domingo, 6 de diciembre de 2009

Ayuda en Acción Fuenlabrada- DKV Joventut: Respeto y Compañerismo

Por Jorge

Esta mañana durante el partido de
ACB Ayuda en Acción Fuenlabrada- DKV Joventut al margen de los detalles deportivos de rigor se han apreciado algunos comportamientos dignos de ser comentados.

Batista intentando taponar a Tucker. (foto: acb.com)

El equipo fuenlabreño ha recibido un varapalo muy duro en su cancha del Fernando Martín, pero lo peor no ha sido el repaso deportivo que le ha dado el Joventut, sino la pésima imagen que ha dado alguno de sus jugadores, en particular Esteban Batista.

Quizás la ínfulas de estrella que le ha dado el inicio de temporada, acrecentadas por el “dorar de píldora” generalizado por parte de los medios de comunicación, han influido en que no le haya gustado que su entrenador le llamara al orden durante el juego, y lejos de aceptar con humildad y compañerismo las reprimendas de Luís Guill, se ha permitido el lujo de hacerle frente durante un tiempo muerto con las cámaras y los micrófonos de Telemadrid por testigos.

Como entrenador de categorías de formación preocupado por el comportamiento deportivo de los jóvenes así como por intentar inculcar valores a través del baloncesto, agradezco la oportunidad que el jugador del Fuenlabrada nos ha brindado, pues ha sido un excelente ejemplo tanto para entrenadores como jugadores, de lo que no debe ser un comportamiento adecuado en una pista, ni fuera por supuesto. La falta de respeto hacia su entrenador (¿acaso cree que las broncas se dan por gusto?), su ausencia de compañerismo (su discusión demuestra muy poca concentración) dentro de un deporte que no olvidemos que es de equipo, que luego se ha traducido en una sucesión de errores fruto de la salida mental del juego (8 balones perdidos) por parte del jugador, y que ha culminado con una falta antideportiva sin sentido en los últimos segundos de partido.

Todo lo anterior quizás explique el porqué un jugador de estas características no siguió en su momento en la NBA, en el Maccabi, o incluso no tenía un destino más acorde con su supuesta condición de estrella antes de recalar en un equipo modesto como Fuenlabrada. Ojo, que no dudo de su buen nivel, pero quizás y es verdad que por estos acontecimientos, unido a la racha de derrotas de su equipo, parezco ventajista, pero compararle como se hizo en algún medio con Felipe Reyes (al que también hay que reconocer que a veces se le va la pinza, aunque algo menos últimamente) no sea realista. Sea como fuere, también habrá que decir que si bien considero que antes no era una superestrella, ahora por esto tampoco se le puede demonizar… si es capaz de asumir sus errores y aprender de ellos para ayudar a su equipo.

Gerald Fitch, jugador también destacado al inicio de la temporada (venido a menos sobre todo por lesión), y del que se podría considerar una relativa actitud egoísta debido a su condición de anotador compulsivo, también ha dado otra lección demostrando la cara opuesta. Según han captado las cámaras, en el momento en el que Guil, en pleno tiempo muerto, echaba el rapapolvo merecido a Esteban Batista, se ha dedicado a “comerle la oreja” al uruguayo, y si bien no sabemos que le habrá dicho, todo hace pensar que le estaba aleccionando para que se mantuviera en el partido y pensara en el equipo. Es decir, el comportamiento de compañerismo que debe regir en un equipo.

Por último, otro detalle de compañerismo muy bonito y aleccionador se ha producido cuando al acabar el partido, en el tradicional apretón de manos entre los entrenadores rivales, Sito Alonso se ha quedado un rato charlando con Luís Guill y por los gestos, parecía decirle aquello de tranquilo y a seguir trabajando que todos hemos pasado por partidos como éste en el que te cae una manta de puntos, no te sale nada y se ve todo negro. Nadie como un compañero de gremio para recibir un poco de ánimo que nunca viene mal, y más ahora que por Fuenlabrada pintan bastos.

El deporte suele ser reflejo de lo mejor y lo peor de la sociedad, y a través de algunos comportamientos, se ha podido apreciar en el partido de esta mañana. Ahora nos toca al resto aprender de esta lección.

2 comentarios:

Mr. Naismooth dijo...

No habiendo visto las imagenes me aventuro a comentar un par de cosillas. En primer lugar me gustaria destacar la labor del Fuenla como entidad y la de Guil como coach. Que nadie se equivoque: Ni Batista es un crack ni Fitch es la mega-ultra-super estrella que algunos medios nos han querido vender. Son dos grandes jugadores que se adaptan a la perfección al sistema que desarrolla Guil. Ellos son los encargados de definir dentro de un guión que todos deben seguir al pie de la letra para que la cosa funcione.

Tenia serias dudas de como iba a encajar el uruguayo a la ACB y ha sido una grata sorpresa su rendimiento. Pero de ahí a la percepción que tienen algunos de su dimensión como pivot, media un abismo. Batista necesita al equipo para destacar. Necesita ser importante y que la pelota pase por sus manos. En el Fuenla se hace y los resultados estan a la vista. Pero si Esteban no es capaz de ver que sus numeros son consecuencia directa de la labor de equipo, mal vamos.

Todo mi apoyo al Fuenlabrada y a su entrenador. Ahora van mal dadas, pero si siguen confiando en el trabajo que han venido realizando los ultimos meses y la plantilla recupera la humildad que aparentemente algunos han perdido, este equipo puede seguir matando gigantes y terminar la temporada con mas sustos ajenos que propios.

Un saludo Jorge.

Jorge dijo...

Bienvenido después de tanto tiempo por este espacio.

Si me he animado a escribir sobre los sucedido ayer en el partido del Fuenla es porque pienso y estoy totalmente de acuerdo con lo que dices en tu comentario.

El baoncesto es un juego de equipo y Batista debe ayudar al suyo. Y en cuanto a Guil, si bien no quedé muy contento cuando vi desenvolverse a la selección junior que participó en el europeo de la categoría en 2007, mi visión sobre él y su trabajo ha mejorado muy mucho con su labor en el Fuenla. Por eso, no se merece ese comportamiento (ni aunque lo considerase un mal entrenador), y espero que en el club se tenga paciencia y el tiempo vuelva las aguas a su cauce.

Un saludo y lo dicho, bienvenido.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!