miércoles, 11 de febrero de 2015

Frases de BA-LON-CES-TO (24): Larry Bird III

Por Jorge

No sé a quien corresponde o si me pertenece fruto de un momento de extraña lucidez (que lo dudo), pero en alguna ocasión no sé donde escuché o leí, y eso hizo que empezase a decirla, una frase que explica muy gráficamente, aunque de manera algo despreciativa con otros deportes (las cosas como son), la característica fundamental del baloncesto:
“El fútbol es un deporte que se juega con los pies, el balonmano es un deporte que se juega con las manos, y el baloncesto… es un deporte que se juega con la cabeza.”
Vaya por delante que teniendo alguna queja sobre el fútbol (no es éste el lugar para hablar de ello), tampoco es tanto como para estar en su contra y ni digamos ya en el caso del balonmano que me gusta y me parece un deporte en cierto modo hermano del baloncesto.

El caso es que esta frase me gusta emplearla todas las temporadas cuando la chavalería (y no tan chavalería) a la que entreno está especialmente despistada y no se entera de nada para hacerles comprender la importancia de la concentración y sobre todo de ser inteligentes en el juego.

A lo largo de la historia del baloncesto numerosos jugadores destacaron por sus habilidades e inteligencia en el juego, algo que hoy día parece impensable por la preponderancia de esas condiciones físicas que se observan en las canchas de todo el mundo. Si bien hay que dejar claro que por mucho que nos deslumbren esas capacidades atléticas, a igualdad de condiciones la balanza siempre cae a favor de aquellos jugadores que demuestran mejor cabeza a la hora de tomar decisiones durante el juego.

Larry Bird es buen exponente de ese tipo de jugador que destacaba más por su inteligencia que por sus cualidades físicas si bien tampoco éstas últimas eran tan malas o escasas como siempre se le ha atribuido. Basta con repasar algunos de sus partidos para ver que era más fuerte de lo que pudiera parecer y tenía una notable energía para hacer frente a cualquier rival que se le pusiera por delante.


Bird tiene una frase que ejemplifica bien a las claras la importancia de tomar las mejores decisiones durante el juego en contraposición a las capacidades físicas, con cierto punto de soberbia que sólo se le permite a una leyenda de su calibre, y que fue fruto parece ser de una de esas tan odiosas comparaciones que se suelen dar en el deporte y que tenía como protagonistas al ya no menos legendario Dirk Nowitzki y al propio Bird. Preguntado el mítico alero de los Celtics por un periodista acerca de quien era mejor jugador si el alemán o él, respondió:

“Él es más alto, más rápido, más fuerte, salta y corre más que yo, tira mejor y rebotea más… pero yo soy mejor jugador de baloncesto.” Larry Bird

A veces cuando uno se pasa por algunos entrenamientos ve a jóvenes que corren arriba y abajo como nadie, que tienen una potencia increíble, y una velocidad tal que podrían casi equipararse a cualquier atleta de otros deportes, y sin embargo cada vez que tienen que tomar una decisión con/sin balón se equivocan la mayoría de las veces.

Uno cree que quizás los entrenadores deberían insistir más en la toma de decisiones, en que los jugadores mejoren su conocimiento del juego, vean y lean mejor cada situación del juego, y que desarrollen su técnica para luego saber aplicarla, porque las capacidades físicas siendo muy importantes siempre se pueden trabajar individualmente pero el conocimiento del juego…

Salvando las distancias ahora que se acerca el fin de semana de las estrellas en la NBA del que serán protagonistas, se puede decir que Pau y Marc Gasol podrían ser también claros ejemplos que siguen la estela de esa inteligencia que representaba Larry Bird. Reconociendo como es lógico que tienen unas condiciones físicas notables por naturaleza (sin negarles el trabajo realizado para desarrollarlas), bien alto se puede decir que son dos de los mejores jugadores de la historia gracias a su inteligencia y el conocimiento del juego que atesoran, y que demuestran principalmente en sus habilidades para pasar, y es que el pase requiere de técnica pero más del conocimiento del juego.



La cabeza siempre será fundamental en el baloncesto por mucho que mejoren las cualidades físicas pues si no fuera así bastaría con pasarse por cualquier pista de atletismo o gimnasio para reclutar futuros jugadores, pero afortunadamente no vale sólo con eso, ya lo dijo a su manera Larry Bird.

4 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Me lo he pasado de muerte viendo los vídeos de Larry, Pau y Marc... Eso es visión de juego.

De Larry me atrevería a decir que ha sido mejor pasador que el 99,9% de los bases de la historia del baloncesto... Tal vez solo pueda ser superado, o simplemente igualado, por Magic y Stockton.

Saludos.

Jorge dijo...

No me van mucho las comparaciones, pero si hay que tirarse a la piscina, me tiro por Bird y estoy contigo Mo. Su capacidad de pase era excepcional.

Ver una vez a la semana esos tres vídeos es una receta más que saludable para cualquier aficionado al baloncesto.

Saludos.

Marcos dijo...

buenos vídeos y buenas frases...aquí te dejo otra:

"El Baloncesto en un deporte de altos, en el que los mejores jugadores son bajos, pero ojo, los altos llegan a aprender a jugar mientras que los bajitos no llegan a crecer más."

Esta se la digo yo a los típicos chavales grandes y torpes que en minibasket se desesperan ante los pequeños bases más ágiles y rápidos.

Jorge dijo...

Muy buena Marcos. Me la apunto para aplicarla en mi ánimo a los más grandotes.

Gracias por compartirla. Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!