miércoles, 8 de marzo de 2017

El lagunero opina… (64) Mavericks 122 Lakers 111

Por Jorge


Confirmado. Lakers es el equipo perfecto para cualquier fiesta. Defiende poco o nada, y de vez en cuando hace alguna jugada buena que completa el espectáculo del anfitrión.

Hoy tocó la fiesta de los Mavs y el récord de Dirk Nowitzki que superó los 30.000 puntos en su carrera con el premio añadido de una victoria fácil para Dallas.

El alemán casi consigue esa anotación en el primer cuarto anotando sus primeros 16 puntos sin fallo, luego se permitió alguno pero en el segundo rubricó su marca, y se fue al descanso con 25 como el mejor de su equipo y con el partido casi finiquitado (70-52).

Luego en el tercero Dallas aumentó la distancia en el marcador (103-74) mientras los ataques de L.A. apenas con dos o tres pases en el mejor de los casos se dejaba llevar con cada uno haciendo la guerra por su cuenta.

Por supuesto los Lakers maquillaron en el último cuarto como sólo ellos saben, en especial Russell anotando 11 de sus 22 puntos en ese tiempo. Pero lo más molesto para los aficionados angelinos es que cuando todo está perdido, de repente aumenta el esfuerzo defensivo (se nota la presencia de Ennis, Brewer y Nwaba que deberían jugar más por ganas), e incluso son capaces de hacer ligeras presiones al saque de fondo rival. ¿No se puede hacer eso antes?

Lo dicho, fiesta redonda para los Mavs con seis jugadores en la decena de puntos más Nowitzki por encima de la veintena y con su récord y victoria al saco.

Y el aficionado de Lakers que tendrá que aguantar hasta final de temporada conformándose con algún que otro detalle, como la brega y el triple-doble de Randle anoche, que le ayude a sobrellevar este calvario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!