domingo, 8 de febrero de 2009

Detalles del tiro a canasta

Por Jorge

La técnica individual es un apartado fundamental del baloncesto. Ganar no lo es todo. De hecho a determinadas edades y en determinadas categorías, lo realmente importante es hacer bien las cosas, saber como hacerlas y practicarlas para que en el futuro el jugador acabe teniendo una correcta ejecución técnica.

Larry Bird: un ejemplo histórico de la poca ortodoxia pero la máxima eficacia en el tiro.

No es este el momento de plantear la eterna cuestión acerca de si en las categorías de formación se debe jugar para ganar o jugar para aprender, o una mezcla de las dos cosas que probablemente sería lo correcto. En todo caso, quiero inaugurar una sección más dentro de esta bitácora de baloncesto en la que diseccionar y analizar detalles específicos del juego. En este caso hablaremos de la técnica individual.

Hoy corresponde hablar del tiro a canasta. Partiendo de que son innumerables los gestos que vemos hoy en día tanto en jugadores de élite, como en chavales en formación, determinar cuales son los más adecuados y más acertados a la hora de ejecutar el tiro a canasta no es fácil. Y en todo caso existen multitud de manuales donde poder consultar.

Rick Barry: cualquier método es bueno para meter un tiro libre.

No quiero entrar aquí en detalles como los codos abiertos tan "penados" por algunos entrenadores, tiros por detrás de la cabeza, ni referirme al famoso ángulo de 90º que debe forma el brazo del tirador, etc. Pero si querría resaltar algunos apuntes que para mí resultan fundamentales a la hora de ejecutar el tiro a canasta después de pase durante un partido:

1. La flexión de las piernas. El tiro en juego nace en las piernas y en su impulso. Si el tirador está "estirado" tendrá que perder tiempo una vez recibe el balón. Tenemos que insistir con los jóvenes acerca de la postura básica en el juego, no sólo para defender, sino también para atacar.

2. Pedir el balón, ofrecer un "buen blanco" al pasador. Allí donde coloquemos nuestras manos a la hora de ofrecernos para un pase, será el punto al que llegará el balón. Si lo pedimos arriba, ira arriba, si lo pedimos abajo irá abajo. Como siempre, en el término medio estará la virtud: aproximadamente a la altura del pecho.

Cuando se reciba la pelota abajo tendremos que ser capaces de hacer un rápido gesto de subida, y si lo recibimos arriba tendremos que ser capaces de no necesitar bajarlo con la consiguiente pérdida de tiempo en la ejecución.

3. Agarre del balón: tener buenas manos para agarrar con fuerza y estabilidad el balón será fundamental para tener un buen tacto, que además ayudará en la confianza a la hora de ejecutar el tiro. No podemos hacer un agarre blando que propicie que se nos pueda resbalar el balón.

4. Buena orientación de los pies y del cuerpo en general. Los pies siempre deben de mirar hacia el aro en el momento en el que se tiene el balón y nos dispongamos a tirar a canasta. El equilibrio será fundamental. Todo nuestro cuerpo tendrá que dirigirse hacia el objetivo, el aro. Así después de un corte o saliendo de un bloqueo tenemos que ser capaces de girarnos y orientarnos adecuadamente a la vez que recibimos el balón.

5. Velocidad de ejecución: cuanta mayor sea la velocidad a la que hagamos todo el movimiento del tiro una vez que tengamos el balón mayores opciones de tiro tendremos en nuestro juego. Es decir, no necesitaremos que nuestro defensor esté a más de un metro para considerar que tenemos espacio para tirar, e incluso se podrán hacer buenos tiros con el defensor encima.

Aquí tenéis un video que refleja alguno de los detalles mencionados:


Lógicamente lo que aquí se ha expuesto está orientado a chavales de cierta edad a los que es difícil modificar la mecánica de tiro para adaptarla a la ortodoxia, pero que sin embargo si pueden pulir detalles que les hagan más efectivos en su tiro.

¿Se puede anotar un tiro sin cumplir todos los requisitos anteriores? Sin duda. Pero no será un buen tiro, o al menos no se habrá seleccionado bien. Recordar que un buen tiro no es el que se anota, sino el que se tira desde una posición o situación desde la que nuestro porcentaje de posibilidades de anotar es muy elevado. Si nuestra selección de tiro es buena, más temprano que tarde los tiros acabaran entrando.

Cuando la victoria de un equipo depende de un tiro, nos importa poco que éste se meta de cualquier manera, pero esa debe ser la excepción que confirme la regla. Si conseguimos que los jóvenes jugadores, y no tan jóvenes, adquieran una rutina y un buen hábito en la ejecución del tiro tendremos más posibilidades de que los tiros acaben en canasta.

Cambiar la mecánica de tiro no es fácil. ¿Cuántos jugadores nos encontramos nuevos en un equipo y que vienen con gestos y detalles deficientes? Muchos. ¿Con cuántos estamos dispuestos a trabajar? Por supuesto, esta pregunta tiene que ser respondida por los entrenadores. ¿Cuántos chavales están dispuestos a ajustar su mecánica o algunos detalles con el fin de acabar mejorando?

Para aquellos que estén dispuestos a cambiar detalles animarles a que no se vengan abajo porque al principio el acierto no sea el esperado. Tener fe y seguridad porque haciendo bien las cosas acabará saliendo bien. La confianza será un factor fundamental en la mejora en el tiro, pero ésta sólo se puede conseguir por un medio: trabajo, trabajo, y trabajo, o sea, practicando el tiro una y otra vez, en los entrenamientos de nuestros equipos o por nuestra cuenta (autoentrenamiento).

2 comentarios:

Fran dijo...

Mi tiro es inmejorable, así que no tengo nada nuevo que aprender. Por cierto, ayer vi Cavs vs Lakers. Y vaya partidito de Lebron! Yo, por ahora, no lo metería en esa nómina de mejores jugadores de todos los tiempos. Bryant enfermo le hizo un siete. Como hemos comentado en otras ocasiones, el físico portentoso de Lebron le está impidiendo mejorar en conocimiento del juego (en jugar con el coco, que es de lo que se trata).

Jorge dijo...

También lo vi. Es indudable que tiene que mejorar su cabeza y conocimiento del juego aunque creo que va por el buen camino. Lo malo es que cuando vas tan sobrado físicamente y con eso te basta, y estás podridito de pasta, a uno se esfuerza menos por mejorar. Esperemos que no sea su caso.

A mi me parece que había demasiada apatía en los cavs. Un poco como si les diera igual perder. Como si no fuera un partido de su "liga". Sólo se salvaron Mo Williams, Ilgauskas, Wally un poco de la garra de Varejao.

Quizás les tenían comida la moral después de haber perdido antes en el Staples.

Por cierto, el tiro inmejorable del que hablas debes haberlo adquirido en yankeelandia, porque por estos lares está por ver ;-)

Un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!