martes, 31 de mayo de 2011

Frases de Baloncesto (10): Formación Cultural del Deportista

Por Jorge

El deporte además del componente físico tiene un componente mental que se puede mejorar con la formación cultural. General es que aquellos deportistas que más destacan suelen tener la cabeza bastante bien amueblada.

Leo en “Marca”, no es este diario santo de mi devoción pero a veces uno encuentra alguna perla interesante, al entrenador personal de Dirk Nowitzki, Holger Geschwinder:

“Cuando más desarrolles el cerebro y más lo estimules, mejor y más ágil responderá ante situaciones críticas. Hay que cultivarse, cuanto más culto eres, mejor jugador eres en la cancha”.

Nowitzki tirando a canasta
Cansado estoy de decirles a todos aquellos jóvenes que pasan por mis manos que tan importante es leer y aprender en el colegio/instituto como anotar o defender en la cancha.

Aprobar podría ser suficiente aunque eso no signifique que se haya aprendido realmente algo porque tengo la sensación que cada vez es menor la exigencia académica hasta el punto que uno se lleva notables sorpresas negativas cuando lee algún texto de los jóvenes de hoy (me refiero a chavales que están a pocos pasos de ingresar en la universidad) y que sin embargo aprueban con facilidad. Por supuesto que hay excepciones, afortunadamente.

Siempre he estado tentado de aplicar en mis equipos la medida de exigir aprobados para poder entrenar o jugar los partidos, pero las lumbreras no han sido mayoría, y de haber llevado adelante esa idea seguro que las dinámicas se habrían visto notablemente alterada pues habría limitado opciones en los entrenamientos y en los partidos. Y al final los buenos estudiantes habrían sido los perjudicados por la ausencia de los “menos hábiles” en los estudios.

Además si a veces el esfuerzo y ganas de entrenar no son muy altos, hacer que los malos estudiantes no puedan entrenar por sus resultados académicos también iría en perjuicio de sus entrenamientos deportivos, y no sé hasta que punto esa medida acrecentaría sus ganas de estudiar para poder entrenar.

Otra razón que me lleva a dudar la aplicación de esa medida es la relación entrenador y padres. A veces ésta no es muy buena, y si algunos de los segundos ya consideran que son unos “expertos” en baloncesto que saben más que el entrenador, que el árbitro, que exigen que sus hijos jueguen más, etc., ¿cómo se tomarían que un entrenador exigiese a sus hijos aprobar para poder jugar y entrenar? Supongo que habría de todo, algunos que lo verían con buenos ojos por significar un pequeño impulso en la motivación académica para sus hijos, mientras que quizás otros lo verían como inmiscuirse en asuntos que sólo son competencia de ellos.

Desde luego que no comparto lo último pues el entrenador además de enseñar las habilidades propias del baloncesto tiene que ser un apoyo en la formación global del joven, y así todo cuanto se pueda enseñar (si lo aprende) le servirá al joven en la pista y fuera de ella para el resto de su vida.

Mientras decido si exijo aprobados para la próxima temporada (seguiré al menos recomendado libros o incluso regalando alguno), Nowitzki gracias a sus habilidades deportivas (y seguro que culturales también) iniciará esta madrugada su participación en la final de la NBA 2011.

2 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jorge.

He escrito en esta entrada ya que en la última no podía realizar comentarios.

Me he quedado con una frase: """He pretendido ayudar a todo el mundo aunque creo que no lo he conseguido. Las decisiones no han sido siempre acertadas"""

Esta frase demuestra rotundamente que lo has hecho bien; lo malo sería: no he ayudado a todo el mundo por igual. Pero el que trata de hacer las cosas bien ya ha triunfado, salgan mejor o peor...

Lo más importante en esta vida (no sólo en el baloncesto) es tratar de hacer lo correcto, si tratas de hacer esto, jamás es un fracaso, independientemente del resultado.

PD: Espero volverte a leer pronto.

Saludos.

Jorge dijo...

Muchas Gracias Mo.

Seguiré leyéndote y comentando.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!