su pista. El juego. Las sensaciones. ¿Candidato al título? Todavía falta temporada regular, y sobre todo la esperanza puesta en la vuelta de Manu Ginobili, pero visto lo visto…

Manu Ginobili: la esperanza de San Antonio. (foto: spurs.com)

Desde luego jugando como este fin de semana no le ganan a nadie. Y lo peor es que como supuesto equipo aspirante al título, sus partidos son televisados y los demás tenemos que aguantar el sopor de verles jugar.

Aquellos que aborrecen de la NBA y que dicen que solo se juega de verdad al baloncesto en playoffs no lo dirán por los Spurs. Y suerte que tienen de no verles durante la temporada.

He tenido la desgracia de ver sus dos últimos partidos. Y creerme, hacía siglos que no veía jugar tan mal al baloncesto. Agotando las posesiones sin saber a que jugar, mareando al personal pudiendo hacer un tiro de primeras para luego de botar y botar acabar haciendo un mal tiro. Entradas a canasta a trancas y barrancas sin saber muy bien que hacer con la pelota. Tiros abiertos totalmente solos que se fallan e incluso que no tocan ni aro. Tiros libres fallados uno tras otro…

Algunos dirán que es un equipo defensivo. Vale, es el equipo que menos puntos encaja por partido (92). Pero nada de nada. La gente llega hasta la cocina cuando quiere y como quiere, eso si, estacazos y mamporros a diestro y siniestro no les faltan. Y no sé si tendrán bula o no pero dando estopa como dan, no les pitan ni la mitad de faltas que hacen. 19 faltas de media por partido. Es una broma ¿no? ¿No quedamos que a la NBA no le interesaba este juego?

Los Spurs son un equipo desdibujado. Duncan deambula renqueante por la pista, Parker corre que te corre como pollo sin cabeza y en cuato le cierran el camino al aro se dedica a marear la bola con el yo-yo para luego terminar haciendo un tiro de cualquier manera, Ginobili en la enfermería y luego un inserso por banquillo. Me parece que ya se les ha pasado el arroz. Solo una resurrección durante los playoffs y sobre todo la llegada de la energía del excelente Manu (siempre que vuelva al 100%) podrán hacer que opten al campeonato.

Hace dos años durante las finales de la NBA y en relación con las bajas audiencias televisivas, el comisionado David Stern decía que ahora la gente prefería ocupar su tiempo haciendo otras cosas para luego ver el resumen del partido por Internet al día siguiente. En su momento no lo entendí, debo ser un poco lento, ahora ya me ha convencido.

Si juega San Antonio, mejor ver el resumen al día siguiente. Viendo los videos colgados en nba.com parece que sus partidos son la octava maravilla. En verdad, esos dos minutos y medio son lo único bueno que ocurrió. El resto morralla. Luego no digáis que no os avisaron. Eso si, el que quiera echarse una cabezadita, ya sabe, los Spurs son mano de santo.

El slogan de la NBA es: Donde ocurre lo increíble (Where amazing happens). Cuando juegan los Spurs debería ser: Donde la NBA aburre hasta a las ovejas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!