martes, 2 de mayo de 2017

El lagunero opina… Balance curso 2016-17 (II): camino hacia la próxima temporada

Por Jorge

Luego de realizar la evaluación del curso 2016-17 de Lakers en la anterior entrada de “El lagunero opina…”, ahora toca el turno de revisar la hoja de ruta del equipo con vistas a progresar en la próxima temporada.

La primera parada será la lotería del draft del 16 de mayo, en la que “Magic” Johnson será el representante del equipo en ese evento.

Movimientos anteriores de la franquicia limitan las posibilidades, pues si la elección no está entre las tres primeras, el equipo que toma los derechos serán los Sixers tras un acuerdo con Phoenix Suns, equipo al que correspondía fruto del fichaje de Steve Nash en 2012. Otro lastre más de la mala gestión de los últimos años.

La posición de la temporada, antepenúltimo equipo de la liga en número de victorias, otorga un buen número de bolas para el sorteo, con casi un 47% de probabilidades de obtener una de esas tres primeras posiciones. Así que habrá que ser optimista.

Ahora bien, casi tan importante como conseguir esa opción es saber que hacer con ella. Dos posibilidades serían: conseguir el mejor jugador joven posible, o cederla mediante traspaso a otro equipo por un jugador veterano más fiable a corto plazo (incluyendo o no en el “paquete” a alguno de sus jóvenes o veteranos en función de cual sea el nivel de ese jugador).

A continuación de la lotería llegará el draft el 22 de junio. Un nombre que suena como futurible para Lakers, si se escoge arriba claro, es Lonzo Ball de UCLA, que en el siguiente vídeo se ve que no lo hace mal (recuerden los que se vienen arriba que juega contra universitarios tan imberbes como él), pero parece ser que es más conocido por el comportamiento y palabras de su padre que por su juego.


Me parece que con todos los jugadores jóvenes que tiene el equipo, parece que mejor opción sería ceder su posición en el draft por un jugador veterano de garantías, y no digamos si se mete en un paquete por una estrella de la liga.

A mi juicio pasadas elecciones del equipo fueron erróneas, especialmente en el caso particular por el que fue elegido D´Angelo Russell por delante de Kristaps Porzingis. De momento el letón es mejor jugador que el base, y la evolución hace presagiar que lo seguirá siendo en el futuro. Ahora que el responsable de la elección de uno en detrimento del otro ya no forma parte del club, Mitch Kupchak, tal vez sería un buen momento para preguntarle los motivos que le llevaron a meter la pata hasta el fondo en ese caso.

Nunca podré entender cómo se prefiere a un jugador con escasa formación procedente del baloncesto universitario, cuyo nivel baja a marchas forzadas, por delante de jugadores también jóvenes, pero con mejor formación y en algunos casos como en el del exjugador de la ACB, que tienen a sus espaldas el bagaje de unos cuantos años como profesional. Es decir, que juegan (y entrenan, ojo) con jugadores hechos y derechos cada semana.

La preferencia por los universitarios sólo la puedo entender en aquellos casos excepcionales, léase LeBron, Iverson o incluso el reciente Towns, a quienes se ve talento y condiciones muy por encima de las normales.

Así que miedo me da la decisión que pueda tomar “Magic” y el manager general Rob Pelinka con la elección angelina. Veremos.

Eso sí, ya que mencioné la “cagada” de Kupchak con las primeras elecciones, también es de justicia reconocer que en las segundas rondas su ojo estuvo más fino, y así Nance, Clarkson o Zubac son aciertos que ayudaron y pueden seguir haciéndolo en la configuración del equipo. Y habrá que ver si los nuevos responsables del equipo tienen ese mismo olfato para las últimas elecciones del próximo draft.

Por último la ruta del club previo inicio de la siguiente temporada estará en el verano con la ligas veraniegas (comienzan el 7 de julio) en las que ver como evolucionan los jóvenes, y tal vez se pueda “cazar” algún jugador no drafteado de este u otros años.

Ahora bien, el momento decisivo estará en el mercado de fichajes de agentes libres. Si bien la opción de conseguir a algún primer espada de la liga se antoja complicada si no se produce una carambola a varias bandas, y siempre que alguna de esas estrellas quiera ir a L.A., algo que por historia deportiva y mercado podría ser, pero más complicado está para quienes quieran formar ya parte de un equipo ganador con aspiraciones al título.

Por supuesto en ese mercadeo importante es conseguir jugadores que se amolden al estilo que pretende establecer el entrenador Luke Walton, estilo de juego que no me gusta como fui diciendo una y otra vez durante la pasada temporada, y que quizá no sea tampoco del gusto de los jugadores más veteranos.

En cualquier caso para que lleguen jugadores también habrá que hacer hueco. Así de la temporada terminada acaban contrato Thomas Robinson, Tyler Ennis y World Peace. Este último parece que está claro que no continuará, mientras que los otros dos son jugadores que me gustan porque aportan lo que necesita el equipo, energía defensiva desde el banquillo, aunque no sé si habrá interés por renovarles y si ellos querrán hacerlo para tener poco protagonismo.

También hay dos jugadores que no se sabe que pasará con ellos. Nick Young que tiene opción de continuar un año más, y si de él depende está claro que la hará efectiva (otra cosa es que sea utilizado como moneda de cambio para un traspaso), y el otro es David Nwaba, que también me gusta como jugador de segunda unidad, y cuya opción en este caso está en manos del equipo.

Si el equipo hiciera caso de mi idea se quedaría con catorce jugadores a los que añadir los drafteados (o veteranos que vengan en su lugar), con lo que habría que dar salida a varios y a priori los que más papeletas tienen serían Luol Deng, Timofey Mozgov y el mencionado Young.

Como me temo que eso será complicado, casi sería mejor saber aprovecharlos en la cancha, sobre todo al pívot, que para el número de balones que pasaron por sus manos, demasiado bien lo hizo…

El único traspaso realizado por la nueva gerencia no invita del todo al optimismo. No porque no cumpla con lo que pensaban, dotar al equipo de jugadores distintos, cosa que Corey Brewer y Tyler Ennis si aportaron con respecto del traspasado Lou Williams, pero que parecen poco a cambio del que era el mejor jugador del equipo hasta el momento de esta transacción.

Pensando en el futuro, entre los jugadores que se rumorea que podrían estar en la cartera del equipo, el más destacado es Paul George, nativo de L.A., que entra en su último año de contrato en Indiana (luego tiene él opción de otro más), y que tal vez viendo que allí por muy jefe que sea del equipo no parece que tengan un rumbo muy claro, y podría cambiar de conferencia para llevárselo crudo en un nuevo contrato volviendo a casa.

También un río revuelto en el que “pescar” algo pudieran ser los Clippers, recientemente eliminados de playoffs en la que parecía su última oportunidad de acercarse al título en una nueva decepción. Chris Paul y Blake Griffin pueden salir al mercado, y con los movimientos adecuados podrían ser opciones nada desdeñables, sobre todo en el caso del base del que siempre habló bien “Magic” Johnson.

Tampoco sería malo meter mano en los Knicks, aunque allí se hace difícil pensar que fueran a prescindir de su pieza más cotizada, el mencionado Porzingis. Sí, lo sé, soy muy pesado con él, pero es que con su juego y previsible progresión, parece que sólo los ciegos de la anterior gerencia no supieron verlo.

No me extiendo en posibles fichajes porque al fin y al cabo las posibilidades aunque algunos piensen que no son muchas, al final son infinitas con opción de sorpresas y movimientos que al final dependen de las habilidades negociadoras de los dirigentes.

Particularmente mi idea sería, como dije, ceder la elección del draft a cambio de un veterano o incluso añadir algún veterano del equipo como Deng para conseguir un buen jugador experto con cierto recorrido. También meter a Russell en alguna operación con la opción de conseguir un base de nivel (¿Chris Paul?), que a priori es la posición más inestable del equipo, y seguir desarrollando al resto de jóvenes, especialmente a Ingram y Zubac, que deberían ser piezas fundamentales del futuro de la franquicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!