viernes, 2 de marzo de 2012

Los 100 puntos de Wilt Chamberlain

Por Jorge

Hoy se cumple el cincuenta aniversario de una de las mayores hazañas de la historia del baloncesto:
Wilt Chamberlain anotó 100 puntos en un partido de la NBA.

100 puntos Wilt Chamberlain
Buen momento para recordar esa gesta y repasar brevemente algunos detalles de la carrera de una de las mayores leyendas del baloncesto de todos los tiempos. Un adelantado a su época que destrozaría todo tipo de records estadísticos en la NBA.

El 2 de marzo de 1962 los Warriors de Philadelphia jugaban contra los Knicks de Nueva York en el Hershey Sports Arena de Hershey (Pennsylvania). Nada hacía presagiar que fuera a ocurrir ninguna hazaña en el mundo de la canasta. Tal es así, que se cuenta que ningún periodista de Nueva York viajó para cubrir aquel partido.

Sin embargo todo el juego volvió a girar sobre el pívot de los Warriors que recibió una y otra vez balones llegando a lanzar 63 tiros de campo de los que anotaría 36. Chamberlain estaba predestinado a cumplir esta gesta aquel día pues a pesar de ser mal tirador de tiros libres entonces, y a lo largo de su carrera (51%), aquel día anotaría 28 de 32 desde la línea de personal.

El resultado fue escandalosamente abultado 169-147 (sin prórrogas) para los de Philadelphia, y la
estadística del partido recoge que otros tres jugadores más anotaron por encima de los treinta puntos.

Por aquel entonces no se televisaban todos los partidos como hoy en día, por lo que no existe ningún video que acredite el record. Sin embargo
esta emocionante grabación radiofónica del último cuarto deja constancia de la hazaña de Wilt.

La única imagen que recuerda aquel record, y que encabeza este artículo, fue realizada al final del partido en el vestuario cuando un avispado periodista anotó el número 100 en una hoja en blanco para que fuera mostrada por el héroe mientras era fotografiado.

Esa temporada 1961-62 Chamberlain establecería la media anotadora más alta de la historia de la NBA: 50.4 puntos por partido. Y otra estadística curiosa de aquella temporada es que promedió 48.5 minutos por partido cuando los partidos duran 48 minutos. Es decir, jugó partidos completos y prórrogas sin apenas descanso. Otra gesta difícilmente alcanzable hoy en día.

Este video de la NBA recoge jugadas de Chamberlain y comentarios sobre aquel partido y su carrera:



- Breve repaso de la carrera de Chamberlain

Wilt Chamberlain nació en Philadelphia, y después de practicar el atletismo (que seguiría practicando en la universidad) descubrió el baloncesto, deporte que le venía al pelo pues ya en su época de instituto medía 2,11 m. Estudió y jugó en el instituto Overbrook de Philadelphia, donde ganaría varios campeonatos locales gracias a sus notables estadísticas anotadoras que le llevarían a alcanzar un record de 90 puntos en un partido.

Chamberlain en el instituto Overbrook
Su juego despertó la atención de muchas universidades que querían reclutarle, y finalmente fue la Universidad de Kansas quien contaría con sus servicios para conseguir llegar a una final de la NCAA en 1957 que perdería frente a North Carolina.

Frustrado por esa derrota y la posterior mala temporada, el pívot deseaba convertirse en profesional. Por entonces, la NBA no permitía el salto a su competición sin completarse el ciclo académico universitario, por lo que Chamberlain que abandonaba la universidad en su año junior, aprovechó para recalar una temporada (1958-59) en los Harlem Globetrotters para realizar exhibiciones por todo el mundo. Años más tarde retirarían su número 13 a título póstumo (9 de marzo de 2000).

Chamberlain con los Globetrotters
Wilt firmaría después por los Philadelphia Warriors en uno de los fichajes más curiosos de la historia. En 1955, la NBA creó un draft territorial por el que los equipos tenían prioridad para fichar en primera ronda a jugadores universitarios de su estado. Eddie Gottlieb, propietario de los Warriors y uno de los fundadores originales de la NBA, amparado en ese draft pudo elegir a Chamberlain por haber nacido y crecido como jugador en un instituto de Philadelphia.

Su impacto en la competición fue tremendo. Su estatura (2,16) y su peso (125 kg.) eran una rara avis en la liga y le permitió dominar el juego a su antojo consiguiendo todo tipo de records estadísticos desde el principio.

Sería largo y extenso nombrar
todos los records que alcanzó Wilt Chamberlain en la NBA, pero baste decir que en su primera temporada fue el máximo anotador (38 puntos por partido) y reboteador (27) de la liga para ser nombrado rookie del año, MVP de la temporada, y MVP del All Star Game (anotó 25 puntos y cogió 27 rebotes en ese partido).

Su dominio estadístico que se extendería a lo largo de toda su carrera siempre chocó con el juego en equipo que en aquella época desarrollaron los Boston Celtics, ganadores de once títulos en un periodo de trece temporadas (1956-1969), liderados por Bill Russell, con quien protagonizaría una de las rivalidades legendarias de la liga.

Chamberlain vs. Russell
Philadelphia siempre era apeado de la competición cuando se encontraba con el equipo de Boston en la final de conferencia, o en la final de la NBA (1964) cuando los Warriors se mudaron a San Francisco.

Después de aquella final Wilt Chamberlain sería traspasado a los Philadelphia 76ers, con quienes conseguiría ganar su primer título tras derrota en la final de conferencia a los Celtics, y curiosamente en la final a los San Francisco Warriors en 1967.

Su segundo y último título lo ganaría, ya veterano, jugando para Los Angeles Lakers en la temporada 1971-72, delegando el protagonismo anotador en la figura de Jerry West para centrarse en facetas reboteadoras y defensivas.

Chamberlain en los Lakers
La mayoría de las veces que se menciona a Chamberlain se hace referencia a su dominio y records anotadores (más puntos en un partido, 100) y reboteadores (55rebotes en un partido), pero para hacernos una idea de su completo juego, podemos destacar que en la temporada 1967-68 fue el mejor pasador de la liga, pese a su posición de pívot, con 8.6 asistencias por partido.

Entre los datos curiosos de su biografía, a mediados de los 80 se rumoreo que algunos equipos le habían hecho ofertas (aunque sobrepasaba con creces los cuarenta años) para volver a las pistas. Y en cuanto a sus records al parecer no se limitaron a las canchas de baloncesto, pues según contó en una de sus autobiografías, "A View from Above" (1991), tuvo relaciones sexuales con unas 20.000 mujeres. Sin duda de ser cierto, todo un record.

2 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Gran repaso a la carrera de Wilt The Stilt Chamberlain. Yo siempre digo lo mismo, eran otros tiempos, sí, pero ¿entonces por que nadie más lo hizo?

Wilt sería imparable en los 60, en los 90, ahora mismo o dentro de 50 años...

Saludos.

Jorge dijo...

Reflexión sencilla, pero sin duda muy efectiva.

Estaría bien hacer un viaje en el tiempo y vivir aquel día... Eh, Mo.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!