viernes, 19 de junio de 2009

Gasol: el éxito de mejorar jugando en equipo

Por Jorge

El orgullo que invade al aficionado español al baloncesto no es para menos. Éxitos por doquier, y con visos de que la racha se extienda en el tiempo porque no se adivina ningún nubarrón al frente. De hecho, ahora todo son luces pensando que Pau Gasol formará parte del equipo que compita en el próximo europeo, a juicio de muchos analistas.


Justificada alegría y celebración del título de la NBA. (foto: nba.com)

Apuntarse al carro del éxito es fácil. Pedir disculpas también, aunque sean pocos los que se atrevan a darlas por temor a reconocer el error. ¿Cuántos han vilipendiado a Gasol antes de conseguir el ansiado título de la NBA?

No está bien tirar la piedra y esconder la mano. Por eso seré el primero en reconocer mis errores. Quizás en esta ventana abierta a la reflexión sólo haya alabado al español, pero en la intimidad, le he dejado como títere sin cabeza en más de una ocasión. Sobre todo antes de ser traspasado a Los Angeles, todo sea dicho.

Probablemente su suficiencia. Su facilidad para hacer números sin aparente esfuerzo, hacía que ante el más mínimo error se multiplicaran las exigencias. “Si es que le quitan los rebotes los bases”, llegaba a decir. Estos ojos que ven como escribo han visto como John Stockton, uno de los más grandes por su cabeza, le birlaba rebotes de ataque en sus narices, mientras sólo llenaba sus estadísticas con los rebotes de los tiros libres. Ahora resulta que poco menos que le muerde a los suyos para quedarse casi todos los que caen a su paso. Por no hablar de la mejor colocación y entrada desde fuera para coger rebotes ofensivos. Definitivamente ha mejorado bastante en este aspecto, más allá de lo estrictamente numérico.

La falta de sangre y sus decisiones ofensivas en apariencia lentas, eran otras de mis quejas. Ahora resulta que con esa pausa, sabe medir el momento de atacar el aro o incluso de vislumbrar el buen pase para el compañero que corta a canasta. La verdad es que pasador siempre lo fue bueno, y ahora rodeado de mejores jugadores que en Memphis, las asistencias llueven por todos los lados siendo todo más fácil. También ayuda que mucha atención defensiva se centre en Kobe Bryant.

La defensa y su blandura injustificada del año pasado en la etapa laker, aunque no tanto mientras jugó en Memphis. Otra mancha en su expediente… hasta ahora. Howard, el mejor pívot de la temporada ha sido un juguete en sus manos, aunque eso sí, con la inestimable ayuda de sus compañeros bien preparados para dar el mamporro a la mínima ocasión de peligro. Luego el mal porcentaje en el tiro libre de Superman hacia el resto. Claro que simplifico, pues la verdad es que a dado una lección de colocación y de saber elegir el mejor modo de defender en cada momento (por delante, en tres cuartos, por detrás).

El único apartado en el que no ha mejorado ha sido en el del juego en equipo… porque es difícil que se le pueda pedir aquello que ha hecho siempre a lo largo de su carrera. Habría que hablar con todos sus entrenadores o incluso con el mismo para que nos explicara, y que sobre todo explicara a los más jóvenes, como le fue inculcado el hábito de querer ayudar al compañero. El buen juicio a la hora de elegir sus opciones, y la escasa necesidad de protagonismo individual para curiosamente, acabar por destacar también individualmente desde la labor de equipo. El mayor peligro que acecha a nuestro deporte parte de esos jovenzuelos que pretenden emular los números y los highlights de las superestrellas, que no sus habilidades haciendo mejores a los compañeros. Pau da un clinic en cada partido.

A todo esto habría que añadir las buenas maneras dentro y fuera de la cancha. El respeto que demuestra por rivales y compañeros. Su conocimiento del juego que le permiten dominar todo tipo de artes, tanto las de los jugadores interiores como las de los exteriores. El constante elogio y aprecio por los pases, incluso por los más sencillos, que le permiten anotar con facilidad. Llegado al punto de alabar en pleno juego al compañero que ha realizado una buena acción aunque el no participara de ella. Ver esto en categorías inferiores es un milagro, donde los chavales están más preocupados a veces de “sus números” o de “sus tiros” sin pensar en los compañeros. Sí, esto pasa a veces, que peligro.

Dicho todo esto, no puedo por menos que insistir en mi perdón por aquellas veces en las que la impaciencia me hacía exigirle como si no fuera mortal, y agradecerle la humildad que una vez más ha demostrado en el triunfo. Pudiendo regodearse de su reciente éxito alardeando ante todos esos que no dejaron de criticarle una y otra vez, no ha dejado de agradecer el apoyo recibido, así como de desear que su premio sea compartido por todos los aficionados… incluidos los críticos.

Eso sí, como la crítica no descansa agazapada ante cualquier fracaso o ausencia de éxito sería mejor decir, en el caso de que no acuda al europeo o aún acudiendo pero sin conseguir el premio máximo, no faltará tiempo para que resurja en su contra. Por mi parte, lo tengo claro. Como dijo Pepu Hernández de la selección campeona en el mundial de Japón en 2006, ese equipo por sus valores y buen hacer, hubiera sido aceptado aún sin conseguir el oro, tal y como ocurrió en 2007 en el europeo de España. Pues así aceptaré ya por siempre a Pau Gasol aunque no alcance las cotas que todos deseamos y esperamos… aunque no me quede más remedio que soltar algún exabrupto sobre su juego para poder desahogarme pues total, seguro que me lo perdona.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes un blog la mar de interesante y me gustaria tener tu blog entre mis favoritos, te parece un intercmabio de likns?
www.chovenaplaza.wordpress.com

Óscar dijo...

Enhorabuena doble, Jorge, primero por el anillo de los Lakers (seguro que ya has encargado la gorra conmemorativa del campeonato), y segundo por la entrada del blog. Creo que es el más lúcido análisis de la trayectoria de Gasol en la NBA, alegrándose de sus victorias y de su mejora global como jugador, pero no temiendo darle un palo cuando se lo merece por su rendimiento. A mí no cabe duda de que el Gasol de este año es el mejor '4' del mundo, NBA incluida. Ahora ¿cuántos partidos disputó en Memphis a este nivel? Salvo el primer año, pocos. Por eso, reitero mi enhorabuena. Cosas así son las que nunca leeremos en la prensa patriotera.

Un abrazo

Jorge dijo...

Recibo pocos y tampoco los necesito, pero claro, sin son tan halagadores como éstos, voy a tener que clausurar los comentarios de este blog ;-)

Muchas gracias a los dos.

En el caso concreto de Gasol, ya dije en su momento que a mi me parecía que tenía que haber sido incluido en el quinteto ideal de esta temporada. Veremos si mantiene el nivel o incluso lo sube, porque eso es muy difícil y más ahora con el título ya en el bolsillo, pero lo que ha hecho esta temporada es digno de enmarcar.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!