viernes, 2 de diciembre de 2016

Mejora tu juego (14): Aro pasado

Por Jorge

Una de las primeras enseñanzas que cualquier entrenador de baloncesto realiza con los más jóvenes es la ejecución de la entrada a canasta. Cualquier niño al que le das una pelota quiere botarla y por supuesto tirarla a canasta, y para satisfacer esa querencia, nada mejor que enseñarle a botar hacia el aro para hacer una entrada. Inicialmente la coordinación de los pasos es la mayor dificultad, y no digamos ya hacerlo por el lado/mano no dominante.

Cuando los jóvenes tienen cierto dominio de la entrada básica a canasta, cualquier variante que se añada es vista como algo increíble por su dificultad. Y entre esas opciones encontramos el aro pasado.

No hay entrenador que no haya visto en el inicio de la enseñanza de este tipo de entrada, tiros a cual más variopintos y raros. Y el caso es que más allá de la finalización (el gesto final del tiro), que exige un movimiento de muñeca concreto, y sin entrar en multitud de detalles (cómo subir el balón y su protección, cómo marcar los pasos frente a rivales, si se hace a mano/pie cambiado, la aproximación al aro dependiendo de la zona del campo por la que se ataque, etc.), lo cierto es que lo primero que hay que dejar claro a los jugadores es que esta entrada, en su versión sencilla, es igual que una entrada normal en cuanto al apoyo de los pasos, es decir, derecha-izquierda y rodilla derecha arriba en el caso de aproximarse al aro por la derecha, y al revés si se hace por la izquierda. La única diferencia es que la finalización en vez de realizarla por delante del aro, se hace dejando la pelota por detrás.

En el siguiente vídeo se pueden ver diferentes acciones a aro pasado:


El dominio de esta entrada/tiro permite anotar una vez que se deja atrás a un defensor que sale al camino del atacante que impide que anote de primeras.

Cualquier aficionado/jugador que quiera mejorar en estas entradas, puede fijarse y practicar primero sin defensa, para que una vez tenga dominada la coordinación y finalización en el tiro, luego pueda atreverse a hacerlas en juego real.

Ahora bien, un detalle que conviene tener claro es que la práctica de estas entradas con defensa no dependen de uno mismo, y es que como para cualquier acción, finalizar o no a aro pasado será decisión que se tenga que tomar dependiendo de la situación real de juego. Porque una cosa es la técnica individual que se posea y otra la aplicación que de ésta se haga en función del juego (táctica individual). Y es que en alguna ocasión me tope con jugadores que aprendiendo, querían hacer una entrada a aro pasado en los partidos a toda costa, dándoles igual la disposición de la defensa y las opciones del resto de atacantes, de tal manera que mejor no cuento que jugadas más rocambolescas se daban en algunos ataques.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a BA-LON-CES-TO.

¡Muchas gracias por hacer tu comentario!