viernes, 1 de agosto de 2008

Balance de los partidos de preparación

Por Jorge

Los partidos de preparación para los Juegos Olímpicos de Pekín se han terminado. Rivales desiguales: Argentina y Lituania están un peldaño por debajo de sus mejores niveles exhibidos en Atenas 2004 y en Suecia 2003 respectivamente, y Rusia con un juego racano ofensivamente hablando para el potencial que tiene. Todo lo cual no quiere decir que estas selecciones en un mal día de la española nos manden para casa o nos den un buen susto. Portugal, Hungría y Letonia: entrenamientos con público.

Los partidos han terminado. Ahora queda apuntalar los detalles.
(fuente: feb.es)

La verdad es que da gusto escribir lo anterior desde que la llamada generación de oro (los juniors campeones mundiales de 1999) se instaló en la selección de baloncesto. Ahora hablamos de otrora potencias mundiales del baloncesto como meras comparsas o poco más o menos, y para quienes hemos pasado las de Caín como aficionados (léase el “angolazo” de 1992, el “chinazo” de 1994, por no hablar de que era poco menos que un milagro ganar a yugoslavos, soviéticos y yankees antes de la caída del muro), esto tiene un gusto especial.

Puntos positivos de los partidos de preparación:

1.- Intensidad defensiva y ofensiva con rotaciones que propician máxima intensidad de todos los jugadores en cada minuto de juego.

Da igual que jugadores estén en la pista. España tiene doce titulares y por lo visto, cualquiera es válido para sacar adelante los partidos. Otras selecciones se basan en quintetos muy fuertes pero con rotaciones poco efectivas o en las que se confía menos. En un campeonato de alto ritmo y concentrado en tan pocos días esto es una ventaja para llegar a los momentos claves en plenitud física y mental.

2.- Los resultados positivos (ninguna derrota) aumentan la confianza y autoestima de los jugadores y del equipo.

A veces se dice que no viene mal perder en un partido amistoso para verle las orejas al lobo y no confiarse en exceso luego en los partidos oficiales, pero es que al tran tran, España ha sido superior a todos sus rivales, e incluso ya se hace difícil buscar rivales de entidad que garanticen una mejor preparación. No todos los equipos están dispuestos a jugar contra la selección española sabiendo la posibilidad de recibir una paliza. Aíto dice que los resultados en estos partidos es lo de menos y que lo importante es adquirir unos hábitos, pero cualquier que sea mínimamente competitivo no quiere perder ni a las chapas.

3.- El acoplamiento de los “nuevos”: Raúl y sobre todo Ricky.

Nadie dudaba de la calidad de estos jugadores, pero no se sabia como iban a entrar en un grupo homogéneo y compacto en los últimos dos campeonatos. Nada nuevo bajo el sol. Raúl sigue al nivel que ha demostrado durante toda la temporada en el Real Madrid, hace falta dirigir, pues dirige, le dejan sólo, pues asume responsabilidad ofensiva y anota.

En cuanto a Ricky Rubio, añade una dimensión defensiva no conocida hasta ahora en esta selección y su dirección no tiene nada que envidiar a la de ningún jugador del planeta. No tengo ninguna duda de que debería ser ya el base titular y con más minutos del equipo, pero Aíto le mimará y le dosificará como ha hecho hasta ahora. Eso si, dejémosle de juzgar por su edad y si por su juego.

Lo mejor de Ricky Rubio durante la preparación olímpica.

Puntos negativos de los partidos de preparación:

1.- Mal balance defensivo en numerosas ocasiones.

Navarro mete un triple frontal y luego nos pillan sacando de fondo. Ya sabemos todos que la “bomba” no es el defensor del siglo, pero sólo tiene que tirar y bajar, no parece tan complicado.

Pau se queda muchas veces en ataque protestando a los árbitros supuestas faltas que sólo ve él. Luego se queja de que le acusan de blando. Si pusiera la misma intensidad en defensa que a la hora de cobrar cheques otro gallo cantaría. Que se ande con ojo que Aíto no se casa con nadie. Ya avisó en alguna rueda de prensa que no se puede descuidar el balance defensivo porque nos cuesta canastas fáciles del rival. No dio nombres pero todos sabemos que se refería a él. Luego Pau ha seguido en las mismas y Aíto se levantaba como un resorte del banquillo. El entrenador no va a desaprovechar las virtudes del mayor de los Gasol, pero a lo mejor juega menos de lo que se espera si no cambia de actitud.

2.- La desidia que desprende en algún momento Pau Gasol o la falta de ritmo y condición física (al menos si lo comparamos con los partidos anteriores a sus lesiones) de Garbajosa.

Algunos dicen que Pau ha jugado estos partidos a menos del 50%, pero eso a Aíto no le gusta. Gasol ya llegó a la concentración alegando cansancio por la temporada larga y extenuante con los Lakers, pero eso no es excusa. Tiene que prepararse mejor y si su físico y su cabeza no da para tanto, siempre se puede volver a Europa. Los rusos estarían encantados.

En cuanto a Garbajosa, 50% en tiros de 2, 26% en tiros de 3 (tirando 4 por partido) y 62,5% en tiros libres. Números muy pobres para alguien del que se espera mucho más: traducido en cristiano, falla más que una escopeta de feria. Además no solo es una cuestión numérica, su correr no es fluido, no transmite buenas sensaciones. No sé si será por ansiedad o falta de ritmo pero se tira unas pedradas que ni en la liga municipal de Möstoles. Me parece que ha pegado el pelotazo con los rusos y ahora entiendo porque se quejaba de que todos los equipos que le hacían una oferta supeditaban su fichaje a un examen médico de su tobillo. Ojalá me haga tragar mis palabras en Pekín pero le auguro pocos minutos.

3.- Flojos porcentajes en el tiro de tres y en el tiro libre.

78,5% de tiros libres es aceptable, pero si tenemos en cuenta que se han tirando 34 por partido, su valor decrece. No se pueden desaprovechar oportunidades tan claras de sumar puntos.

37% en el tiro de tres no pasa de normal, pero teniendo en cuenta el abuso en el tiro de tres de la selección (23 tiros por partido), se tendrá que mejorar no sea que se nos atraganten las defensas en zona. Hasta mis juniors tienen mejor porcentaje.

4.- Las lesiones.

Raúl López y Juan Carlos Navarro no son precisamente dos dechados de facultades físicas, y un parón por lesiones leves puede afectar a su ritmo de juego. Además, han sido constantes los gestos de dolor y las molestias mínimas del resto de jugadores: vendajes, hielo, pequeñas torceduras, etc. Confiemos que en los entrenamientos en China, nadie se rompa.

Dejemos un buen sabor de boca diciendo que todos los puntos negativos durante los partidos de preparación son todavía subsanables de aquí al inicio de la competición. Los lesionados se recuperarán, los tiros de tres y los tiros libres se mejorarán, Pau Gasol y Jorge Garbajosa se pondrán las pilas durante los Juegos (si Aíto lo consigue habrá que añadir una muesca más a su larga trayectoria en la mejora de los jugadores), y el balance defensivo será mejor y se correspondera con la buena defensa general que hace el equipo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!