miércoles, 16 de junio de 2010

Final NBA 2010 Partido 6: Lakers 89 – Celtics 67 L.A. recupera su juego y el séptimo decidirá el campeón

Por Jorge

Bryant (26 puntos y 11 rebotes), Gasol (17 puntos, 13 rebotes y 9 asistencias), Artest (15 puntos con 3 de 6 en triples), y el banquillo (25 puntos) han apabullado a unos Celtics que sólo han contado con el acierto esporádico de Allen (19 puntos), Garnet (12 puntos), y Pierce (13 puntos).


La vuelta a casa ha sentado de maravilla a unos Lakers que han recuperado el ritmo y la alegría en su juego, mientras que los Celtics han notado el cambio de escenario fallando más de la cuenta para quedarse en un lamentable 33% de acierto en el tiro.

El desacierto de los Celtics, y la tempranera lesión de Perkins (mediado el primer cuarto), que hasta entonces tampoco había hecho nada, todo hay que decirlo, han sentado fatal a los de Boston que han terminado el primer cuarto viendo como se les escapaba la más mínima posibilidad de ganar el partido (28-18).

Rivers parando el partido con varios tiempos muertos, y seis puntos de Pierce en el segundo cuarto han intentado meter a los verdes en el partido, pero los Lakers no lo han permitido manteniendo sus ventajas apoyándose en un banquillo con más minutos y acierto aprovechándose de la inercia positiva del juego.

El banquillo de los Celtics no ha estado al nivel de partidos anteriores hasta el punto que iniciado el último cuarto no había aportado ningún punto frente a 24 por parte del banquillo de Lakers.

Banquillo de los Celtics
El banquillo de Boston centrado ya en el siguiente partido. (foto: latimes.com)

El último cuarto ha sido de trámite y se ha vuelto a echar de menos algo más de descanso para los pilares del juego de Lakers (Bryant y Gasol) cuando el partido estaba claramente dominado con ventajas por encima de los veinte puntos. La razón quizás fuera que había que terminar el partido con buenas sensaciones, pero creo que de cara a un último partido eso ya cuenta poco y más habría valido algo de descanso sobre todo para un Gasol al que se le ha vuelto a ver algo desfondado en la segunda parte.

Partido "plácido" para unos Lakers que más allá del dominio en el rebote y de los malos porcentajes de Boston, han recuperado el control del juego jugando con mayor ritmo y equilibrio permitiendo puntos en transición y jugando situaciones de dentro-fuera librando tiros abiertos cómodos (así han llegado muchas de las asistencias de Gasol).

Y ahora, ¿qué pasará en el partido definitivo?

En la NBA cada partido es una historia, y la clara victoria de los Lakers de anoche no garantizan nada para el partido definitivo. Bien es verdad que las buenas sensaciones han cambiado de bando: los Lakers parecían acabados después del quinto partido, y ahora parece que son los Celtics quienes se enfrentan cabizbajos al trámite de un séptimo partido en cancha ajena.

Pero llamativa ha sido la imagen de los jugadores de los Celtics en el banquillo durante el último cuarto con un Garnett que parecía llevar la voz cantante a la hora de conjurarse y planear como debían afrontar el último partido de la final.

Boston tendrá difícil la participación de Perkins con un esguince de rodilla. Su aportación no es vital, pero si es importante su presencia igual que lo ha sido la de Bynum pese a su lesión. Son jugadores que difícilmente van a meter la canasta definitiva, pero un hombre grande en la pintura a la hora de intimidar, cerrar el rebote y dar algún mamporro siempre es importante. Y no olvidemos que hasta ahora el equipo que ha dominado el rebote ha ganado el partido.

El Staples no es el Garden, pero jamás había visto tal griterío del público pidiendo defensa y enarbolando a los suyos apenas transcurridos un par de minutos de juego en el sexto, y esa será una ventaja para los Lakers en el séptimo... si salen enchufados porque de lo contrario la presión ambiental (el verse obligados a ganar en su campo) puede volverse en su contra.

La final de la NBA llega por decimo sexta ocasión a un séptimo y definitivo partido, y sólo ganó el equipo de fuera en tres ocasiones... una de ellas en 1969 cuando los Celtics en el último partido de la carrera de Bill Russell asaltaron la cancha de unos Lakers que ya tenían preparada la fiesta antes de empezar el partido. Seguro que los Lakers se mentalizarán para que esto no se repita, y los Celtics apelarán al espíritu de aquellos Celtics para conseguir la machada.

2 comentarios:

General Espartero dijo...

Son perogrulladas pero clave el rendimiento del banquillo de Lakers y la recuperación de Gasol. Aunque quizás lo más importante hay sido una defensa angelina que ha vuelto de vacaciones. Sin Perkins habrá que ver lo que puede hacer la rotación interior de los Celtics, sensacional en otros partidos. Todavía queda lo mejor...

Un saludo!

Jorge dijo...

Gasol ha recuperado su juego pero se le ve poco fresco físicamente... aunque los Celtics tampoco están muy allá.

Espero que tengas razón General y quede lo mejor, porque estas finales prometían mucho y salvo por la nostalgia, llegar al séptimo, y algunas acciones esporádicas se nos ha quedado en muy poco.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!