lunes, 7 de junio de 2010

Final NBA 2010 Partido 2: Lakers 94 – Celtics 103 El mejor tirador y la locura angelina iguala la serie

Por Jorge

Los Lakers apoyándose en el juego interior de Gasol y Bynum intentó neutralizar las locas decisiones técnicas de Jackson que se vio superado por el tiro de Ray Allen, y un triple doble de Rondo.



Las faltas volvieron a limitar el juego de uno y otro equipo (seguimos sin ver a Odom y Garnett), propiciando rotaciones en los banquillos de las que sacaron mayor provecho los Celtics, sobre todo en un último cuarto loco por parte de los Lakers.

Una primera parte fantástica de Ray Allen anotando 7 de los 8 triples finales, nuevo record en finales de la NBA, permitió a los Celtics dominar en el marcador y sólo pudo ser contrarrestado por Gasol, y un Bynum que está despejando las dudas que planteaba su lesión de rodilla.


Ray Allen tirando en el partido 2 de la Final 2010
Ray Allen, el mejor tirador de la NBA. (foto: nba.com)

Nuevamente los árbitros condicionaron el juego al señalar multitud de faltas dudosas: Boston puso dos tapones que incomprensiblemente fueron señalados como falta, a Kobe le pitaron una dudosa en ataque que con los abucheos del público se transformó en la inmediata falta en ataque de Allen igual de dudosa…

Las faltas personales limitaron el juego de Bryant que tampoco estaba haciendo buen partido pero cuya baja aumentaba los problemas ofensivos de los Lakers en la primera mitad, que sin embargo no supieron buscar descaradamente la ventaja de sus pivots (20 tiros entre Gasol y Bynum para 40 minutos en pista de los dos), y así la puntuación de Gasol fue más producto de su propia iniciativa que de decisiones estudiadas y planteadas desde el banquillo.

En favor de Phil Jackson hay que decir que quizás las situaciones si fueron planteadas, pero luego los jugadores juegan a su bola, o se puede dar mérito a la defensa de Boston, aunque no me inclino ni por una ni por otra opción.

Las faltas provocan en la NBA cambios automáticos, y a veces los técnicos deberían de ser más decididos y saber arriesgar. ¿De qué sirvieron los minutos en el banquillo de Kobe si luego cuando volvía a la pista hacía faltas volviéndose a cargar de ellas?

Si Jackson no se fía de la segunda unidad, ¿qué rendimiento va a dar Odom en el banco por mucho que tenga tres faltas? Gasol nuevamente fue exprimido ayer, y si bien el asegura que no tiene problemas en jugar tanto, su rendimiento defensivo lo nota (no llega a las ayudas desplazándose con menos energía). Otro ejemplo de rotación automática se produjo en el último cuarto cuando se está cociendo el asunto. Hasta entonces Gasol había jugado todo el partido y curiosamente fue a descansar (1 punto sólo en este último cuarto) cuando seguramente más falta hacía a su equipo, pasándose la mitad de ese último cuarto sentado en el banco. Boston supo sacar provecho de ello.

Los Celtics que parecían acabados después del primer partido viajan a Boston con su objetivo, una victoria en su casillero, y ahora toca jugar en el infierno verde. Y ojo que Boston tampoco jugó para tirar cohetes, bastándole el acierto en el tiro de tres de Allen, el triple doble de Rondo (19 puntos, 12 rebotes y 10 asistencias), y un poco de ayuda desde el banquillo a cargo de “Big Baby” Davis. Así los Celtics deberían mejorar en su campo.

El arbitraje ha seguido una tónica similar que veremos si cambia de sentido en Boston, y tácticamente no ha habido variaciones en ete segundo partido. Ahora habrá que plantearse si veremos de una vez por todas a Odom en la pista, si Pierce será capaz de tomar las riendas en su casa tal y como lo hizo en las finales de 2008, si los angelinos terminarán de darse cuenta de su notable ventaja interior para surtir de balones a Gasol y Bynum…

Sólo una vez en la historia un equipo ganó los tres partidos consecutivos a celebrar en su campo con el formato 2-3-2 de las finales, y fueron los Pistons frente a los Lakers en 2004. Ahora mismo Boston le ha pasado la patata caliente a los Los Angeles, y este será un buen momento para ver si realmente Bryant, Gasol y compañía son capaces de hacer méritos para pasar a la historia (ganar los tres partidos en el Garden), aunque todo hace pensar que la resolución de la finales se producirá de vuelta a Los Angeles… si no es Boston quien escribe una nueva página en su glorioso libro de memorias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!