sábado, 23 de agosto de 2014

Copa del Mundo: Apuntes sobre España (y algún detalle sobre USA)

Por Jorge

La calidad que atesoran España y Estados Unidos (pese a sus bajas) y la pereza de analizar las posibilidades del resto de selecciones hacen que la mayoría les coloquemos el cartel de máximo favoritos para jugar la final de la próxima Copa del Mundo (antes Mundobasket) de baloncesto.

Quien espere, después de ver el título que encabeza este texto, un análisis sesudo de las preparaciones y posibilidades de las dos selecciones favoritas para alzarse con el oro que se pasen por otro sitio. Aquí sólo leerán sobre detalles puntuales y sensaciones que despiertan en un sencillo aficionado después de ver los partidos de preparación que jugaron hasta ahora (a España le queda jugar frente a Argentina, y a Estados Unidos contra Eslovenia).

Repito, partidos de preparación, porque algunos aficionados todavía no entienden que es eso, y cuando uno se pasa por los foros del baloncesto en las redes sociales se encuentra opiniones demasiado categóricas y exigentes que son más propias de la competición. La preparación puede dar pistas de por donde irán los tiros pero no tienen porqué coincidir exactamente con lo que luego se verá jugando en el campeonato ya que los equipos deben guardarse algunas bazas que les permitan sorprender y salirse del guión que esperan los rivales.

Algunos aficionados no terminan de enterarse y son inflexibles exigiendo una competitivad hasta el extremo, y despotrican sobre todo lo que no sale a su gusto como si el resultado fuera a ser definitivo en la competición verdadera. Lógicamente tampoco habría que subirse al carro de los parabienes cuando se destaca en estas pachangas veraniegas. Las conclusiones que valen son las que saquen entrenadores y jugadores. Y las valoraciones finales como siempre habrá que tenerlas en cuenta al final del campeonato oficial.

Tengo la sensación de que Orenga, Claver y Ricky se llevan la palma en esta selección como los más odiados entre los aficionados (“haters” les llaman).

El primero da igual que se saque conejos de una chistera que a juicio del aficionado será el máximo culpable si la selección no llega ni a la final (incluso ganando muchos añadirán la coletilla de “pese a él”), y en el caso de salir victoriosos el mérito se quedará en los jugadores. Sin duda un tópico injusto que tienen que arrastrar la mayoría sino todos los entrenadores de cualquier deporte. Dicho esto, Orenga no es santo de mi devoción pero creo que tampoco es el tuercebotas que muchos creen.

Lo mejor que se puede decir de Claver es que su presencia en la selección sirve de ejemplo para volver a recordar que no siempre el mejor equipo es el que tiene a los mejores jugadores sino a aquellos que saben aceptar su rol por secundario que sea. Prácticamente no jugó en toda la temporada, y la verdad es que cuando lo hace su presencia se nota más bien poco pese a que todos reconozcamos que tiene unas condiciones extraordinarias… menos en lo que al carácter se refiere. El otro día una periodista alabó sus ganas y atrevimiento en uno de los partidos amistosos. Parece muy poca exigencia esa para un jugador que no es un junior y que está más que curtido. La verdad es que ya perdí la esperanza con este jugador así que todo lo que pueda sumar bienvenido será (esperemos que no reste).

Ricky creo que está discutido más que por sus acciones por la admiración que se tiene por el Chacho. A favor de Ricky me parece que su actividad defensiva es tal alta que desde ella consigue cosas inimaginables para la mayoría de jugadores, pero la defensa no vende entre el aficionado. Si a eso sumamos que el hombre tiene un problema serio, y que parece irresoluble, en el tiro entenderemos que sea querido y odiado a partes iguales. La verdad es que da pena verle tirar sobre todo porque es tal su desconfianza que hasta duele verle lanzar a canasta por lo mal que lo pasa.

Las ideas básicas que sacamos la mayoría de aficionados de lo visto en los partidos amistosos es que el juego pasará por los pivots en su mayor parte, y que para ello debería ayudar el acierto en el tiro exterior… que no se ha visto hasta ahora. Por cierto, ¿por qué no salen tiradores fiables en el baloncesto español?, y ¿por qué no van a la selección los que tenemos? (solo me viene a la cabeza Alberto Corbacho: ¿alguien me refresca la memoria?). ¿Tan poco se trabaja el tiro? (este no es momento para un debate sobre ello pero da que pensar).

También parece que la selección corrió menos de lo que a priori se pudiera hacer. A bote pronto la única explicación que se me ocurre para ello es que se haya preferido jugar más en posicional para trabajar sistemas, y ya se recurrirá al juego rápido durante el campeonato. No aprovechar la capacidad reboteadora de los pivots y la velocidad de pase y piernas de los exteriores sería a mi juicio un error sobre todo cuando no entren los tiros (y no digamos si la defensa en zona hace acto de presencia).

Que el juego descanse en los pivots, principalmente en los hermanos Gasol, es lógico. Hace unos días Pau dijo que su hermano estaba siendo en los últimos años uno de los mejores pivots de la NBA. Iría un paso más allá, nadie se podría rasgar las vestiduras si dijera que ahora mismo es el mejor pivot como tal del mundo. Sin embargo hecho de menos que jueguen más de espaldas al aro (Pau tiende a hacerlo sólo con rivales muy inferiores físicamente) y que pasen dentro-fuera y a los cortes desde esa posición de poste bajo. Para circular el balón desde poste alto ya están los jugadores exteriores, situación poste alto-bajo aparte.

Leí durante la preparación alguna queja acerca de la desgana (sobre todo defensiva como la de todo el equipo en muchos momentos) de Pau. ¿A alguien le sorprende? Más allá del postureo que en ocasiones gasta suele ser muy perro y solo va al 100% en circunstancias puntuales. Cosa que no se puede decir de su hermano que siempre está a tope, o eso parece. Lógicamente el talento permite estas licencias.

Cada vez que un pivot español (los Gasoles e Ibaka) tira un triple se me revuelven las tripas. Llámenme antiguo pero los pivots están para jugar en la pintura, poste alto-poste bajo, rebotear, hacer bloqueos e intimidar. Algún tiro puntual obligado por las circunstancias, vale, pero un par de pases y zumbársela de tres porque sí, pues no. Para eso ya están bases, escoltas y alero. Bien, los españoles no metieron durante la preparación e incluso el porcentaje fue mejor en los pivots, pero eso puede y debe cambiar y tienen que quedar claros los papeles. Cada uno tiene que hacer lo que mejor sabe hacer. Aquellos que justifican ese juego en la versatilidad del jugador moderno me aburren. Un ejemplo: ¿Pau Gasol puede subir la pelota como un base? Puntualmente vale. ¿Mejor que cualquiera de los bases españoles? Venga ya. Pues eso.

Y ya que menciono a los bases, aquí el tema está peliagudo para Orenga y sus ayudantes. Cualquiera que haya seguido siempre la trayectoria de cualquier equipo profesional sabe que siempre hay un tercer base que no juega o que tiene minutos muy limitados. Claro que en una selección con Sergio Rodríguez, Calderón y Ricky la situación se complica porque ¿a quién limitas?

El tiempo de juego del Chacho ya es cuestión de debate entre los aficionados de su equipo (Real Madrid) y sin embargo en poco más de 20 minutos le valió para rendir al mejor nivel y ganar el premio de MVP de la Euroliga pasada. Ojo al dato, premio que creo que sólo ganó antes un jugador español (si no es así, acepto correcciones): Juan Carlos Navarro.

El caso es que aumentar sus minutos no garantiza que aumente o mantenga su rendimiento, y ya bastante notable es que tenga capacidad para rendir a alto nivel con un minutaje reducido que quizá no sea tan sorprendente o que no debería serlo jugando en equipos de máxima categoría. Y es que hay más ejemplos: Pau Gasol fue elegido MVP del Mundobasket que ganó la selección española en Japón (2006) jugando algo así como 25 minutos por partido. Parece una broma, pero no lo es, y no escuché a nadie que se quejara por el minutaje que repartió entonces “Pepu” Hernández, seleccionador de aquel equipo que tiene el honor de haber conseguido el mayor éxito del baloncesto español.

Resumiendo la cuestión del tiempo de juego, creo que la polémica es baladí. Lo importante es realizar rotaciones que garanticen frescura física de los jugadores más importantes para los momentos más delicados y que a su vez permitan que puedan rendir. Además eso permite mantener a todos involucrados y listos para jugar. El buen jugador no necesita demasiados minutos para sumar, y en la selección tenemos otro ejemplo: Felipe Reyes.

Por último dedicaré unas líneas para el novato de la selección. La verdad es que no indagué acerca de qué es lo que realmente le pasa a Abrines, pero siendo un jugador cuyo estilo me gusta y que además tiene buena mano que falta hace, parece que su anonimato en la preparación continuará durante el campeonato aunque se recupere. Imagino que su presencia se justifica por la necesaria experiencia de una convocatoria con la absoluta, pero si no juega…

Y que pasa con Estados Unidos...

Buscar resquicios en el combinado estadounidense no es fácil pero siempre hay que apelar a los clásicos problemas que no siempre lo son tantos cuando viajan al baloncesto FIBA: adaptación a otras reglas, desconocimiento del juego internacional, y superar las más habituales defensas zonales. A ello se le une el a veces exceso de confianza amparados en sus notables cualidades físicas. Vistos sus partidos amistosos me parece sonrojante ver a Rudy Gay defendiendo a los pivots brasileños. No sé si es prepotencia (se llegó a comentar que consideraban que Chandler Parsons podría jugar de cuatro frente a equipos FIBA) o sencillamente no se enteran de nada. Vale que sus hombres interiores no son de gran categoría, pero tienen suficiente físico para esa tarea, o al menos con mayores opciones que colocando a un alero por muy atlético que sea.

Igual de raro se me hizo ver a un escolta alto como Klay Thompson marcando a bases como Huertas, Arroyo y Barea. Se creen invencibles y que pueden defender a cualquiera en cualquier situación y no lo creo más allá de circunstancias puntuales. Veremos como les sale si se mantienen en sus trece.

En cuanto al arbitraje, la presión defensiva que suelen hacer sus jugadores pequeños tienen mucho de manos y “cuerpeo”, y si los árbitros son permisivos muchos equipos tendrán grandes dificultades para superar el nivel atlético de estos jugadores. El otro detalle arbitral está en los siempre mencionados pasos. Suena a excusa pero la realidad es que hasta que quienes deben no se reúnan para unificar un reglamento mundial para todas las competiciones éste campeonato se juega con reglamento FIBA. Y en los partidos de preparación siguen haciendo pasos. Veremos.

La falta de experiencia internacional de la mayoría de sus jugadores puede ser un problema llegados a situaciones del juego adversas en un baloncesto diferente al que están acostumbrados a vivir. Iincluso alguno que sí la tienen como Harden y Anthony Davis que se presentan como abanderados de este combinado apenas jugaron durante su anterior convocatoria en los juegos olímpicos de Londres. Veremos.

En el partido preparatorio frente a Brasil me parece que sólo sufrieron defensa en zona en el último cuarto. Concretamente en la primera situación que recuerdo apenas circularon el balón y se la jugó Derrick Rose con un triple siendo posiblemente el jugador exterior con peor porcentaje en ese momento sobre el campo. La pasada madrugada USA Basketball faliclitó el roster definitivo para la Copa del Mundo y llama la atención que hayan salido de la lista jugadores con buena mano como Korver, Lillard y Parsons. Eso significa que no le tienen miedo a las zonas y que confían en los fiables Curry, Thompson e incluso Irving. Veremos.

Que Estados Unidos haya renunciado a jugadores exteriores con tiro por interiores como Drummond, Plumlee y Cousins (David y Faried parecían fijos) sólo puede significar que están pensando en como contener el juego interior de posibles rivales como Brasil y sobre todo España. El balón no empezó a rodar y parece que el hecho de que sean ellos quienes parecen adaptarse les coloca en desventaja.

Sea como fuere, apostar por una posible final entre Estados Unidos y España no tiene mucho mérito, y quizá algo más que me decante por la selección española en caso de que se llegue a jugar siempre que la fortaleza mental les permita afrontar la ansiedad que las adversidades provoquen durante un campeonato con el añadido del favoritismo por jugar en casa.


Ahora sólo nos queda prepararnos para disfrutar del campeonato o al menos de los que nos dejen ver por televisión que seguro que es menos de lo que nos gustaría a los aficionados. En todo caso, aunque esté feo decirlo por eso de propiedades y derechos, seguro que por Internet podrán buscarse las habichuelas para ver lo que no quieran darnos por mucho que algunos quieran ponerles puertas al campo del ciberespacio.

Seguramente muchos aficionados estarán en desacuerdo con estas opiniones o lo vean de otra manera. Hasta puede que me tachen de loco por algún comentario. No me lo tomen en cuenta. Me puse las gafas que todo lo ven y que sirven para jugar a ser el seleccionador que todos llevamos dentro. Un simple calentón veraniego de un aficionado cualquiera. En todo caso bienvenidos serán todos los comentarios que quieran escribir.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Táctica de España y USA en el Mundial de baloncesto: España: "Balones a Will", o sea Navarro; USA: "Balones a Will", o sea Curry, Harden, Thompson, Irving, Rose y Gay.

Jorge dijo...

En Estados Unidos si parece que será esa la táctica, pero anónimo, si vistes los partidos de preparación de España, sus balones pasarán por los pivots, aunque Navarro seguro que también es pieza importante.

Saludos.

Mo Sweat dijo...

Está claro que la principal baza de España serán los pívots, precisamente por ello los USA no han descartado a ninguno de los 5 interiores puros de su lista... Se creía que acabarían quedándose con Davis, Faried y Cousins o Drummond, pero al final se han quedado con los cuatro más Plummee, señal indiscutible de que son conscientes del poderío interior de España.

Saludos.

Jorge dijo...

Sin duda Mo, salvo que Orenga haya jugado al despiste en la preparación y en el campeonato le dé por basar el juego en los exteriores, todo pasará por los pivots.

Por eso, Estados Unidos lejos de ir a su estilo se adapta al rival con lo que en cierto modo ya va por detrás de España antes de empezar. Veremos que pasa.

Saludos.

Anónimo dijo...

Menos mal he iba a ser un sencillo analisis...

Jorge dijo...

Bueno anónimo, si uno quiere darle las vueltas a cada detalle se puede profundizar más.

De hecho se me olvidó comentar que no me gustaron nada la actitud de algunos jugadores de la selección española sobre los árbitros y sus decisiones en los partidos preparatorios. En especial Marc Gasol y el seleccionador estuvieron algo alterados en algunos momentos.

La preparación mental es fundamental para hacer frente a situaciones cuyo control no depende de los jugadores porque seguro que vivirán decisiones erróneas o que se consideren perjudiciales lo que unido a la tensión de una competición pueden suponer una cara factura para el equipo. Veremos.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!