viernes, 11 de septiembre de 2015

Puntos a tener en cuenta al inicio de una nueva temporada de Baloncesto de Formación

Por Jorge

Este mes comienza el baloncesto para multitud de clubes, colegios y equipos, pero sobre todo para chicos y chicas cuyo deseo simplemente es disfrutar del baloncesto.

Los siguientes tres puntos pueden servir de guía y punto de partida de la ruta de cualquier entrenador en el baloncesto para jóvenes:

1.- ¿Qué es lo más importante del baloncesto de formación?

Los chicos/as que deciden disfrutar del baloncesto.

Nunca hay que olvidarlo. No se entrena para recibir halagos. No se entrena para ganar y escalar posiciones en el baloncesto. Entrenamos para que esos jóvenes aprendan y mejoren. Ese debe ser el principal objetivo de cualquier entrenador.

El azar jamás puede marcar la temporada de un equipo de formación. Y todo entrenador tiene que tener claros al inicio de una temporada cuales son los objetivos generales de su equipo, y los particulares sobre cada jugador. Ser fiel a éstos durante todo el curso pero con la suficiente flexibilidad para adaptarse a los cambios que puedan darse mientras la temporada avanza.

Esos objetivos tienen que ver con el aprendizaje, y no pueden estar sujetos a cambios en función de victorias o derrotas.

2.- Comunicación

Como se explica, como se corrige, a qué se pone énfasis, que palabras se utilizan, cuáles son nuestros gestos (comunicación no verbal). De nuestra habilidad para transmitir el mensaje, de la interacción con los chavales, dependerá que la enseñanza cale y se vea reflejada en el quehacer de éstos. No se habla por hablar. Hay que saber medir las palabras.

No se trata de saber más para demostrar conocimientos, se trata de aplicarlos para que esos jóvenes progresen, se diviertan, y sobre todo, tengan una experiencia positiva con el deporte. Experiencia que por supuesto está por encima de las victorias y las derrotas. Se juega para ganar, pero sobre todo se juega para aprender y pasarlo bien. Ganar o perder no es ni debe ser la vara que mida el éxito individual y colectivo de quienes juegan al baloncesto a temprana edad.

3.- Valores


El compañerismo, el respeto (por adversarios, compañeros, árbitros, etc.), la cultura del esfuerzo, el autocontrol, la deportividad, el compromiso y la responsabilidad que supone formar parte de un equipo… y otros muchos valores forman parte de la enseñanza deportiva. Valores que luego tendrán su continuidad en la vida personal de los jóvenes deportistas.

Un entrenador de formación debe dar tanta importancia si no más al desarrollo de tales valores incluso por encima de cuestiones técnicas o deportivas, y ni que decir tiene que por delante de los resultados.

Si el entrenamiento deportivo a jóvenes es un recorrido con vista al medio y largo plazo, no digamos cuando lo que se pretende es inculcar una serie de valores fundamentales para el desarrollo personal.

Aquel entrenador que se pierda o que dude de lo que hace siempre debería de volver a estos tres puntos básicos para centrarse y tomar en cuenta lo que en verdad es más importante cuando se entrena a jóvenes.

Como entrenador de baloncesto amateur cometí errores, y seguramente seguiré cometiéndolos, pero igualmente me intereso por corregirme para hacerlo mejor para ellos, para toda esa chavalería que a fin de cuentas debe ser el objetivo básico y principalmente de todos aquellos a quienes nos interesa el baloncesto de formación. Discúlpenme si fui demasiado atrevido recomendando estos tres puntos, y abierto estoy a recibir comentarios para aprender de todos aquellos que quieran expresar su opinión.

Mis mejores deseos para todos aquellos equipos, especialmente los más modestos, en el inicio de esta nueva aventura baloncestística para esta temporada 2015-2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!