jueves, 25 de diciembre de 2008

El entrenador

Por Jorge

Entrenador, ra: m. y f. Persona que entrena.
Así de escueta y sencilla es la definición que aparece en el diccionario de la Real Academia. Igual de sencillo que es cargarse al entrenador de turno si el equipo no funciona todo lo bien que las expectativas de algunos dictan.

Pat Riley empezó como ayudante... y una oportunidad le llevó al banquillo...y de ahí a la historia del baloncesto (ver anillos).

Seis entrenadores han caído en la NBA (y otros cuantos andan en la cuerda floja: Marc Iavaroni, Mike Dunleavy, Michael Curry, Larry Brown…). Hace unos años, despedir a un entrenador NBA era raro, ahora es el pan nuestro de cada día. ¿Y quiénes son sus sustitutos? Aquí viene lo curioso, y es que mayormente los puestos son cubiertos con asistentes de medio pelo sin experiencia como entrenadores jefes, con muchos conocimientos (seguro que sí), mientras que los veteranos sin trabajo siguen en sus casas. ¿Por qué?

¿No pueden ser Sam Mitchell o Eddie Jordan los sustitutos de algunos de esos despidos posteriores? Desconozco la reglamentación NBA y no me suena ningún caso en los últimos años en los que un entrenador cesado luego ocupó en la misma temporada el banquillo de otro equipo. Eso me hace pensar que no se puede, pero si los jugadores pueden cambiar de equipo una y mil veces, tampoco tengo porqué pensar que los entrenadores no tengan esa posibilidad.

Curiosidad al margen, en toda buena organización deportiva-empresarial (y un equipo profesional de la NBA no deja de ser eso), el criterio económico tiene que ser un factor muy a tener en cuenta… o quizás no tanto. Allí los despidos también se pagan y además muy bien.

Seguramente esto último será un buen motivo para que los entrenadores cesados no vuelvan a coger las maletas en mitad de la temporada para dirigir a otro equipo, y es que el money (el mucho money) le quita la pasión de entrenar a cualquiera (que se lo pregunten por ejemplo a Pepu Hernández).

Pero volvamos a los recambios. Allí, ser sustituido por un ayudante es norma común pese a que éste no tenga experiencia o ésta se reduzca a haber entrenado en Alemania (Tony DiLeo en Sixers), o ser entrenador de scouting (video) como Spoelstra en Miami. Por cierto, poco menos que así empezó Pat Riley en 1979, pasando de comentar los partidos de los Lakers con Chick Hearn a ser ayudante del entrenador jefe, y después a dirigir al equipo en 1981, y el resto es historia.

La lectura positiva de todo esto es que cualquier entrenador ayudante puede tener su oportunidad y llegar a la elite. Algo que aquí en Europa no es tan habitual. Recientemente sólo hemos visto dos casos de ayudantes que han “ascendido” y que están demostrando su excelente nivel: Joan Plaza en el Real Madrid y Xavi Pascual en el Barça.

Todos los entrenadores del mundo dependen de los resultados. Si ganas eres la pera, si pierde eres un inútil. En la elite no hay término medio. Paul Shirley, hablaba hace poco del entrenador NBA como una figura decorativa, poco menos que un mal necesario, expresión ésta tan asociada por aquí, con muy mala baba por cierto, a los árbitros.

Una diferencia entre en baloncesto yankee y el europeo es que allí el entrenador es poco menos que un pelele que está a expensas de sus “superestrellas” porque lo queramos o no, allí el jugador tiene todo el control, aunque de puertas para afuera se venda la imagen de que el coach es el amo y señor, cosa que sólo ocurre con los endiosados entrenadores universitarios. Sirva de ejemplo la anécdota contada por los españoles de Portland de como Brandon Roy era capaz de modificar una jugada porqué sí, en un tiempo muerto de su entrenador Nate McMillan.

En fin, hoy es Navidad y no es momento de análisis sesudos sobre la figura del entrenador (tiempo habrá), pero esperemos que todos aquellos que se han podido comer el turrón lleguen a final de temporada y en todo ocaso que los dirigentes se dejen de justificar por los resultados y quizá si por el mal juego o por otra multitud de detalles que acompaña a este deporte. ¡Feliz Navidad!

3 comentarios:

raul dijo...

Ante todo feliz navidad para todos.
En nuestro deporte (baloncesto) existen 3 vertientes directas con el juego: EL ARBITRO, EL JUGADOR, Y EL ENTRENADOR. Esto me recuerda a una pelicula legendaria EL BUENO (jugador), EL FEO (entrenador) Y EL MALO (arbitro). El mayor protagonismo de esta pelicula siempre lo llevan los jugadores, personas a las que se les da todo para triunfar, se les enseña el abc del juego, se les pule fisicamente, mentalmente y unos explotan y otros se quedan, personas (la mayoria) egoistas, celosas...un profesional le dedica un par de horas al dia a entrenar y a casa.los arbitros, un grupo que le dedica a un menos que el colectivo de los jugadores a este deporte, se reunen muy de vez en cuando para hablar de a saber que y con algunos fisicos.....
y nos queda la labor del entrenador, para mi gusto y opinion la mas complicada de las 3. mientras que aun jugador se le exige un buen fisico y algo de conocimiento, a un arbitro aplicar la reglamentacion, aun entrenador se le exige: tener sus cursos de entrenador (que juntando los que son y las horas que hay q echar son unos cuantos años) y en los cuales se imparte una serie de asignaturas curiosas(medicina,psicologia, preparacion fisica,reglamentacion,scouting,tactica,tecnica, etc...), tines que saberlo TODO. Claro a niveles profesionales tienes a una persona que se encarga de esas cosas (un medico, preparador fisico, un psicologo) pero por si acaso a ti te lo enseñan todo. Con esto quiero decir que la exigencia a un entrenador es maxima, años de formacion y preparacion y es un mundo el cual no caduca hay entrenadores con mas de 70 años entrenando, asi que muchas puertas cerradas, mientras que el colectivo de los jugadores se recicla constantemente..los entrenadores depende muchas veces (siempre) de que el balon entre por la cesta y eso a su vez depende d que el jugador meta la canasta ( si el entrenador no nos cae bien..) ,es decir, ni siquiera depende de ti. en fin cn esto queria decir que el mundo del entrenador no es facil es un camino largo y duro y cuando ves que puedes a somar la cabeza rapido te la pueden cortar, muchas veces estas maniatado por los jugadores que si quieren te echaran o no.
un abrazo a todos

Jorge dijo...

Hola Raúl.

Deberías aclarar que tu perteneces ahora al bando del entrenador, aunque también hayas pasado por el del jugador y el del "equipo" arbitral. Con esto, sólo quiero dar mayor valor si cabe a tu reflexión, pues no la hace un cualquiera, sino alguien que ha pertenecido a todas las categorías que mencionas, y que por tanto habla con conocimiento.

Un abrazo, y ánimo que tu vas por el buen camino... si me haces un hueco de segundo ;-)

Anónimo dijo...

FELIZ AÑO PARA TODOS......en especial para Jorge!!!!!!!1
Que el 2009 nos traiga muchas cosas wenas¡¡¡¡¡
Besos para tod@s
Óscar S.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!