miércoles, 2 de diciembre de 2015

El crepúsculo de Kobe Bryant

Por Jorge

Kobe Bryant confirmó en rueda de prensa, tras anunciarlo en una carta abierta, que está jugando su última temporada en la NBA. Nadie está por encima del juego y del paso del tiempo.


Duele ver que ahora Bryant es la sombra del que fue, con lanzamientos a canasta que no es que no los haya hecho alguna vez en sus mejores años (por ese afán de protagonismo, a veces excesivo), pero si bien entonces eran la excepción a otras muchas jugadas magníficas, ahora en cambio se está convirtiendo en habitual un día sí y otro también, siendo la excepción alguna buena jugada.


Llama la atención esa especie de problema de fuerza en sus piernas que puede tener su motivo en el desgaste fruto de tantas temporadas y minutos de juego (ya dijo Bryant que sus 37 años no eran los mismos que los de Michael Jordan), y que le lleva a quedarse corto en muchos de sus tiros. A pesar de lo cual está tirando más triples por partido que nunca: casi 8 intentos (con la friolera de 21 lanzamientos en el último) para no llegar ni al 20% de acierto frente a 4 intentos y un 33% de efectividad a lo largo de su carrera), intentándolo una y otra vez, fruto quizás de un orgullo mal entendido, queriendo negarse a aceptar un declive inevitable, pese a que siempre nos puede dejar algún momento para el recuerdo como el tres de cuatro al inicio del partido que enfrentó a los Lakers contra los Philadelphia 76ers en la pasada madrugada, para regocijo de los aficionados que le corearon el famoso ¡MVP, MVP, MVP! desde la grada:


Ahora es tiempo de agasajos allá por donde vaya su equipo para recibir la despedida que merece una leyenda de su calibre, como en su última visita a su ciudad natal, Philadelphia, que tuvo a bien presentarle como si se tratase de un jugador del equipo local:


A destacar las palabras que le dedicó en el día del anuncio de su retirada el propio comisionado de la NBA, Adam Silver, y las del agradecimiento de uno de sus compañeros del alma, Pau Gasol:



Kobe Bryant se ha ganado el derecho a darse un último capricho (muy bien pagado, por cierto), como lo es jugar su última temporada sin ningún tipo de presión ni aspiración, más que la de disfrutar del juego independientemente de su rendimiento. Y los demás debemos aceptar esa posibilidad por el respeto que merece un jugador de su categoría, acompañándole en este camino hacia el final de una carrera fantástica.

Nadie duda de la calidad técnica que atesora el escolta y que le sitúa en la excelencia de la historia del baloncesto, y en su crepúsculo aún puede dejarnos alguna que otra perla que complete el álbum de una leyenda como él, como lo fue este triple sobre Paul George que metió el miedo en el cuerpo a los Indiana Pacers… y destapó esa risa sincera de un Bryant feliz, ligero de equipaje tras anunciar su retirada, consciente de que sólo le queda seguir haciendo lo que hizo siempre a lo largo de su carrera, disfrutar como el niño que se enamoró del juego.

2 comentarios:

Marcos dijo...

me encanta el video de ese triple vs Indiana.

Jorge dijo...

Gran canasta sin duda Marcos. Habrá que disfrutar de las jugadas que vaya dejando Bryant de aquí al final de temporada.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!