martes, 7 de febrero de 2017

El lagunero opina… (54) Knicks 107 Lakers 121

Por Jorge


Buena plaza, por lo que tiene de mítico el Madison porque los Knicks deambulan con más pena que gloria por la liga, para conseguir la sexta victoria a domicilio de la temporada, y acabar con la racha de doce derrotas seguidas fuera de casa.

El partido comenzó con un nuevo experimento en el cinco inicial por parte de Luke Walton, que dejaba fuera a Deng y Mozgov (éste no pisó la pista ni un segundo), volviendo de inicio Randle más Ingram y manteniendo a Black en el puesto de pívot.

La jugada funcionó con Ingram y Randle muy activos con un par de triples y tres canastas respectivamente, frente a un solitario Carmelo Anthony que anotaba por encima del rookie (10 puntos) pero que no impedía el control en el marcador de los Lakers al final del primer cuarto (19-29).

La combinación Lou Williams y Jordan Clarkson sumaba 20 puntos desde el banquillo entre el final del primer cuarto y el inicio del segundo, mientras que Melo seguía siendo la única referencia ofensiva de los Knicks con 19 puntos (8 de 12 en el tiro) para llegar al descanso con una cómoda ventaja para los angelinos (45-61).

El partido en la reanudación continuó con el dominio visitante con 11 puntos de Young en el tercer cuarto, y una escabechina de Lakers en la zona neoyorquina gracias al dominio del rebote ofensivo (6 de Black y 4 de Nance), alcanzando ventajas de hasta 27 puntos, y aprovechándose de la floja defensa de los Knicks que permitía canastas fáciles en movimientos sencillos como un simple pasar y continuar:


Nueva York maquilló un poco el resultado en el último cuarto, en especial Porzingis, que no había anotado en la primera parte y que anotó 11 de sus 16 puntos en ese tiempo para cerrar una sonrojante derrota de los Knicks.

Mira que me quejo de la temporada de los Lakers, que con esta victoria suma ya más que en todo el curso pasado, pero los Knicks andan a la deriva con el público abucheándoles (con razón), y teniendo como única alegría en este partido el cachondeo que se trajeron al final con la salida a cancha del nativo de Nueva York Metta World Peace, y la canasta que le metió en los morros a una Carmelo Anthony que salva el culo con sus números, pero que después de varios años en el equipo y con el pastizal que cobra, deja claro que fracasó en la gran manzana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!