martes, 23 de julio de 2013

Basket Music (5): "Pistol" Maravich y Bob Dylan

Por Jorge

El pasado enero se cumplieron veinticinco años de la muerte de uno de los jugadores más espectaculares de la historia del baloncesto: Pete Maravich. Recordado ya en BA-LON-CES-TO cuando se citó la película que se hizo para glosar sus inicios baloncestísticos en la adolescencia.

Retirado del baloncesto profesional, y en plena pachanga jugando con un grupo de amigos se desvaneció y ya no volvió a despertar. "Pistol" Pete tenía 40 años, y su muerte conmovió al mundo del baloncesto, pero también al de la música. Bob Dylan, el famoso cantautor estadounidense, le había visto jugar en su día, y tras enterarse de su muerte dijo:
“La noche que lo vi jugar hizo un dribbling con la cabeza, anotó desde detrás de la espalda, encestó sin mirar, dribló a todo lo largo de la pista, lanzó una pelota al tablero y recogió su propio pase. Era fantástico. Anotó algo así como treinta y ocho puntos. Podría haber jugado a ciegas. (…) no me había olvidado de él. Algunas personas parecen haberse desvanecido, pero cuando de verdad se han marchado, es como si jamás se hubiesen desvanecido en absoluto”*
La muerte de Maravich inspiraría a Bob Dylan para componer “Dignity”:



El mejor anotador de la historia del baloncesto universitario estadounidense (NCAA) con un promedio superior a los 40 puntos por partido a lo largo de su carrera murió feliz haciendo lo que más le gustaba: jugar al baloncesto.




*Estas palabras se incluyen en la primera parte de un artículo imprescindible para conocer la figura de Maravich que fue publicado por JotDown.

2 comentarios:

Marcos dijo...

gracias por esta entrada, aunque ya algo mayor (solo algo eh), Pistol Pete me pilló muy crio y en España cuando apenas si empezaba a llegar aquí información sobre la NBA...pero viendo sus vídeos era la caña..

Jorge dijo...

Nada Marcos, siempre está bien recordar a las leyendas y disfrutar de su juego gracias al bendito youtube... :)

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!