sábado, 11 de agosto de 2012

Si yo fuera Scariolo...

Por Jorge

La final olímpica de baloncesto es buen motivo para retomar la actividad de la bitácora pese a que dije que volvería después de los juegos. Muchas son las críticas que han caído sobre Scariolo, y el juego español. Ciertas en algunos casos, tal vez algo exageradas en otros.

Selección Española Londres 2012
También aprovecharé para jugar a ser el seleccionador español por un día, cosa muy habitual en todos los deportes de equipo entre los aficionados, para ofrecer como le jugaría a Estados Unidos para intentar ganar el oro. Por supuesto es muy fácil decirlo, más díficil será hacerlo, y con éxito, claro.

Llama la atención que en el entorno de la selección no hayan entendido las críticas recibidas pues éstas no significan que no se aprecie todos los éxitos y buen juego que esta selección española ha dado en la última década. Una cosa es no reconocer el buen hacer, y otra distinta no reconocer ahora que el nivel fue peor por los motivos que sean, y que seguramente nunca se explicarán públicamente por el éxito que ya supone alcanzar una plata segura, y que se quedarán en los consabidos problemas físicos de los jugadores.

Tampoco las críticas significan que no se les apoye, pero es normal que el juego y las sensaciones provoquen dudas más que razonables. Seguramente a ellos también aunque de puertas afuera siempre muestren seguridad en sus posibilidades.

Un equipo profesional debería estar preparado para saber aceptar, que no necesariamente reconocer, las críticas recibidas cuando los resultados y el juego no casan con lo que se espera de ellos. Y durante el torneo olímpico la selección no jugó su mejor baloncesto… hasta ahora.

En cuanto al seleccionador, no pretendo defender a Sergio Scariolo, pero deberían entender muchos que hacen del linchamiento su bandera, incluso en los éxitos (dos medallas de oro europeas), que pudiendo gustar o no su estilo y sus decisiones (a mí en general no me gusta ni lo uno ni lo otro), depende de condicionantes fundamentales que no están en sus manos: los jugadores y los rivales.

La actitud de los jugadores españoles no ha parecido la mejor, su condición física tampoco, y los rivales juegan, y en un torneo olímpico no hay peritas en dulce. Y el entrenador podía haber hecho tal, o cual cosa, o llevar a Mengano, o jugar así o asao, sí, todos tenemos nuestras ideas, pero al final se depende del buen hacer, de las decisiones que tomen, y del acierto que tengan los jugadores.

Defensas en zona y alternativas

Es verdad que Estados Unidos está tirando mucho y con acierto de tres, pero a base de rachas, y si en una negativa les obligas a tirar después de sus errores pueden llegar las dudas, los nervios y por tanto seguir fallando o incluso no llegar a tirar mientras se cierra la zona de penetraciones, y para el rebote.

En zona se podría arriesgar concediendo determinados tiros, en las esquinas por ejemplo, o incluso asumiendo los tiros de aquellos rivales con peores porcentajes o que teóricamente peor tiran de tres. Sin los números en la mano: LeBron, Westbrook, por ejemplo.

La defensa alternativa es jugar hombre y zona a la vez cambiando de una a otra en función de determinadas reglas que estime el entrenador: número de pases, balón en la esquina o interior, saque de fondo, etc. Hacerlo bien es complicado, pero puede confundir el ataque rival y volver a provocar errores.

Ataques largos

Esto no quiere decir que se renuncie a correr y que se aprovechen ventajas en segundos iniciales fruto de desajustes defensivos, pero Estados Unidos ha jugado todo el torneo a un ritmo alto de muchos ataques por partido, y ese ritmo difícilmente es aguantable por el resto de equipos, y menos si no se está en las mejores condiciones físicas posibles, que al parecer es el caso de España.

Recuerdo el primer cuarto de Túnez frente a Estados Unidos, y como el juego pausado y agotando posesiones de los tunecinos unido a su acierto, y también es verdad a algo de desidia yankee provocó que los africanos se mantuvieran en el partido…hasta que los NBA quisieron. España en teoría tiene mejores opciones ofensivas para terminar los ataques en comparación con este ejemplo de Túnez.

Jugar posesiones largas tampoco quiere decir que se ataque sin actividad ni amenaza. Es decir, los españoles deben estar activos en todo momento, circular con seguridad pero también con velocidad el balón para hacer trabajar a la defensa estadounidense, y siempre amenazar el aro.

Juego interior

Todos los análisis previos a los juegos indicaban que España tenía el mejor juego interior, y que Estados Unidos tenía en la pintura su mayor debilidad. Curiosamente apenas si ha recibido juego interior en su contra a lo largo del torneo. Pues ha llegado el momento. Hay que meter balones interiores, y no necesariamente para ir al aro, también para equilibrar los ataques, obligar y amenazar a su defensa para que no descanse y permitir tiros abiertos de vuelta que sean cómodos.

Además los balones interiores pueden provocar faltas, limitando la defensa de algunos jugadores, y obteniendo puntos fáciles desde el tiro libre.

Acierto exterior

Tanto si el juego se ralentiza con posesiones largas o se aprovechan los tiros abiertos que salgan en los primeros segundos de posesión, estar acertados es fundamental. Sí, lo sé, es una perogrullada, pero es que visto lo visto, clama al cielo el lamentable porcentaje de acierto español, algo para mí incomprensible cuando hablamos de jugadores profesionales que no es que deban meterlas todas, pero cuando se tira sólo…

Esa dependencia del acierto en el tiro también lo será en el caso de ellos, es decir, si tiran el número de triples que están tirando en el torneo y mantienen el casi 50% de acierto, poco menos que será necesario un milagro para conseguir la victoria.

Las rotaciones

Si alguien repasa algunos de los escritos que pululan esta bitácora verá que soy partidario de las rotaciones y la utilización de todos los jugadores que componen un equipo. En algunos casos para muy pocos minutos, y para tareas específicas (dar descanso, determinadas defensas o gastar unas faltas, etc.), pero todos son válidos y hay que aprovechar sus virtudes para sumar. El equipo lo necesita en la final como lo necesitaba en cualquier otro partido.

Además contra un equipo físicamente superior todos tienen que participar para asegurar la frescura de los mejores jugadores en los momentos importantes de partido.

Deseo para la final

El juego español durante el torneo fue malo. Sólo a ratos más fruto de la inspiración que otra cosa se ha visto acciones meritorias en ataque. La defensa demasiado pasiva en general, seguramente fruto de los problemas físicos mencionados. La actitud mejoró notablemente cuando más apretaba el sol (partidos de la fase final).

A priori las opciones son pocas frente al equipo NBA, pero las hay. La aptitud de los jugadores no ofrece dudas, ahora hace falta que la actitud se mantenga durante todo el partido, y si llega una derrota que sea porque Estados Unidos juega muy bien, no porque España juega muy mal. Si llega la victoria, sólo podrá ser jugando muy bien.

¡Disfrutemos de la final olímpica!

7 comentarios:

Vince dijo...

Primero que nada enhorabuena por el post, está muy bien el análisis y creo que bastante acertado.

Con respecto a las cosas que debemos hacer destaco sobretodo dos. Posesiones largas y balones dentro. En la zona tenemos superioridad bastante notoria con los hermanos Gasol e Ibaka, aunque en el caso de Serge creo que haría mas trabajo en defensa con ayudas constantes a las penetraciones. El papel del africano debe ser vital, por lo que se le deberian dar mas minutos.

Otro tema importante es que USA juega siempre con un 4 abierto y rápido (Lebron, Carmelo o Durant), por lo que no sería bueno hacer coincidir Pau y Marc a la vez, ya que Pau de 4 sufre mucho para salir a defender fuera, ha perdido mucha velocidad en los ultimos años. Yo apostaria por mas minutos de Ibaka y Felipe (o incluso Claver) para paliar este defecto.

Vince

http://basketvince.blogspot.com.es/

Jorge dijo...

Gracias Vince por el inmerecido halago.

Comparto tu idea de que deben jugar más minutos Felipe e Ibaka, e incluso Claver. El primero por su garra, por su rebote, y por su mano en ataque. El segundo porque en esa defensa de los cuatro abiertos, y dada sus condiciones, puede ser capaz de hacer ayudas y salir fuera de la zona, algo que hizo mucho daño al equipo español durante todo el torneo. También Claver tiene condiciones para ayudar en estas tareas.

Veremos que decide Scariolo. Saludos.

Daniel Acebes dijo...

Estoy de acuerdo con ambos; no voy a reforzar los argumentos porque están perfectamente detallados. Sólo añado lo que que discrepo: el punto medio no siempre es la opción más acertada, me refiero a la opinión sobre Scariolo. No tiene defensa posible, la selección ha alcanzado la final a pesar de él: de su racanería en el juego de ataque y de su falta de confianza en el resto del grupo, que ha provocado la fatiga de los jugadores más importantes y el desánimo de los demás (la cara de Ibaka en la semifinal era un poema). Su cobardía ha estado a punto de costarnos cara. Al igual que es imposible recordar una generación española mejor que ésta, no recuerdo un seleccionador peor que Scariolo.

Jorge dijo...

Buenas Dani.

De acuerdo en cuanto al tema de las rotaciones que ya apunto en el texto. Sí, también me fije en ese detalle de Ibaka frente a Rusia. Al final del partido se le veía contento...pero no tanto.

Sin embargo lo de la racanería es algo más discutible. Si las anotaciones fueron bajas se debió al excaso acierto del que no tanta culpa tiene el seleccionador. Cuando se tira estando solo y no se mete, o cuando los jugadores toman decisiones equivocadas, menos culpa corresponde al entrenador. Si bien podría hacer uso de las rotaciones para cubrir esos errores.

Saludos.

Luis Miguel Ramos García dijo...

Buenas a todos.
Ante todo, muy buen post. En la mayoría de las cosas que dices estoy de acuerdo.
En lo de nuestro seleccionador Scariolo, estoy de acuerdo con Dani. Es verdad que fallar un tiro estando solo parece que depende más del jugador que del entrenador, pero tenemos que recordar que las emociones también influyen (y mucho, aunque sean profesionales) en los tiros. Y, sinceramente, Scariolo no provoca buenas emociones.

En los tiempos muertos, parece que desanima al grupo en vez de animarlo; no los usa como es debido y no dice prácticamente nada que les pueda ser útil. No puedes dibujar una jugada en ataque (que se supone que has entrenado) sin tener en cuenta la defensa del rival, y eso, Scariolo lo hace mucho.

Yo creo, y sólo es mi opinión, que el grupo ha empeorado poco a poco desde que Scariolo es seleccionador. A lo mejor es que el grupo ya no es lo que era o que tienen problemas físicos, pero no creo que sea tanta coincidencia.

Saludos!!

Jorge dijo...

Tu reflexión Luis es aceptable. Es verdad que el entrenador influye notablemente en el ánimo de cualquier grupo, eso no ofrece duda, pero no olvides que estás hablando de jugadores profesionales, o es que hay que tratarles como si fueran infantiles...

En cuanto a que el grupo haya empeorado, te recuerdo que los años pasan y eso se nota físicamente, y también en que no están piezas que fueron importantes en este grupo como Carlos Jiménez, Garbajosa, Mumbrú, además de la notable ausencia de Ricky.

Saludos.

Jorge dijo...

Pues al final Scariolo no me hizo caso...afortunadamente :-) Se jugó a meter, con ritmo,, y a punto se estuvo de ganar a USA.

Gran partido final que hemos podido disfrutar todos los aficionados al BA-LON-CES-TO. Enhorabuena a los españoles que se guardaron su calidad para la final, y a los NBA estadounidenses por su excelente y completo torneo coronado con la medalla de oro. Gracias a todos.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!