sábado, 16 de abril de 2016

Leído/escuchado en los medios (11): Kareem y el juego del pívot

Por Jorge

Hoy comienzan los playoffs de la NBA 2016, y todos estamos como locos por ver las nuevas diabluras de jugadores como Stephen Curry, probable MVP de la temporada, además de otros muchos jugadores exteriores. Poco o nada se espera de los pivots, casi me atrevería a decir que para algunos basta con que no molesten. Sí, esos tipos grandes como armarios que en otro tiempo se movían en la zona cual bailarines de claqué o destrozaban a cuantos rivales se cruzaban en su camino hacia el aro.

Vivimos en la "dictadura" del “small ball”, cinco jugadores “pequeños” (Warriors son el mejor ejemplo) con capacidad de botar, tirar desde cualquier posición (ojo, capaces, que algunos tiran mucho pero meten poco y desde luego apenas se asoman por la zona), defender a cualquier rival sea exterior o interior... en definitiva, la versatilidad que hace que los jugadores grandes hayan quedado en el olvido, hasta el punto de que a veces uno duda si el problema será si realmente se enseña al jugador grande a desenvolverse como un pívot o se le pone a tirar triples como a todo el mundo.

No seré yo quien niegue la evolución del juego, defensor de la posibilidad de que todos los jugadores sean entrenados para ser capaces de hacer cuantas más cosas sobre una cancha, sin embargo a veces clama al cielo que algunos equipos parezcan negarse a jugar balones interiores cuando disponen de pivots que bien pueden desarrollar ese juego y ser una amenaza ofensiva. Así muchos dejan su ataque en manos del pim pam pum pareciendo que se da carta libre a los jugadores para que cualquiera pueda tirar de fuera como si la capacidad de anotar fuera innata en todos.

La siguiente es una reflexión del probable mejor pívot de la historia del baloncesto, Kareem Abdul-Jabbar, al respecto de este asunto:


Por supuesto esas palabras podrían ser matizadas y acompañarse de un análisis más profundo por parte del legendario pívot, pero de manera sencilla ofrecen un argumento bastante evidente, los tiros más cercanos tienen mejor porcentaje, y sin embargo por mi parte añadiría (porque es lo que más me interesa, su referencia a la enseñanza de los más jóvenes) que parece razonable que ese sea el camino inicial del aprendizaje del juego: los lanzamientos cercanos en la zona.

Las palabras originales (la traducción proviene de un tuit de ‏@DoctorNBA) sobre esa cuestión y otras muchas, da gusto leer/escuchar a alguien como Jabbar con capacidad para argumentar sus propias opiniones sobre todo tipo de temas, se encuentran en una entrevista que le hicieron el pasado mes de febrero.

Para quienes añoren ese juego interior dejo el siguiente vídeo con algunas jugadas del propio Abdul-Jabbar en el día de su cumpleaños:

2 comentarios:

Mo Sweat dijo...

¡Presente!... me refiero a tu comentario sobre los que añoramos el juego interior.

La verdad es que el sky-hook de Kareem Abdul-Jabbar es y siempre ha sido pura poesía en movimiento. Un maestro, un genio, una inspiración.

Saludos.

Jorge dijo...

No me sorprende tu añoranza Mo, y como ya hablamos otras veces, menos mal que disponemos de un buen fondo de vídeos con los que deleitarnos de vez en cuando para superar esa morriña del juego interior.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!