miércoles, 9 de noviembre de 2016

El lagunero opina… (8) Lakers 97 Mavs 109

Por Jorge


Irregulares Lakers que frente a la consistencia de los Mavericks liderados por Harrison Barnes y Seth Curry, pusieron fin a la racha de tres victorias consecutivas en el Staples.

Nuevamente el banquillo de Lakers fue productivo (43 puntos) pero en este caso esa anotación es engañosa teniendo en cuenta que Clarkson y Williams siempre juegan minutos de titular, y si algunos titulares no suman (2 puntos de Deng y 4 de Mozgov), falta equilibrio.


La irregularidad ofensiva de los Lakers estuvo en las rachas protagonizadas por algunos jugadores que sin embargo aparecen y desaparecen: los 13 primeros puntos del partido los anotó Young (luego sólo sumó 7), y Russell anotó sus 12 puntos (más varios rebotes y asistencias) en un arreón del tercer cuarto.

Esta vez se erró en las decisiones en los momentos calientes del último cuarto, una vez empatado el partido a 89, con malos tiros y pérdidas de balón que fueron aprovechados por los Maveriks que cerraron el partido con ese parcial final de 20-8.

Me llamó la atención la defensa en zona que plantearon los Mavs en algunos momentos y que me pareció sospechosa de defensa ilegal con jugadores de Dallas flotando dentro de la pintura durante más de tres segundos sin defender a nadie. Y es que el arbitraje también tuvo una noche algo aciaga con algunas decisiones difíciles de entender con tres árbitros en pista: un corte clarísimo con el pie de Curry que propició una canasta fácil en contraataque, o un tapón de Bogut en clara falta apoyándose con el otro brazo sobre Randle.

Sin embargo el arbitraje no es excusa que justifique el atasco ofensivo en los momentos calientes, ni sobre todo la mala defensa que permitió otra vez muchos puntos a un oponente que llegaba al Staples con 96 de media y se le concedieron 58 en la primera parte. Seguramente se notó en ese sentido la baja del físico Nance, ausente por un golpe en la cabeza tras pelear por un balón dividido contra Suns, y al que se espera para el próximo partido. Curioso que al final Walton recurriese a World Peace para frenar a Barnes sin que eso sirviera para nada, más como si se tratase de buscar un talismán (ya lo hizo en otros partidos como por ejemplo frente a Harden) que de estar convencido de su utilidad cuando sólo jugó un par de minutos… y eso que no está para jugar ni uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!