Buscar en BA-LON-CES-TO

viernes, 2 de abril de 2021

El lagunero opina… 2020-2021 (IV): Incertidumbre

Por Jorge

El lagunero adelanta su opinión este mes porque desde la última intervención se dieron muchas circunstancias que merecen la pena comentar. A la lesión de Anthony Davis (sin fecha de regreso a la vista) se sumó la de LeBron James, Marc Gasol por fin se restableció de su infección por coronavirus pero sus minutos siguen a la baja, y los rumores de traspaso se quedaron en nada, aunque llegó sin contrato Andre Dummond para fichar por el resto de la temporada.



Antes de pasar a desgranar como está la situación para Lakers y lo que se puede esperar para el futuro, hay que recordar a Elgin Baylor, antigua estrella angelina que murió el pasado 22 de marzo, y a cuya muerte se sucedieron condolencias como las de algunos de sus máximos rivales.



LeBron James

A la vuelta de la parada a mitad de temporada los Lakers ganaron sus cuatro partidos (Pacers, Warriors, Wolves y Hornets), pero LeBron James se lesionó el tobillo contra los Hawks, y desde entonces cambió el panorama. Cuatro derrotas seguidas (Atlanta, Suns, Pelicans y Sixers), y un balance de 2-5 con James lesionado. Y esas dos victorias fueron contra unos Cavs en reconstrucción, y por los pelos contra los desmantelados Orlando Magic (eso sí, que luego ganaron a los Clippers).



LeBron está de baja indefinida y algunos barajaron que lo estará en torno a las 6-8 semanas. Su lesión en otro contexto habría supuesto el final de la temporada para él, pero en su caso seguro que arriesga para intentar repetir título.

¿Quién dará un paso al frente?

Ahora que los Lakers no pueden contar con James, y Anthony Davis sigue en el dique seco (con mayor lógica si cabe dado que cualquier molestia del Aquiles puede derivar en una desastre mayor), ¿quién podría dar un paso al frente?

Dennis Schroder como manejador habitual de la bola está en su salsa, pero no es jugador que involucre demasiado al resto y va a su aire, cosa que está bien como arma ofensiva secundaria, pero ahora que se necesita algo más…

Montrezl Harrell demasiado hace bregando en la zona, hasta el punto de que se puede considerar el único jugador regular del equipo, pero claro, como jugador de intendencia es extraordinario, pero más allá de eso no parece que tenga cabeza para mucho más.

Kyle Kuzma estuvo demasiado tiempo a la sombra, y es verdad que mejoró su defensa, y hasta su aportación en facetas como la reboteadora, pero la energía ofensiva que mostró en su año “rookie” parece demasiado lejana. Ahora cuesta verle jugar al poste, cuando puede tener ventaja física con muchos de sus emparejamientos, no se le ve como antaño tirando ganchos en carrera, por no hablar de las dudas sobre su tiro, que fueron aumentando con el paso de las temporadas, y es irregular como pocos. Para muestra el siguiente vídeo que no deja de ser una acción anecdótica, pero que no invita al optimismo.



Marc Gasol como jugador veterano podría ayudar en esta situación, pero su entrenador no confía en él. Hasta su infección por coronavirus jugaba 20 minutos por partido, y a su vuelta se dijo que lo haría con ¡minutos limitados! El caso es que Andre Drummond acaba de llegar, y de momento en el único partido con los dos disponibles dejó a Gasol en 6 minutos… y porque el fichaje se quedó casi inédito en la segunda parte por un problema en un dedo de un pie.



Por cierto, Drummond es muy buen fichaje si tenemos en cuenta sus credenciales hasta ahora, pues es el mejor porcentaje de rebotes ofensivos de la historia de la NBA (eso sí, no olviden que la diferencia entre rebotes defensivos y ofensivos no se registró hasta la temporada 1973-74, es decir, después de las épocas doradas de Bill Russell y Wilt Chamberlain), y tiene una presencia defensiva en la pintura que puede ayudar mucho. En ataque es un jugador que no necesita de muchos toques para sumar, y seguro que tiene ganas de aprovechar esta oportunidad de jugar en un contendiente al anillo, así que habrá que esperar que esa molestia en el pie sea leve y pueda sumar en lo que resta de temporada.

Incertidumbre

Con este panorama, los seguidores angelinos sufrimos viendo la debacle del equipo, porque más allá de las derrotas, que también se podían producir con las estrellas en el equipo, duele ver como nadie, tampoco el entrenador, dan un paso al frente para tratar de mejorar el juego y los resultados.

El sistema de juego NBA basado en las estrellas que hacen y deshacen a su aire provoca que cuando salen de la partida el resto tiene que dar un paso al frente y asumir una responsabilidad a la que no están acostumbrados. Nada que ver con el baloncesto FIBA donde los mejores jugadores juegan más minutos, pero no lo hacen por decreto, y tan pronto tienen un mal día su puesto lo ocupan otros. De esta forma se mantiene un núcleo de jugadores que siempre están “enchufados” y no dependen de la “inspiración” de la superestrella.

Po su parte, el entrenador Frank Vogel tampoco encontró hasta ahora muchos cambios de juego bajo estas circunstancias, y para colmo la gerencia, quién sabe si bajo su consejo, no renovó a Damian Jones, que fue fichado con contratos de diez días, y que había cumplido en su rol de jugador defensivo. Por cierto, otra de esas cosas que tiene la NBA: juega como titular sus dos o tres últimos partidos… y a la calle, y si te he visto no me acuerdo. ¿Cómo se puede entender eso?

Los más pesimistas piensan que corre peligro la clasificación de Lakers para playoffs sin James y Davis, cosa que dudo, sobre todo porque en el peor de los casos pudiera llegar la opción del “play in” acabando en la décima posición. Ahora la incertidumbre es máxima, y habrá que ver cómo evoluciona el calendario y los resultados, pero la esperanza de los seguidores pasa porque las dos superestrellas jueguen los últimos partidos de la temporada para tener algo de ritmo competitivo, y así tener luego posibilidades de remontar el vuelo en los playoffs a la búsqueda de revalidar título.

Leer más

martes, 23 de marzo de 2021

Los mejores números 41 de la historia de la NBA

Por Jorge

Ciento ocho jugadores utilizaron hasta ahora el número 41 a lo largo de la historia de la NBA (y de la ABA), de los que sólo tres lo siguen utilizando todavía, entre ellos el español “Juancho” Hernangómez (Timberwolves).

Y prueba de la poca popularidad de este número está en que sólo nueve jugadores jugaron más temporadas con este número que el propio jugador de Minnesota que está en su quinto curso en la liga.

5.- Thurl Bailey

Bailey fue un fino alapívot que jugó toda su carrera NBA con este número, destacando sobre todo en Utah Jazz. Como curiosidad, jugó también en el baloncesto europeo (Italia, Grecia) y con 37 años volvió a la NBA para jugar una última temporada en los Jazz y poder retirarse allí donde promedió 14 puntos en 10 temporadas.



Su mayor reconocimiento individual estuvo en su selección para formar parte del mejor quinteto de novatos en 1984, y desde el punto de vista colectivo su mayor éxito se produjo antes de aterrizar en la liga ganando el título universitario de la NCAA con North Carolina State.

4.- Elden Campbell

Otro alapívot más interior que Bailey que jugó con este número en los Lakers, los Hornets, Seattle Supersonics, Pistons y Nets. Sus mejores estadísticas las consiguió en L.A. y Charlotte/New Orleans, pero su mayor éxito fue conseguir el anillo de campeón con Detroit tras ganar a los Lakers en las finales de 2004, con un rol secundario como relevo defensivo de Ben Wallace y Rasheed Wallace.



Por cierto, Campbell que jugó más de mil partidos en la liga promediando 10 puntos y 6 rebotes, también disputó otra final NBA con los Lakers en su temporada rookie en 1991, la primera que ganó Michael Jordan con los Bulls.

3.- Glen Rice

Alero tirador que por tamaño también podía llevar al poste a defensores más livianos, tuvo una notable carrera baloncestista ganando el título universitario con Michigan en 1989 y entrando en la liga como número 4 del draft elegido por Miami Heat, aunque su mejor juego tuvo lugar en Charlotte.

Entre sus hazañas individuales hay que destacar el récord de más puntos (20) en un cuarto de un partido “all star” que le valdría para conseguir el premio MVP en 1997.



Y también en otro fin de semana de la estrellas conseguiría otro galardón individual al ganar el concurso de triples de 1995.



Sin embargo, su logro más importante fue conseguir el anillo de campeón formando parte de los Lakers de Shaq y Kobe en el año 2000.

2.- Wes Unseld

Fallecido el año pasado, Unseld es una de las leyendas históricas de la NBA, ganador nada más y nada menos que de los premios al rookie del año y al MVP su temporada como novato en la liga en 1969.

Pívot rocoso con un corpachón tremendo, destacaba en su faceta reboteadora y defensiva mientras que en ataque no se complicaba la vida anotando tiros de alto porcentaje.



Jugó toda su carrera en los Washington Bullets, actuales Wizards, con los que ganó el título en 1978 (MVP de las finales), y para quienes también ejercería más tarde como entrenador. Tiene su número retirado, y forma parte del “Hall of Fame” desde 1988.Y la NBA le eligió entre los 50 mejores jugadores de la historia cuando en 1996 se cumplió medio siglo de la liga.

1.- Dirk Nowitzki

Considerado por muchos el mejor jugador europeo de la historia de la NBA, jugó toda su carrera en los Dallas Mavericks con el número 41 (que a buen seguro será retirado próximamente), y después de su último partido allí recibió el reconocimiento de su club pero también de otras leyendas como Barkley, Pippen y Larry Bird.

Anotador de más de 30.000 puntos, este alero del siglo XXI capaz de jugar en ataque por fuera pese a sus siete pies de estatura, tuvo en el tiro a la media vuelta a una pierna como su marca de juego.



A sus numerosas elecciones para jugar el “all star” (14) hay que sumar en su palmarés que fue campeón del concurso de triples en 2006, que ganó el premio MVP de la temporada en 2007, y sobre todo su título de campeón de la NBA en 2011 (y MVP de las finales). Y fue seleccionado en doce ocasiones para formar parte de alguno de los mejores quintetos de la temporada (cuatro de ellas en el primer equipo).

Leer más

martes, 16 de marzo de 2021

Reglamento de Baloncesto (16): acción continua en faltas de tiro

Por Jorge

Hace varias semanas quedó anunciado durante la sugerencia de un cambio en el reglamento con motivo de las faltas que se pitan en los pases “aéreos” que tocaría escribir sobre las faltas en situaciones de acción continua de tiro. Y lo cierto es que revisando el blog me encontré con otra entrada al respecto que data de hace más de seis años… así que habrá que darle otra vuelta al asunto, aunque parece que la situación no evolucionó demasiado.

Si vuelvo a reflexionar y buscar un debate al respecto no es por otro motivo más que porque no dejan de ser este tipo de faltas acciones comunes durante el juego, y para un observador de partidos habitual como en mi caso (7-10 a la semana por término medio), no dejo de asombrarme con las ocasiones en que acciones muy similares se sancionan en uno u otro sentido, incluso en un mismo partido.

Para saber que dice el reglamento FIBA basta con volver a aquella entrada del blog de 2014, pero añado los siguientes cambios que aparecen en ese artículo 15 en las reglas de 2020 que rigen el baloncesto ahora:

15.1.1 Un lanzamiento para un tiro de campo o para un tiro libre se produce cuando un jugador sostiene el balón en su(s) mano(s) y luego lo lanza por el aire hacia la canasta de sus oponentes.

Un movimiento continuo durante una penetración a canasta u otros lanzamientos en movimiento es una acción de un jugador que atrapa el balón mientras progresa o después de terminar el regate y después continúa con el movimiento de tiro, normalmente hacia arriba.

15.1.3 La acción de tiro durante un movimiento continuo en la penetración a canasta u otros lanzamientos en movimiento:

• Comienza cuando el balón ha llegado a descansar en la(s) mano(s) del jugador, después de terminar un regate o de atraparlo en el aire y el jugador empieza, a juicio del árbitro, el movimiento de tiro previo al lanzamiento del balón para un tiro de campo.

• Finaliza cuando el balón ha abandonado la(s) mano(s) del jugador o si se realiza una acción de tiro completamente nueva y, si se trata de un tiro en suspensión, cuando ambos pies han regresado al suelo.

15.1.4 No existe relación entre el número de pasos legales realizados y la acción de tiro.

15.1.5 Durante la acción de tiro el jugador podría tener sus brazos agarrados por un oponente, impidiéndole de esta forma encestar. En este caso no es imprescindible que el balón abandone la(s) mano(s) del jugador.

No sé si estos cambios aclaran mucho, porque se mantiene ese arbitrario, nunca mejor dicho, "a juicio del árbitro".

A continuación se pueden ver en el siguiente vídeo muchas situaciones de falta en posible acción de tiro que se consideraron como tal, y que por tanto su sanción consistió en vale la canasta y tiro libre adicional:



Y en éste, otro montón de jugadas con falta que no se consideraron en acción de tiro y que por tanto se sancionaron con saque de banda o fondo:



Algunas “pitadas” arbitrales parecen claras, pero en muchas cuesta ver la diferencia entre las que se pitaron como acción de tiro y las que no. Está claro que a posteriori, es decir, viendo los vídeos y sus repeticiones seguro que los árbitros y demás aficionados podrían darme explicación pormenorizada de porqué se pitó o dejó de pitar acción continua, pero en vivo esa diferencia no queda tan clara a la velocidad a la que se juega. A mí me parece que muchas de las jugadas son muy parecidas en un vídeo y en otro.

En este punto hay que reconocer que no es fácil pitar estas acciones, nunca hay que dejar de insistir en lo difícil que es arbitrar baloncesto, pero tal vez llegó la hora de hacer alguna modificación reglamentaria para limitar las interpretaciones arbitrales, por cuanto son acciones muy comunes que llevan a la polémica (créanme si les digo que podía haber hecho vídeos de horas con jugadas sólo de esta temporada).

Recuerdo, cuando en los inicios de mi afición baloncestista, particularmente cuando llegó a mis ojos el baloncesto NBA allá a mediados y finales de los 80, algo que me llamó notablemente la atención fueron esas acciones continuas de juego que se resolvían con canasta y tiro libre adicional. Esto no era muy común, o al menos a mí no me lo parecía, en el baloncesto español (y europeo) en general, y sin embargo, en la NBA no había partido en el que no se pitase una falta, y después de un giro, tirabuzones, pasos y demás escorzos, el atacante acabase tirando y encestando, y curiosamente para mí, aquella canasta terminaba por subir también al marcador. La sensación era como si una vez pitada la falta, el tiempo se parase para todos menos para el jugador de ataque, que podía seguir jugando hasta anotar, aunque pareciese pasar demasiado tiempo desde la pitada hasta el final de su acción.

En este vídeo se puede ver un par de jugadas que se sancionaron como canasta y adicional, similares a las que describía anteriormente:



Aquella sensación no sé si desapareció porque se modificó la regla y se igualó en todas partes, o porque se trata de un recuerdo mitificado, pero la verdad es que si me dieran a elegir, preferiría que volviesen aquellos tiempos. Ahora bien, no parece fácil tampoco esta solución, porque en ese caso las defensas sabiendo de la mayor “permisividad” para conceder acción continua llevarían a “hachazos” que evitasen esas situaciones, y con ello la polémica sobre faltas antideportivas (flagrantes en la NBA), y lo que es peor, al riesgo de lesiones.

Por último, qué decir de las faltas que se hacen sin dejarles subir la pelota (especialmente en situaciones bajo canasta) para tirar… y que se consideran abajo, beneficiando al infractor, que habría que preguntarse o mejor dicho preguntar a los árbitros, ¿qué se creen que van a hacer los jugadores en esas acciones? Si no van a tirar, ya me contarán.



Imagino que los defensores, valga la redundancia, de la defensa no estarían por la labor y prefieren menos acciones continuas que den ventaja al ataque, pero para hacerles frente no me cansaré de repetir, una vez más, que en las reglas originales del baloncesto el profesor James Naismith no decía que ganaba el partido el equipo que recibía menos puntos, sino el que anotaba más, y con estas faltas además de favorecer en muchos casos al infractor, estropean acciones del juego más espectaculares que son las que queremos protagonizar o ver en una pista de baloncesto.

Leer más

jueves, 11 de marzo de 2021

El lagunero opina… 2020-2021 (III): en manos de Davis

Por Jorge


En la última entrega de “El lagunero opina…” apuntábamos sobre el temor acerca de la condición física de Anthony Davis y se fue agorero hasta el punto de que a los pocos días el alapívot se resintió en Denver y desde entonces no juega con lo que ello supone para los angelinos.



Y mientras tanto, LeBron James asume todo el peso del equipo sobre sus piernas jugando más que nunca. Y su juego habla por sí mismo, pero sus números siendo buenos en términos generales, no lo son tanto si se analizan al detalle (ver siguiente tuit de 26 de febrero con datos a falta de tres partidos para cerrar la primera parte de la temporada), y dudo que esa sea la fórmula para volver a las finales y repetir el título.



El coronavirus también pasó factura al equipo con la ausencia de Dennis Schroder por cuatro partidos siguiendo los protocolos de seguridad que marca la liga, y todos ellos se saldaron con derrota, demostrando que sin grandes alardes se mantiene como un jugador importante, y más en ausencia de Davis.

El balance del equipo mediada la temporada es de 24-13 (65% victorias) con sólo Utah un poco más alejado en el oeste y similar también a los mejores equipos del este (Sixers, Nets y Bucks), así que el récord de 5-7 (desde el 19-6 del último comentario del lagunero) hasta se puede dar por bueno dadas las circunstancias. Otra cosa será comprobar cuál es la evolución a partir de la reanudación de la competición.

Datos y futuro inmediato

Que la ausencia de Davis propició peores resultados para Lakers en obvio, pero una lectura más amplia y acudiendo a los datos permite decir que el desacierto en el triple y el empeoramiento defensivo (aquí Davis es fundamental) son los dos puntos que determinan la bajada de rendimiento.

El tema del triple es sangrante. LeBron James anotaba un 41% de tres en diciembre y enero, y en febrero bajaba al 27%, dato que es más grave si tenemos en cuenta que tiró más de seis triples por partido, y alguno de ellos decisivo como el que falló en la derrota contra los Warriors buscando forzar la prórroga. Pero es que todo el equipo se quedó en un 29%, colocándose así como el peor de la liga desde la línea de tres puntos. Menos mal que lo arreglaron anotando un 59% en tiros de dos para ser el mejor de la liga y capear así el “temporal”.

El mejor escenario para Lakers pasa porque vuelva Davis a pleno rendimiento después de este descanso de media temporada, pero esa es la versión optimista que habrá que ver luego sobre la pista. Mientras Frank Vogel no parece que haya movido ficha buscando una solución más allá de meter a Markieff Morris como titular y dejar a Kyle Kuzma para que salga desde el banquillo añadiendo defensa, rebote y tiro exterior a la segunda unidad. Algo que podría funcionar pero hasta cierto punto, porque no deja de ser un parche que está lejos de cubrir la notable aportación de Davis.

Eso sí, también hay que citar lo sucedido en el último partido antes del “parón” donde Lakers jugó en Sacramento, sin Gasol, Davis, y LeBron, y lo cierto es que se compitió, vale que contra un equipo de la parte baja de la clasificación, pero hay que verlo por el lado optimista, y pensar que si se mantienen los percances durante el resto de la temporada, tal vez se pueda contar más y mejor con los secundarios… si no se toman medidas más drásticas.

¿Opciones de traspaso?

Cuando empezaba la temporada todo el mundo coincidía sobre el favoritismo angelino, pero la velocidad de crucero que está imponiendo Utah, y el buen hacer de otros contendientes que no le andan a la zaga a Lakers cambian esa visión ahora mismo, y más con el desgaste de LeBron y las dudas de Davis, que por cierto, debería volver ahora si se cumplen los plazos que se anunciaron después de su recaída.



¿Podría haber un “volantazo” vía traspaso? Parece difícil, pero la fecha límite para estas transacciones es el 25 de marzo, y nunca se sabe.

Hace varias semanas se despidió a Quinn Cook, siempre dije que infrautilizado y en cierto modo apático por ello cada vez que saltaba a pista durante los minutos de la basura, y llegó el alero Damian Jones mediante contratos de diez días, seguramente con la idea de cubrir la baja de Davis, pero por supuesto lejos de llegar a su nivel.

Los especialistas nombraban hace unos días a jugadores notables que pueden verse involucrados en algún movimiento, y desde luego algunos podrían cambiar el rumbo del equipo que pueda “pescarlos”, pero para Lakers si no es vía “buy out” no sería fácil ninguna incorporación relevante. Veremos mientras esperamos la vuelta de Davis.

Leer más

martes, 2 de marzo de 2021

Semana de estrellas en la Copa de la Reina

Por Jorge

El baloncesto español vivirá otra semana marcada en rojo en su calendario con la disputa de la Copa de la Reina en Valencia. La competición se iniciará el jueves con los primeros partidos de cuartos, y terminará el domingo con la gran final, con la participación no sólo los mejores equipos españoles al término de la primera fase liguera, sino también con algunos de los mejores equipos europeos, pues Perfumerías Avenida y Spar Girona están clasificadas para disputar (precisamente entre ellas) una eliminatoria de cuartos de final de la Euroliga, y Gernika y Valencia Basket también se clasificaron para jugar los octavos de final de la Eurocup.

Confiemos que el coronavirus no afecte a la competición y se pueda disfrutar de muy buen juego, pues aunque se jugará con restricciones de público, se podrán ver todos los partidos por televisión gracias a Teledeporte.

Cuartos de final

- Perfumerías Avenida de Salamanca – Durán Maquinaria Ensino de Lugo (4 de marzo: 17:30h)

Los antecedentes esta temporada fueron victorias bien distintas para el equipo salmantino. La primera en Lugo en el primer partido de la temporada conseguida con un resultado ajustado (52-58) y la segunda en diciembre más abultada (80-45). Y todo lo que no sea una victoria clara de las charras (todavía no han perdido un partido esta temporada) sería una sorpresa mayúscula.

- Spar Girona – Movistar Estudiantes (4 de marzo: 20:30h)

Los dos equipos llegan a este partido después de victorias contundentes en su último partido de liga, competición en la que Girona ganó los dos enfrentamientos directos, aunque en el primero las madrileñas dejaron muy buena impresión perdiendo el partido en los últimos minutos.

En cualquier caso, al igual que con el partido anterior, la lógica dice que debería ganar el equipo catalán, pero habrá que ver si juega Chelsea Gray, jugadora importante del equipo, que se perdió los últimos partidos de liga por lesión.

- Valencia Basket – IDK Euskotren de San Sebastián (5 de marzo: 17:30h)

Valencia sólo perdió hasta el momento un partido esta temporada, sin embargo, muchas de sus victorias fueron con marcadores apretados, y prueba de ello está en el único enfrentamiento entre ambos equipos este curso que ganó el equipo valenciano en diciembre por 6 puntos en San Sebastián (58-64).

Eso sí, no llegan igual los dos equipos a este partido, pues mientras las valencianas ganaron fácil a Quesos El Pastor en Zamora en su último partido, las vascas perdieron en su campo frente a Spar Gran Canaria, y así aumenta el favoritismo valenciano.

- Lointek Gernika – Ciudad de la Laguna Tenerife (5 de marzo: 20:30h)

A priori este debería ser el partido más igualado pese a que en su enfrentamiento liguero, disputado en diciembre, ganó cómodamente Gernika (85-62), luego en Eurocup, en enero, ganaron las tinerfeñas (60-61) aunque se clasificaron las vascas para continuar con su andadura europea.

Las canarias tendrán que recuperarse de la paliza recibida en Salamanca en la última jornada liguera, pero es que habrá que ver como vuelve el equipo vasco a la competición después de guardar cuarentena y no jugar desde el 14 de febrero, y no sólo eso, sino que uno de sus partidos aplazados lo jugará dos días antes (3 de marzo) de estrenarse en la Copa.

Las semifinales se jugaran el sábado 6 de marzo a las 13 horas y a las 16.30h, y todo apunta a que se disputará una final anticipada por la mañana entre Perfumerías Avenida y Spar Girona. Y puede que de ahí salgan las campeonas si tenemos en cuenta el potencial de sus plantillas con rotaciones amplias, especialmente en el equipo de Salamanca, y por esas horas que ganaran para su descanso con respecto del finalista que salga de la segunda semifinal, que con la lógica en la mano debería ser Valencia Basket.

La final se jugará el 7 de marzo (13:30h) y veremos si repite título Avenida, el equipo a batir en esta competición, pues fueron las últimas campeonas en 2020.

Estrellas de la Copa de la Reina

Muchos aficionados al baloncesto estarán al corriente de que el próximo domingo se celebra el “all star” de la NBA, pero las estrellas del baloncesto esta semana se concentrarán en Valencia para jugar la Copa de la Reina.

Allí jugarán españolas que bien podrían conformar una selección española más que competitiva, con Silvia Domínguez (tres veces campeona de la Euroliga), Cristina Ouviña y Laia Palau como bases, ejerciendo de escoltas, Maite Cazorla, Roso Buch y Queralt Casas, como aleros, Vega Gimeno, María Araújo y Paula Ginzo, y en posiciones interiores, Laura Gil, Raquel Carrera, y Nogaye Lo. Y me dejo alguna que otra jugadora nacional de nivel.

Pero es que entre las extranjeras también se podría hacer otro extraordinario equipo con multitud de jugadoras internacionales. Por ejemplo, Chelsea Gray, Joyce Cousseins-Smith y Laura Cornelius podrían jugar al base, como escoltas Frida Eldebrink y Arica Carter, de aleros Adaora Elonu, Rebecca Allen y Sonja Vasic, y por dentro Julia Reisingerova, Emese Hof, Nikolina Milic y Katie Lou Samuelson. Y nuevamente me dejo grandes jugadoras por el camino.

Aprovecho estas “selecciones” de estrellas como idea para que desde la federación española se cree un partido “all star” (y hasta con sus concursos de tiro y demás) como fiesta de presentación o como remate al final de la temporada a modo de reclamo que sirva para la difusión del baloncesto femenino. Sin duda, la liga tiene jugadoras que ofrecerían un gran espectáculo como el que esperamos que se pueda ver en la Copa de la Reina.

Leer más