miércoles, 6 de agosto de 2008

Análisis de la preparación USA para Pekín (II)

Por Jorge

Como lo prometido es deuda, aquí tenéis el vídeo acerca de los partidos de preparación que ha disputado la selección estadounidense de cara los próximos Juegos Olímpicos de Pekín.

En el podéis ver los detalles más importantes del juego de Estados Unidos, y que ya fueron comentados en el artículo anterior (no se incluyen imágenes del último partido jugado contra Australia).


Vídeo con detalles de la preparación de Estados Unidos.

AUSTRALIA 76 -ESTADOS UNIDOS 87

Ha sido el partido más reñido en lo que al marcador se refiere, y aunque ha mantenido la tónica de juego habitual en el equipo de las barras y estrellas, también ha destacado un detalle diferenciador y significativo: el reducido número de puntos en contraataque y transición fruto de robos en media pista, todo ello debido en parte a que el arbitraje ha sido menos permisivo. Como ya dije, de ello dependerá muy mucho que los resultados sean más o menos cómodos para el equipo NBA.

El juego australiano ha enseñado a los próximos rivales del equipo norteamericano el modo en que se les puede hacer frente: atacar el rebote ofensivo y ganar tiempo para un buen balance defensivo que evite los puntos fáciles en las transiciones rápidas y contraataques, jugar defensas en zona para tratar de asegurar el rebote defensivo y “jugársela” al tiro exterior yankee que es lo menos fiable que tienen, y por último jugar ataques largos pero sin renunciar a los contraataques sorpresivos. A todo esto habría que añadir algo que no hicieron los australianos, y es cargar el juego de ataque en la pintura para cansar y sacar faltas a Howard como único pívot grande, para luego poder aprovecharse de la mayor debilidad física de Bosh (ante la incomprensible falta de minutos del más rocoso Boozer).

Los yankees asustan un poco menos (fuente: elpais.es)


Llama la atención un detalle de la dirección del partido por parte del cuerpo técnico americano. Al inicio del tercer cuarto, y habiendo llegado al descanso con quince puntos a favor (44-29), se ha producido un parcial de 15-4 a favor de Australia y nadie se ha inmutado en el banquillo. Ningún gesto de ánimo, de reprimenda, ninguna instrucción, ningún cambio. A mi modo de ver un error garrafal que un buen entrenador FIBA no hubiera permitido, y que incluso hubiera pedido un tiempo muerto ante tal avalancha de juego australiano. Eso si, luego cuando quedan un par de minutos para acabar partidos de resultado finiquitado, se pitan tiempos muertos que espero que sean de televisión porque sino no hay quien lo entienda.

Finalmente imagino que la lectura positiva de este resultado más ajustado para Estados Unidos es que servirá como toque de atención tanto para los jugadores como para los entrenadores, y así presentarse más concentrados durante la competición oficial, aunque quizá una plácida primera fase pueda luego volver a hacer que caigan en un exceso de confianza en el momento de la verdad: los cruces.

2 comentarios:

Fran dijo...

Al equipo americano han ido más estrellas por aquello de la Olimpiada, que aquí vende más. Si fueran los mundiales no se apuntaría ni el quico. El desconocimiento de lo que pasa fuera de la NBA es tremendo. Aun me acuerdo de los comentaristas americanos durante los playoffs, hablando de Gasol y otros extranjeros como de ídolos nacionales en sus paises. Uno de ellos, y como nota sorprendente, dijo que, en ocasiones, jugar para sus selecciones nacionales era tan importante como disputar un partido NBA. Después de un incómodo silencio de sus compañeros comentaristas (en plan, "qué dice éste?"), el señor Van Gundy (tropecientos años como entrenador NBA)terció con un "no creo que eso sea posible, no creo que nadie pueda tomarse algo con más compromiso que jugar a este nivel", como muestra de su desinformación de lo que pasa más allá de la NBA.
Realmente aquí el campeón NBA es Champion of the World y lo demás es purria de gente que no tiene ni idea de lo que es el baloncesto.

Jorge dijo...

No te falta razón Fran, pero ya sabes que no se puede generalizar. Algunos si conocen más allá de sus narices y saben en que mundo viven, pero para otros la NBA es lo máximo. No me sorprende Van Gundy habiéndolo visto dirigir partidos NBA: lo peor de lo peor.
Te recuerdo que el entrenador de Toronto, Sam Mitchell, dijo en su día que no vio ningún partido del Eurobasket del año pasado (en el que jugaban unos cuantos jugadores suyos) porque no le interesaba. ¡Ole sus narices! Así les va en general, y cuidado que aquí puede que se lleven otro batacazo.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!