viernes, 11 de septiembre de 2009

Sensaciones de la primera fase española

Por Jorge

Las sensaciones no son buenas. No me gusta que el banquillo sólo jalee y anime cuando se consigue alguna acción positiva, mientras cuando alguien la caga, sólo se ven malas caras y algún reproche.

Ricky todavía no es Calderón pero si sale de está con nota...(foto: Fiba Europa)

Por no hablar de algunas caras que dan que pensar que esto no va con ellos, o es que tan confiados están, que juegan a medio gas como si la primera fase fuera de rodaje y trámite, siendo ahora cuando toca dar el callo de verdad.

No me gusta la gente y los equipos que van de sobrados, y como no creo que la selección española esté en ese grupo, aunque es más un deseo visto lo visto, espero que todo no haya dejado de ser una pesadilla momentánea y todo cambie en los próximos partidos.

Y es que algo es claro, se puede jugar mal, se puede perder, pero jamás se puede fallar en intensidad física (esfuerzo) y mental (concentración), y a veces parece que cada uno va a la suya a base de impulsos. Seguramente en esto tenga algo que ver el cuerpo técnico.

De momento me tengo que tragar las buenas palabras que dedique al equipo en el artículo anterior, pues pensaba que los amistosos no dejaban de ser meros trámites y que durante la competición todo cambiaría, pero nada de nada, de momento.

Los más optimistas ante cualquier pequeña buena acción o racha no deja de sacar pecho que rápidamente se viene abajo con rachas negativas que no se le habían visto a este equipo más que en el primer partido contra USA en Pekín o incluso en la final del Eurobasket de 2007 donde el juego fue bastante pobre seguramente que atenazados por la presión de tener que ganar en casa.

Los aficionados no terminamos de creernos lo que estamos viendo, esto no puede ser, estos saber jugar mucho mejor, estos tíos se supone que tienen hambre del oro que les falta, que todos son una piña a pesar de algunas ausencias (Calde, Berni y Jiménez), pero por ahora…

Como ya dije antes, el balance y las conclusiones finales se tienen que sacar cuando acabe el último partido de la competición, sobre todo por parte de la federación y sus técnicos, pero veo cosas que no me cuadran sobe todo desde el banquillo, y seguramente sin desmerecer a Scariolo, tanto cambio de seleccionador no puede ser bueno, porque cada uno quiere imponer su sello personal y se olvida de las cosas uenas que ya se han hecho. Lo de borrón y cuenta nueva no puede ser, y menos si utilizas a la mayoría de los anteriormente convocados.

Desaprovechar tácticas y métodos ya utilizados, y con probado éxito, por aquello de que no puedo “copiar” a tal o cual entrenador, cuando en realidad se están copiando unos a otros continuamente, no tiene sentido. Por poner un ejemplo sencillo, no recuerdo haber visto en todos los partidos de la era Scariolo ningún saque de banda o fondo en ataque con ánimo de sorprender y conseguir algo positivo inmediato. Simplemente nos dedicamos a poner la pelota en juego. Algo que por ejemplo con Aíto ocurrió muchas veces y con excelente rédito. Conste que solo es un ejemplo.

Pesic decía que este equipo estaba en cuesta abajo, y veremos si al final no va a tener razón. De todos modos, tiempo hay para darle la vuelta a la tortilla, y no hay que irse muy lejos para recordar algún partido jugado bastante mal en los pasados Juegos Olímpicos, o es que ¿nadie se acuerda de que se tuvo que ganar a China en una prórroga y después de sufrir lo indecible?

Como siempre nos mal acostumbramos, en los amistosos, bien por el apoyo del público, el beneplácito arbitral, y el aire festivo, y hace que todo se vea de color de rosa, y ahora que han venido mal dadas parece que todos son unos inútiles y que tienen que rodar cabezas, cambiar los sistemas, las rotaciones, etc.

A mi me parece que de momento otra de las claves ha sido el bajo rendimiento físico (no puede ser que a estas alturas tengamos a 9 jugadores con problemas físicos visto el esfuerzo que se ha hecho hasta ahora), bien por una preparación quizás no la más adecuada (de eso entenderán más los preparadores físicos y quienes planifican la concentración previa) y por todas las lesiones acumuladas que seguro que son consecuencia de lo primero. Hoy día, si físicamente no estás bien y si mentalmente te vienes abajo porque las cosas de repente se tuercen, cualquier equipo, hasta uno de los mejores, se deshace cual azucarillo.

De momento ahora toca Turquía que parece que está jugando de maravilla (no les he visto jugar ningún partido pero de momento ya parten con dos victorias), Lituania que nos dio para el pelo hace poco pero que parece que tampoco está para tirar cohetes ahora (pasa sin ninguna victoria a la segunda fase), y una Polonia que como local dará guerra con el apoyo de su público.

La segunda fase no se presenta fácil y al menos queda el momentáneo consuelo de que pasan cuatro de cada grupo de 6 y casi con una victoria se podría tener opciones de pasar, aunque lo ideal sería pasar de primeros o segundos para evitar a las en teoría selecciones más fuertes del campeonato (Francia y Grecia, junto a Turquía) en cuartos.

Total, que todo el mundo echa pestes del juego español, las sensaciones no son buenas, no gustan las rotaciones y direcciones de partido de Scariolo, ya estamos despotricando con las preparaciones previas y la necesidad de jugar más partidos fuera de casa, y tantas y tantas cosas, pero la selección sigue viva y con la sensación de que se está jugando al tran-tran. Si ahora se pone las pilas, recupera el ánimo, las sensaciones, y en algún caso la salud, luego el balance final podrá ser otro y todos estaremos saltando de alegría después de los sustos pasados. Seguiremos atentos a la evolución.

5 comentarios:

General Espartero dijo...

Pues yo no creo que juegan al tran tran. Están jugando en tercera porque no encuentran ni la cuarta ni la quinta, que de antes era ponerse y esas marchas entraban solas. Lo que pasa es que según cómo se mire esa situación puede interpretarse que juegan al tran tran, porque realmente es cierto que están jugando por debajo de sus posibilidades.

saludos

Jorge dijo...

No te falta razón, General Espartero, pero ya sabes, uno trata de agarrarse a lo que sea en su deseo de pensar que esta gente se puede poner las pilas y acabar jugando a su verdadero nivel.

La verdad es que tanto si uno se pasa por los "grandes medios" como por los blogs de los aficionados, la mayoría somos unánimes a la hora de sentirnos decepcionados por ese bajo nivel demostrado.

A todo añadiría que en verdad Serbia ganó sin hacer nada del otro mundo aunque no parasen de lloverles parabienes cuando luego cayeron fácil frente a Eslovenia; Gran Bretaña nos puso contra las cuerdas para luego acabar perdiendo con todo el mundo; y Eslovenia que parercia al final el gallito, tampoco hizo nada del otro jueves, y también cayo. Claro, que a este ritmo si seguimos jugando con fuego, en los momentos de la verdad nos podemos quemar.

Total, que queda esa sensación, de que vamos con la ley del mínimo esfuerzo. Veremos como sigue esto en la segunda fase porque ahora si que habrá que apretar algo más.

Saludos.

Mo Sweat dijo...

Pues sí, seguiremos muy atentos a la evolución, esperando que poco a poco se vaya recuperando el nivel habitual de los últimos años... ojalá.

Estoy de acuerdo contigo en lo de tantos cambios en el banquillo. Eso siempre puede jugar en contra, sobretodo teniendo en cuenta como iban de bien las cosas. Cuando algo funciona, no lo toques.

Saludos.

Jorge dijo...

Saludos Mo Sweat.

Y ni que decir tiene que comparto tu opinión en tu última entrada, pero ya sabes, envidias (Pepe Saez-Pepu), Aito que quería dejar su huella y aprovechar el momento para luego seguir su trayectoria en un club...

Quizás nos teníamos que haber echado todos a la calle para exigir la dimisión de Pepe Luis, que seguro que lo hace muy bien en temas burocráticos, pero que en temas deportivos no pasa de ser el típico que quiere salir en todas las fotos y estar en todos los apretones de manos cuando en verdad quienes ganaron y ganan las medallas son los jugadores y sus entrenadores.

Mo Sweat dijo...

Amén a esto último.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!