lunes, 2 de mayo de 2011

Hemeroteca (2): 1995 La última Copa de Europa del Madrid... por el momento

Por Jorge

El próximo fin de semana (
6-8 mayo) se juega en Barcelona la Final Four de la Euroliga. Buen momento para animar a los madridistas rescatando de los archivos el último título (1995) del Real Madrid en la máxima competición del baloncesto continental de clubes.

Portada Gigantes Abril 1995
Arriba está la portada de la revista “Gigantes del Basket” que reflejó el éxito de un equipo blanco dirigido en 1995 por
Zeljko Obradovic desde el banquillo y Arvydas Sabonis en la cancha.

Las semifinales de aquella Final Four fueron Olympiakos – Panathinaikos (58-52), y Real Madrid – Limoges (62-49). Tal y como reflejan los resultados, se caracterizaron por un juego rácano y lleno de miedo por parte de los cuatro equipos.

“Gigantes” recogía entonces una frase de
Pep Cargol, jugador del Madrid, que trataba de justificar esa pobreza ofensiva:

“Aquí se juega a cometer los menores errores posibles y se crea un ritmo cansino, el más apropiado para ello porque lo único que importa es ganar”
Pep Cargol, final Euroliga 1995
Cargol se recrea en la última canasta de la Final Four de 1995.

La final tampoco fue un dispendio ofensivo (Real Madrid 73 – Olympiakos 61) pues aunque la cosa mejoró algo, el juego siguió con ritmo lento y plagado de errores. Pero claro, eso no le importó ni al Madrid, ni a Obradovic, ni a Sabonis. Para el equipo la victoria suponía volver a saborear las mieles del triunfo después de quince años (el anterior éxito databa de 1980), para Obradovic suponía conseguir su particular tres de tres (tres finales con tres equipos diferentes: Partizan, Joventut y Real Madrid, y tres títulos), y para Sabonis resarcirse y conseguir el máximo título continental que hasta entonces se le había resistido pese a estar ya más que consagrado como uno de los mejores jugadores de la historia del baloncesto europeo.

Sabonis, campeón de Europa con el Madrid
El Real Madrid tenía en su plantilla como principales jugadores a José Lasa y José Miguel Antúnez como bases, Ismael Santos, Chechu Biriukov y Javier García Coll como escoltas, Pep Cargol como alero, y Joe Arlauckas, Antonio Martín y Arvydas Sabonis como jugadores interiores.

Aquel Real Madrid después de ganar esta liga europea no paso de semifinales en la ACB cayendo frente al Barcelona pese a contar con el que sería MVP de la temporada regular (Sabonis). Parece ser que conseguido el objetivo europeo lo demás ya no importaba tanto o importaba menos.

Final Four Barcelona 2011

¿Qué no esperará en Barcelona el próximo fin de semana? Me temo que desde el punto de vista del juego la cosa no diferirá mucho de lo que se vivió ya entonces y que suele ser tónica habitual en este tipo de acontecimientos. Tanteos bajos, jugadores agarrotados, entrenadores controlando el juego al máximo, y al final ganará el equipo que menos mal juegue. Ojalá me equivoque y se juegue con ritmo y alegría en ataque para que todos podamos disfrutar de un buen baloncesto.

Obradovic querrá seguir ampliando su leyenda pues hoy día ostenta el record de títulos desde el banquillo en esta competición con siete, cosa que tiene a tiro a juzgar por la opinión de los especialista que dan al Panathinaikos como máximo favorito después de eliminar al actual campeón (Barça).

Así todo apunta a una final Panathinaikos – Maccabi, sin descartar alguna opción para un Montepaschi que querrá repetir proeza tras cargarse al Olympiacos en cuartos después de haber recibido una paliza monumental en el primer partido.

¿Qué cara mostrará el Madrid en esta Final Four?

A juzgar por la opinión generalizada, el Madrid llega a Barcelona sólo con la mochila llena del respeto que supone su nombre y toda la historia (ocho títulos adornan sus vitrinas) que lleva detrás.

Las sensaciones a priori no son buenas, o al menos no son las que se tenían después de superar al Power Electronics Valencia en cuartos y de ganar al Barça en ACB, más si cabe
después de perder ayer su último partido ACB contra el modesto Fuenlabrada, si bien esto no debería de ser tanta sorpresa pues lo raro es ganar allí (el mérito de esa gente no tiene nombre), y tal y como dice su entrenador tampoco tiene porqué afectar al equipo.

En cualquier caso, y para animar a la afición española, y a la madridista en particular, rescato algunos textos que se pudieron leer en aquel número de 1995 de la revista “Gigantes”. Fernando Baeta, actual director de elmundo.es escribió:
“Este Real Madrid que se ha proclamado campeón de Europa en Zaragoza (…) con el equipo posiblemente menos competitivo de las tres últimas temporadas –ahí están sus pobres estadísticas en la fase regular de la Liga ACB–, pero con un entrenador que ha nacido para ganar la Liga Europea y un jugador que es el más determinante del baloncesto europeo y uno de los más contundentes del concierto mundial, ha logrado el milagro; algo así como jugar al póker y ganar (…).”

(…). En Zaragoza brilló con sus argumentos tan sólidos como impropios de su reciente historia. Convirtió en virtudes lo que durante muchos meses no han sido sino defectos. La imprecisión, el nerviosismo patológico, el miedo, los demonios… Todo eso quedó en Madrid y dejó paso al trabajo bien hecho, la tranquilidad en los momentos más complejos, la valentía, la lección notablemente aprendida.”
Julio Miravalls, actual director de documentación de Unidad Editorial (grupo multimedia que engloba “El Mundo”, “Marca”, etc.), dijo:
“Confieso que no creía en las posibilidades del Real Madrid para ser campeón de Europa. Existían, pero parecían tan lejanas… Recordando, sin papeles en la mano, este equipo ha sido incapaz en toda la temporada de engarzar más de dos victorias consecutivas. Eso explica la derrota del domingo anterior en Girona. Era necesaria para poner la cuenta a cero…”
Real Madrid Campeón de Europa 1995
García Coll sujeta a Antúnez que cumple el ritual de cortar la red del aro (izq.) y Sabonis y Biriukov (capitán) sujetan el trofeo en el vestuario (dcha.).

Dicen que la historia es cíclica, y a juzgar por las palabras que se escribieron en aquella ocasión y por la situación actual del Madrid, irregularidad (capaces de lo mejor y lo peor en un partido, para ejemplo el partido jugado hace algunas semanas contra Baskonia), cambio de entrenador y jugadores, se viene de perder en el último partido, la final se vuelve a jugar en España… ¿por qué no se puede repetir la historia que vivimos en abril del 95?

Seguramente la diferencia, gran diferencia por cierto, respecto a aquella Final Four es la ausencia de una estrella del calibre de gran “Sabas” y de un entrenador como Obradovic. Pero a un par de partidos quien sabe, hazañas más difíciles se han conseguido…

Pese a que mis preferencias en el baloncesto patrio pasan por el Estudiantes, no puedo ocultar que en el pasado, hace mucho mucho tiempo (entonces apenas si se veía por la tele sólo al Madrid), tuve aprecio por el conjunto madridista. Así reconozco que parte de mi afición por nuestro querido deporte se la debo a jugadores como
Corbalán, Iturriaga, Wayne Robinson… y entre mis recuerdos se encuentra la decepción que supuso la derrota de aquel Madrid, que tenía a Brian Jackson y Robinson como pareja de extranjeros, en la final de la Copa de Europa de 1985 frente a la Cibona de Drazen Petrovic. Esa decepción desapareció en parte gracias al triunfo de 1995.

Sin embargo ahora no estaría mal que el representante español de la presente final consiguiera otro título para cerrar un poco más aquella herida, además de para gozo de gente especial que aprecio y que podrá disfrutar del espectáculo in situ. Suerte para todos y que gane... el Madrid.

2 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Pues mi favorito es el Maccabi. Creo sinceramente que es el peor rival de los tres para el Madrid.

El Panathinaikos y el Madrid juegan a lo mismo y creo sinceramente que el Madrid podría ganarlo, pero el Maccabi tiene un juego ofensivo demoledor y juega más a "baloncesto", por decirlo de algún modo.

Ya veremos.

Y mañana Manresa-Estudiantes. Es lamentable el nivel del Manresa en las últimas jornadas; de no ser por ese puñado de victorias en algún que otro momento lúcido de la temporada, ya estaría en LEB. Ya hace semanas que con una victoria estaría salvado... pero no hay manera.

Saludos.

Jorge dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Mo.

El juego ofensivo del Maccabi es lo peor que le puede pasar a un equipo como el Madrid.

En cuanto a lo de Manresa no desesperes porque aunque sus partidos son difíciles, tiene colchón, y los rivales de Menorca también son de aupa.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!