viernes, 23 de octubre de 2015

La NBA 2015-16 que viene: previsiones de Playoffs, Rookies y futuribles premiados

Por Jorge


Todos los años a estas alturas es tiempo de previsiones y análisis acerca de lo que deparará la inminente temporada NBA. Y lejos de decrecer el interés, siempre parece que el nuevo curso será mejor que el anterior con multitud de alicientes como: comprobar si realmente son tan buenos los nuevos jugadores que se incorporar a la liga, disfrutar de la siempre dura carrera hacia los playoffs o para alcanzar el prestigio de un premio individual, y hasta de volver a deleitarse con algunos jugadores tras superar graves lesiones.

BA-LON-CES-TO no es menos y nos mojamos apuntando los dieciséis equipos que jugarán los playoffs a finales de abril, y comentando otros detalles sobre la nueva hornada de rookies y los futuribles premios individuales.

1. Equipos de Playoffs en el Este

Al principio todos los caballos parten desde la misma línea de salida, pero algunos equipos que fueron haciendo sus deberes en años anteriores lo tienen más fácil para tener una nueva oportunidad de acceder a los playoffs y quien sabe si, algunos de manera más sorprendente que otros, alzarse con el título de campeones allá por el mes de junio.

La configuración de las plantillas pone a Cleveland Cavaliers, con Tristan Thompson recientemente renovado por el oro y el moro (alucinante la cotización del especialista en rebotes y defensa en la liga), como el equipo a batir en el este (la encuesta entre los managers les da como futuros campeones).

El actual subcampeón de la NBA cuenta con LeBron James a punto de salir a un nuevo megacontrato y con ganas de merecerlo anillo en mano, Kyrie Irving que se incorporará cuando se recupere de su lesión, Kevin Love que querrá hacer buena su apuesta por los Cavs y que vendrá con más ganas tras no poder jugar buena parte de los pasados playoffs, Varejao, otro que viene de la enfermería y que completa el trabajo de intendencia con Thompson, y J.R. Smith, un cabecita loca que parece que encontró su sitio. Un quinteto de garantías en la NBA y en el este ni te cuento.

Atlanta Hawks sucumbió a las exigencias de los playoffs después de una excelente temporada regular 2014-15, pero los mimbres siguen ahí y deberían de aprender la lección. Me temo que no gozará de muchas oportunidades, pero un foco de atención allí será Walter Tavares. Dudo que cualquier aficionado que conozca su historia no desee que este tío triunfe en su carrera baloncestística:


Chicago Bulls más allá de posibles vaivenes de Derrick Rose (se leen rumores de traspaso) también reúne equipo para poder tensarle la cuerda a los Cavs… si no se desata alguna batalla de egos entre el base y Butler, ahora que éste último alcanzó el estatus de estrella y no parece que haya sitio para los dos. Pau Gasol tendrá a buen seguro que templar asperezas en alguna que otra ocasión en ese vestuario para que todos remen en la misma dirección.

Washington Wizards pierden por el camino a un par de veteranos que siempre son pegamento de calidad en momentos de apuro como eran Andre Miller y Paul Pierce, confiando así en que crezcan en madurez su estrella John Wall, y Bradley Beal. Con lo que tienen el playoff parece asegurado. Las posibilidades de llegar lejos cuesta verlas.

Miami Heat es un equipo que con la incorporación de Justise Winslow (otro jovenzuelo del draft), más el esperado crecimiento de un Whiteside que deslumbró el curso pasado y querrá seguir haciéndolo para ganarse un gran contrato, y la llegada de Dragic, parece que completan un buen equipo junto a Wade, Bosh y Luol Deng con opciones de ser la revelación en el este.

Las tres últimas plazas de playoffs se las adjudicaría a Toronto Raptors, que harán buena temporada regular con por momentos buen juego pero que difícilmente pasarán de segunda ronda; Milwaukee Bucks, a los que presiento que será divertido verles jugar; y a los Boston Celtics que fueron cosechando con paciencia, y si ya alcanzaron la postemporada el curso pasado, más asentados deberían hacerlo otra vez.

Para aquellos que echan de menos a los Knicks de Phil Jackson, que están cuajando buena pretemporada, o los Pacers del renacido George, sólo un par de comentarios. El fichaje estrella (por pasta gastada sin duda) de los de New York es Derrick Williams. Y la gota que colma el vaso, que Carmelo Anthony hable de Vujavic como si fuera la pera. Tela.

Y en Indiana, la llegada de Monta Ellis no me convence. Un jugón de los que gusta ver, pero que no es el mejor argumento para el juego altruista que es necesario para alcanzar la postemporada. Allá por donde va no crece la hierba (27 partidos de playoffs en 10 años de carrera parecen poco bagaje). Y mi tocayo no puede hacerlo todo aunque estemos de enhorabuena porque vuelve físicamente recuperado tras su gravísima lesión:


El consuelo para los aficionados de Knicks, Pacers y todos los demás que no mencioné en mi quiniela de playoffs en esta conferencia, es que en el este suele estar tan barato alcanzarlos que quien sabe, lo mismo suena la flauta.

2. Equipos de Playoffs en el Oeste

Sólo por el juego divertido que despliega habría que meter sí o sí a los Golden State Warriors en playoffs, y deberían estarlo si no ocurre una hecatombe, aunque dudo que con la autoridad del curso pasado. Los problemas en el banquillo por la ausencia de Kerr por lesión (que raro suena decir eso en un entrenador) puede notarse además de por la baja de una de sus manos derechas (Alvin Gentry marchó a los Pelicans). Además el resto de equipos están sobre aviso y les tendrán más ganas si cabe.

La recuperación de Durant debe suponer energía extra para Oklahoma City Thunder, que si el año pasado estuvieron a punto de entrar en la fase final, no deberían de tener problemas ahora que vuelven a juntar a su trío maravilloso (Durant-Westbrook-Ibaka)… si las lesiones les respetan, claro.

De San Antonio Spurs se dirá lo mismo que se dice siempre a estas alturas, que son un año más mayores, pero esta vez con el notable refuerzo de Aldridge no dejarán de desplegar su buen juego habitual, y dosificando a sus mejores hombres volverán a darlo todo por alcanzar un nuevo título.

En Los Ángeles se vienen haciendo bien las cosas en los últimos años, y esta debería ser la temporada del gran asalto de los Clippers. Mantienen el núcleo fuerte del equipo más las incorporaciones de veteranos que pueden sumar (Pierce, Josh Smith) si alguna cabeza loca no lo desbarata todo (Stephenson). ¿Cuál es su problema? Sencillo, están en el oeste, y la batalla es tan despiadada que un mes malo te apea de la ventaja de campo y a la mínima cuando te quieres dar cuenta, te quedas a las puertas de la final de conferencia y a volver a intentarlo al año siguiente. Sin embargo apostar por ellos para plantarse en la final (de la NBA incluso) no es nada descabellado.

Houston Rockets es otro equipo que por lo divertido de su juego, ataque continuo con tiro exterior a saco, se agradece que se meta en playoffs y hasta que llegue bien lejos. Ver jugar a James Harden es uno de los placeres de esta vida.

Como placentero es ver jugar a Anthony Davis. ¿Cuál es su límite? ¡Solo tiene 22 años! Cada vez menos tímido y acaparador de juego, dan ganas de gritarles a los cuatro vientos a sus compañeros y entrenadores que le dejen hacer lo que le dé la real gana para verle explotar. Alucinante ver correr la pista a un tipo de su tamaño. Se le quiere ver otra vez en playoffs al mando de los New Orleans Pelicans.

Memphis Grizzlies no juega tan bien como otros, o al menos su estilo más bien rácano gusta menos pero su juego interior se agradece y se disfruta y de que manera en un baloncesto de hoy en día en el que tanto escasea, merced por supuesto al buen hacer del mejor pivot a juicio de los general manager (y en el quinteto ideal el curso pasado): Marc Gasol. Sólo por eso me gustaría que hicieran buen año como para entrar en playoffs.

Y la última plaza de postemporada podría estar muy abierta y puestos a pensar con el corazón se la colocaba a mis queridos Lakers que durante la pretemporada dieron señales de vida en algún momento cuando las rotaciones fueron largas (habrá que ver cuando algunos jueguen por decreto y hasta ahí puedo leer pues ya me extenderé próximamente).

Sin embargo al igual que en el este el playoff suele estar barato, en el oeste está muy caro, y dudo que no menos de 45 victorias serán necesarias para entrar, y para esa octava plaza Sacramento Kings parte muy bien posicionado, deseando que la dupla Rondo-Cousins dirigida por George Karl sea capaz de llevar alguna alegría allí. El hándicap de éstos, que su pareja estelar es fácilmente cortocircuitable en alguno de sus habituales arrebatos.

3. Nueva hornada de Rookies

Como siempre, un punto de interés estará en ver como se adaptan los jóvenes jugadores llamados a dar días de gloria a sus franquicias en el futuro, y si bien los especialistas parecen muy optimistas sobre el pasado draft, sinceramente no tengo muchas esperanzas de impacto inmediato más allá de algunos jugadores venidos de Europa (y de China) o de los más hechos llegados de la NCAA.

Karl-Anthony Towns (Wolves), número uno del pasado draft, ha dejado algunos detalles en pretemporada y no le faltará libertad en un equipo que navega a la deriva con una extraña mezcla de veteranía y juventud que no apunta a playoffs. De cómo maneje la presión de cargar con el peso de las expectativas de ser el número uno dependerá que mantenga su mejor nivel durante todo el curso.

Por su parte en el caso de Jahlil Okafor (76ers) tiene a su favor que ahora mismo es un misterio descifrar el rumbo que pretenden llevar los Sixers, y lo único que puede parecer seguro es que jugarán para que su rookie estrella pelee por alcanzar el premio del novato del año. Gozará de minutos y a buen seguro de libertad para jugar a su antojo siendo notable candidato al galardón.

Al igual que con el pivot de Philadelphia, Stanley Johnson (Pistons) en un equipo que tampoco parece que aspire a mucho terminará por jugar mucho tiempo y podría ser uno de los “tapados” con opciones de “robar” el premio a los grandes nombres del pasado draft.

Los “ACB” Mario Hezonja (Magic) por calidad y descaro, y Kristaps Porzingis (Knicks) como uno de los rookies más hechos después de un lustro de baloncesto profesional en Sevilla de la mano entre otros de Aito García Reneses también tendrán sus opciones si disfrutan de los minutos de juego necesarios.

Sin embargo si tuviera que jugarme el dinero, mi apuesta (con la cabeza) sería Emmanuel Mudiay, muy joven y al que también le falta formación (saltó del instituto al baloncesto profesional) pero que ya sabe lo que es tener la presión de asumir un status de estrella en el baloncesto chino, teniendo que enfrentarse a hombres hechos y derechos. Y ahora que en Denver ya no está Lawson no le faltará tiempo de juego para asumir mando en plaza.

Pero quien de verdad me gustaría que fuese nombrado el mejor novato al final de la temporada (aquí manda más el corazón) es Frank Kaminsky (Hornets). Ciclo completo en la universidad de Wisconsin con lo que ello supone de formación académica y deportiva (aunque también le diese para hacer el ganso). Me recuerda, que me disculpen los entendidos en el baloncesto NCAA, a Christian Laettner, grande, buena lectura del juego, con mano para anotar de fuera, y con buenos fundamentos técnicos para jugar dentro aunque quizás con dificultades para enfrentarse a jugadores muy físicos. Si ganase este premio podría ser una llamada de atención a todos esos directivos que buscan yogurines de un año en el baloncesto universitario desdeñando a jugadores menos llamativos pero hechos y derechos para poder jugar en el baloncesto profesional.

Para quienes se sorprendan de que no haya nombrado hasta ahora al número dos del pasado draft, D´Angelo Russell (Lakers) como candidato al premio de rookie del año sólo tendrán que ver algunos de sus partidos de pretemporada para entenderlo.

Me parece muy bien la elección de potenciales grandes jugadores, pero perder una elección tan alta en un chavalín sin mayores cualidades a día de hoy que unas buenas manos para el pase (también para perder balones a saco, por cierto) pudiendo haber elegido a jugadores interiores de más difícil acceso (Okafor) o versátiles (Porzingis), no me entra en la cabeza como buen seguidor de Lakers que es uno. Ojalá me equivoque, pero necesitará no menos de un par de años para desarrollarse y sin que ello suponga garantía de que llegue al nivel estelar que se le supone a un número tan alto del draft. El responsable de su elección, Mitch Kupchak, a puesto fecha de caducidad a su cargo si en ese tiempo no media un rendimiento acorde con tal selección a cargo del imberbe Russell.

4. Futuribles premios

El premio al entrenador del año recae habitualmente bien en entrenadores de equipos de las primeras posiciones o de las últimas en acceder a playoffs o que consiguen levantar el vuelo de equipos desastrosos el curso anterior consiguiendo una notable mejoría.

En esa última línea podrían estar Jason Kidd o Brad Stevens si continúan subiendo el nivel de sus jóvenes Bucks y Celtics respectivamente. También en esa dirección podría estar Quin Snyder si coloca a los Jazz en el playoff. Y en el primer caso podrían estar Doc Rivers y Kevin McHale si consigue hacer que exploten Clippers o Rockets. Mi apuesta es para Brad Stevens.

Finalmente, en lo que se refiere al mejor jugador defensivo de la temporada, pese a mi querencia habitual por los jugadores de perímetro (Chris Paul podría ser una buena opción) apostaré a que el galardón vuelve este curso al redil del jugador interior tras el poco habitual galardón del curso pasado para Kawhi Leonard. Candidatos: Howard si espabila en Houston para dar la presencia defensiva que necesitan los Rockets para aspirar a todo; Draymond Green como todoterreno defensivo de los Warriors; Ibaka si vuelve a su mejor versión taponadora en los Thunder; DeAndre Jordan como el bastión defensivo de los Clippers aspirantes a todo; y hasta Rudy Gobert en unos Jazz que intentarán meterse en playoffs de la mano de la imponente presencia del pivot francés dentro de la zona.

Sin embargo mi preferido para este premio sería Anthony Davis (Pelicans), capaz de cerrar el paso a la zona de todos sus rivales con su capacidad de intimidación e incluso con movilidad para perseguir en algún caso a jugadores exteriores fuera de ella.

Por último para el premio gordo del curso, el del mejor jugador de la temporada (MVP), habrá una más que enconada batalla a la que además de los candidatos del curso pasado (Curry, Harden, James, Paul, Westbrook) se unirán el recuperado Durant, Anthony Davis y quien sabe si otros jugadores en crecimiento como John Wall en los Wizards.

Mi predilección me llevaría a James Harden como jugón del que disfrutamos en cada acción, pero dado que el año pasado que estuvo estratosférico no consiguió el premio, quizá me vuelva a decantar otra vez de manera más “arriesgada” por Anthony Davis. Vamos, que veo a Davis como el hombre del año en la liga para esta temporada 2015-16 aunque no será fácil que supere su nivel del curso pasado:

2 comentarios:

Diego Nadador dijo...

Gran curro. Casi a la vez tenemos uno (artículo) parecido, en parte a una parte (vlr) de tu escrito.
Discrepo con Russell aunque tampoco lo veo candidato a rookie porque Jordan Clarkson le va quitar minutos y además va a ser un excelente jugador, ya lo es, y un robo como dije en su día (como KJ McDaniels). Del draft te comentaré el mío en nada si lo deseas..para el contraste, pero te olvidas de Bjelica, Neto, Huertas (lo veo imposible por acumulación de standartes y moralla no mala, pero..)..
Paul no lo veo candidato a MVP, en los playoffs puede sonar la flauta en todo caso, el candidato será Griffin, con Lebron, Durant/West, Davis, y creo que ya.. Veo a Boston, y Toronto fijos en el este, y a la octava plaza apuesto por Utah en el west.

Jorge dijo...

No me olvido Diego Nadador, pero sólo hacía comentario somero sobre algunos jugadores del pasado draft en el que por cierto no fueron seleccionados esos que mencionas.

Por supuesto que tengo ganas de ver como se desenvuelve el talento de Bjelica en un baloncesto más explosivo de lo que es su juego, Neto me parece que se fue demasiado pronto y aunque me gusta como juega no creo que tenga muchas opciones en Utah (más tendrá Pleiss), y en cuanto a Huertas, pues que ahondando en lo dicho, que a día de hoy es mejor jugador que Russell como se demostró en pretemporada.

Y sobre la octava plaza que adjudicas a los Jazz en el oeste es posible, como también lo sería que fuera a parar a Dallas. La competencia en esa conferencia es muy alta.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!